Publicado: 26.10.2016 11:48 |Actualizado: 26.10.2016 11:48

El Banco de España afirma que la economía española muestra una "notable fortaleza" a pocas horas del comienzo de la investidura de Rajoy

En su último boletín, la institución dibuja un panorama favorable de la economía española, pero se olvida de mencionar la precariedad laboral y la moderación salarial.b

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Edificio del Banco de España, en la madileña plaza de la Cibeles. E.P.

Edificio del Banco de España, en la madileña plaza de la Cibeles. E.P.

MADRID—.  A pocas horas de pronunciar su discurso de investidura, Mariano Rajoy ha recibido un espaldarazo a su política económica: el Banco de España indica en su último boletín mensual (octubre) que la economía española sigue mostrando una "notable fortaleza" a pesar de la presencia de "algunas fuentes de incertidumbre" relacionadas, dice la entidad, en el contexto exterior, con la salida de Reino Unido de la UE y, en el contexto interior, con la situación de interinidad del Gobierno, situación a la que el sábado se pondrá punto final.

El Banco de España estima que el PIB habría crecido un 0,7% en el tercer trimestre de 2016. Un crecimiento que se sustenta principalmente en el dinamismo de la demanda privada nacional. En concreto, la entidad resalta el crecimiento "vigoroso" del consumo privado en un contexto "de creación sostenida del empleo y de mantenimiento de las condiciones financieras favorables".  Sin embargo, pese a estos datos tan halagüeños, el propio Banco de España ya alertó en su boletín anterior de que en 2107 el crecimiento económico será menor



Según el Banco de España, los indicadores cuantitativos de consumo mostraron, con alguna salvedad, una "modesta aceleración" a lo largo del tercer trimestre del año. 

Industria, construcción, empleo y la actividad empresarial fueron a mejor. El Banco de España dibuja un panorama en general muy positivo, pero como siempre olvida entrar en los detalles: el paro registrado baja a un ritmo del 9,1% anual pero el empleo que se crea es de baja calidad, y los salarios crecen menos del 1% pero siguen siendo bajos. 

Al menos la renta de los hogares creció un 1,7% en el último año, lo que permitió un aumento de la tasa de ahorro de dos décimas, hasta el 8,3% de la renta disponible. Además, la capacidad de financiación de los hogares también mejoró: expresada en porcentaje del PIB, permaneció por tercer trimestre consecutivo en el 2,5%.