Publicado: 09.03.2016 15:34 |Actualizado: 09.03.2016 15:34

La banca acreedora y los bonistas alcanzan un principio de acuerdo para la refinanciación de Abengoa

UGT y CCOO piden que el acuerdo no traiga medidas traumáticas para la plantilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Torre de Abengoa en su planta solar Solucar, en Sanlucar la Mayor, cerca de Sevilla. REUTERS

Torre de Abengoa en su planta solar Solucar, en Sanlucar la Mayor, cerca de Sevilla. REUTERS

MADRID.- La banca acreedora (agrupada en el llamado G-7) y los bonistas de Abengoa han alcanzado un principio de acuerdo para la refinanciación de la compañía que permitiría esquivar el concurso de acreedores.

El acuerdo, por el cual los acreedores tomarán la mayoría del capital, mientras que los actuales principales accionistas verán diluida su participación al 5%, deberá ahora ser desarrollado y presentado al resto de acreedores para buscar que sea refrendado antes del 28 de marzo por el 75% de los prestamistas del grupo que es necesario para evitar el concurso.

El preacuerdo para la refinanciación de la compañía incluye la inyección de 1.200 millones de euros este año y el siguiente, indicaron fuentes de las negociaciones. Recoge además la refinanciación de otros 500 millones correspondientes a créditos ya concedidos y el diseño de una futura estructura de capital para la Nueva Abengoa.



De la Nueva Abengoa, el 55% del capital será para los que participen en la inyección de los 1.200 millones, importe que en las negociaciones se conoce como "dinero nuevo", mientras que otro 40% corresponderá al resto de acreedores. Los actuales accionistas dispondrán de un 5%, pero con la opción de elevarlo al 10% en caso de que la empresa sea capaz de pagar toda su deuda corporativa actual, valorada en unos 9.000 millones de euros.

El convenio incluye la inyección de 1.200 millones este año y el siguiente y la refinanciación de créditos por otros 500 millones

KPMG, la firma encargada de desarrollar el plan de viabilidad global, había planteado que los acreedores de Abengoa inyectaran entre 1.500 millones y 1.800 millones de euros en la compañía, cifra que ahora queda reducida a 1.200 millones.

El proceso de negociación se desbloqueó después de que el principal accionista de Abengoa, Felipe Benjumea, desistiera en sus intenciones de mantener una participación de control en la Nueva Abengoa. La aspiración de Benjumea de contar con una participación del 12,5% en la Nueva Abengoa, que podría posteriormente verse incrementada hasta el 30% si se cumplía la 'hoja de ruta' establecida en el plan de viabilidad, era considerada "inasumible" por los acreedores.

La inminencia del cierre del acuerdo para el rescate de Abengoa ha llevado a los títulos de la compañía a dispararse en Bolsa, llegando a revalorizarse los títulos B un 145% en las últimas tres sesiones.

Los sindicatos piden que no haya medidas traumáticas para la plantilla

Los sindicatos UGT y CCOO esperan que el inminente acuerdo para la refinanciación de Abengoa no traiga medidas traumáticas para la plantilla y sí permita la recuperación del empleo perdido en estos últimos meses, que CCOO estima en unas 700 personas.

Fuentes de MCA UGT se han mostrado "satisfechos" de que al final "se consiga salvar la situación de la compañía" y esperan que a nivel oficial se les pueda transmitir que se ha llegado a acuerdo entre los bonistas y las entidades financieras "y así se pueda firmar el plan de viabilidad antes del día 28, que es la fecha tope".

Por su parte, fuentes de CCOO han valorado que pueda haber un acuerdo "que permita la entrada de bonistas y acreedores para salvar la empresa", pero plantean que "dentro de ese acuerdo se garantice el mantenimiento de la actividad industrial y del empleo; hay que garantizar la actividad industrial y el volumen de empleo".