Público
Público

Resultados Popular arranca 2017 en números rojos por las provisiones para sanear su 'ladrillo'

El banco pierde 137 millones en el primer trimestre tras dotar 496 millones al negocio inmobiliario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un hombre utiliza un cajero de una oficina del Banco Popular en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

La cuenta de resultados de Banco Popular volvió a sufrir en el arranque de 2017 el lastre de su negocio inmobiliario, mientras la nueva cúpula del grupo trata de acometer una limpieza del balance. En el primer trimestre, la entidad registró pérdidas de 137 millones de euros (frente a beneficios de 93,79 millones de euros de un año antes), tras realizar provisiones de 496 millones de euros debido al incremento de las dotaciones del negocio inmobiliario, un 69,9% más que en el primer trimestre de 2016.

Dichas provisiones, sumadas a las que ya había realizado el banco, elevan la ratio de cobertura total hasta el 45,2% y la de morosos hasta el 51,4%, según ha informado este viernes la entidad presidida por Emilio Saracho.

El negocio principal del banco registró un beneficio neto de 180 millones de euros al cierre del primer trimestre, mientras que el negocio inmobiliario se anotó pérdidas de 317 millones de euros. 

El margen de intereses alcanzó los 500 millones de euros, un 9,4% menos que en el primer trimestre de 2016, al tiempo que el margen de explotación se situó en 309 millones de euros, un 25,9% menos que en el mismo periodo del año anterior, pero en niveles similares si se excluyen los resultados por operaciones financieras.

Revisión de las cuentas

El banco, el más expuesto de los que cotizan en bolsa a la reciente crisis inmobiliaria española, ya había advertido hace un mes que revisaría sus cuentas de 2016 y de ejercicios anteriores aflorando nuevas ajustes por provisiones insuficientes en varias operaciones. El nuevo presidente de la entidad, Emilio Saracho, dijo durante la reciente junta de accionistas del banco que el grupo se veía abocado a ampliar capital o a afrontar una fusión ya que la entidad está "justa de capital" mientras lucha contra el lastre del ladrillo tóxico.

El banco dijo que los activos improductivos con los que carga la entidad y cuya segregación contempla se situaron al final del primer trimestre en 36.839 millones de euros, frente a 37.409 millones de euros tres meses antes (una reducción de 569 millones), lo cual, según el banco, supone un cambio de tendencia "muy positivo" en lo que a la gestión del negocio inmobiliario se refiere.

Según el Popular, las recuperaciones de créditos morosos también habrían evolucionado de forma "muy favorable", alcanzando la cifra de 996 millones de euros, por lo que las entradas netas en mora descienden en 304 millones de euros. En todo caso, la tasa de morosidad entre los clientes del grupo ascendió al 14,91%, 30 puntos más que en diciembre.

A cierre de marzo, la ratio de capital CET1 phased in del banco es del 10,02%, la ratio CET1 fully loaded del 7,33% y la de capital total, del 11,91%, por lo que Popular sitúa su solvencia por encima de los requisitos exigidos y cumple con el requerimiento total regulatorio mínimo aplicable al grupo, por todos los conceptos, del 11,375%.

Asismismo, las comisiones se incrementaron un 4% respecto a finales de 2016, hasta los 140 millones de euros, el mejor trimestre del último año.

Por su parte, los costes cayeron un 10% interanualmente hasta los 371 millones de euros. En este sentido, los gastos de personal se han reducido un 20% respecto al primer trimestre de 2016, tras el proceso de reestructuración acometido el pasado año. La ratio de eficiencia evoluciona favorablemente y se redujo 18 puntos porcentuales respecto a cierre de 2016, situándose en el 48,72%.