Publicado: 12.11.2015 13:53 |Actualizado: 12.11.2015 13:53

El Banco de España da por buena la contabilidad de Bankia en tiempos de Rato

Según el informe técnico del supervisor, el Banco de España discrepa de la principal conclusión de los peritos del caso, que aseguraron que las cuentas del debut bursátil y las posteriores no reflejaban el estado real del grupo.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Manifestación de preferentistas de Caja Madrid. REUTERS

Manifestación de preferentistas de Caja Madrid. REUTERS

MADRID.- El Banco de España da por buena ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu la normativa contable empleada por Bankia en tiempos de Rodrigo Rato, tanto antes como después del debut bursátil del grupo, según el informe técnico del supervisor.

En un documento de sólo cuatro páginas, la institución que preside Luis María Linde se limita a responder a las dudas del FROB -principal accionista de Bankia tras su rescate- sobre las normas contables empleadas por el grupo durante años.



Sin llegar a ninguna conclusión y sin avalar explícitamente la gestión de Rato, se puede entender que el Banco de España discrepa de la principal conclusión de los peritos del caso, que aseguraron que las cuentas del debut bursátil y las posteriores no reflejaban el estado real del grupo.

Frente a estas afirmaciones, el Banco de España defiende el uso de las provisiones genéricas -el colchón atesorado en los años de bonanza por las cajas que formaron el grupo- y que podían utilizarse para cubrir dotaciones adicionales específicas, precisamente lo que hizo Bankia.

A finales de 2011 Bankia contaba con más de 2.000 millones de euros en provisiones, cantidad más que suficiente para cubrir los deterioros esperados, puesto que el Banco de España también aclara cómo deben estimarse las pérdidas previstas, según las normas de contabilidad, y los plazos para modificar el valor razonable de los activos.

Es más, el organismo supervisor defiende que la circular contable permite contabilizar como créditos subestándar, o susceptibles de ser morosos sin que aún lo sean, las operaciones de clientes que forman parte de colectivos en dificultades.

Esto es exactamente lo que Bankia hizo con buena parte de su cartera de préstamos a promotores, lo que permitió al grupo dotar provisiones menores, ya que los créditos aún estaban al corriente de pago, algo criticado posteriormente por los peritos cedidos por el propio Banco de España al juez Fernando Andreu.

En conclusión, el supervisor aclara distintas cuestiones técnicas, que permitieron al FROB considerar que Bankia no presentaba ningún déficit de capital y la normativa contable llevada durante los años de Rato fue correcta.

El documento remitido por el Banco de España al instructor del caso Bankia, que la semana pasada urgió a que se le entregara a la mayor brevedad posible, está aprobado por la Comisión Ejecutiva del supervisor desde el pasado 3 de marzo de 2015.

En aquella fecha, el director general de Supervisión, Mariano Herrera, y el director general de Regulación y Estabilidad Financiera, Julio Durán, daban su opinión al FROB -principal accionista de Bankia tras su rescate- sobre cuestiones reguladas en la circular 4/2004.

La opinión del Banco de España fue utilizada por el FROB en primavera para rebatir las tesis de los peritos, lo que supuso un espaldarazo a la gestión de Rato, que desde un primer momento había instado al juez Andreu a recabar la opinión técnica del supervisor.

Ahora está por ver si las aclaraciones del Banco de España al FROB sirven para que el juez extraiga las mismas conclusiones que el fondo público, lo que podría suponer un giro en la instrucción del polémico caso, según fuentes jurídicas