Público
Público

El Banco Popular niega un acercamiento "serio" para una fusión

El número dos de la entidad, Ignacio Sánchez-Asiaín, asegura que el proyecto de creación de un banco malo para los activos tóxicos inmobiliarios de la entidad está "totalmente abandonado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El consejero delegado del Banco Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín, durante la rueda de prensa para presenta los resultados del primer trimestre. EFE/Fernando Alvarado

El consejero delegado del Banco Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín, ha afirmado que el banco no está manteniendo conversaciones sobre un acercamiento "serio" para fusionarse con otra entidad y no ha descartado ni confirmado si llevará a cabo una ampliación de capital.

Estas declaraciones se producen después de que la entidad hiciese pública su cuenta de resultados en la que volvió a sufrir en el arranque de 2017 el lastre de su negocio inmobiliario, mientras la nueva cúpula del grupo trata de acometer una limpieza del balance. 

No obstante, ha reconocido que existen conversaciones "de almuerzo" entre bancos. "Las ha habido y, además, todo el mundo habla con todo el mundo", ha apuntado el consejero delegado, que ha afirmado que supone "que las habrá, porque desde 2008 hay conversaciones entre todos continuamente".

En relación con una posible ampliación de capital, Sánchez-Asiaín ha apuntado que la entidad no está "sondeando a nadie" para invertir en ella, "porque no hay ninguna ampliación de capital en el horizonte" ni la entidad la está preparando. Sin embargo, ha reconocido que hay inversores que "se acercan" al banco preguntando por ello.

"Ni descarto la ampliación ni digo que la vaya a haber, sino que es una de las posibles alternativas que tenemos de futuro", ha apuntado el consejero delegado de Popular.

Sin banco malo

El consejero delegado de Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín, ha afirmado que el proyecto Sunrise de creación de un banco malo que aglutinaría los activos tóxicos inmobiliarios de la entidad, está "totalmente abandonado", aunque no ha descartado que se pongan en marcha otras operaciones "de ese estilo". Este proyecto fue el plan diseñado por el anterior equipo directivo de la entidad, liderado por el expresidente del banco Ángel Ron, para crear una sociedad con activos improductivos que pudiera cotizar en Bolsa.

Sánchez-Asiaín ha asegurado no conocer las razones por las cuales este proyecto se ha abandonado. "Como está abandonado no lo he mirado", ha reconocido el directivo, que ha apuntado que imagina que la paralización del proyecto se debe a la imposibilidad de reducir los activos inmobiliarios al precio deseado. Según ha dicho Sánchez-Asiaín, es "evidente" que la entidad continuará "mirando operaciones de ese tipo".

La entidad está dispuesta a vender tanto la entidad dedicada al negocio de tarjetas de crédito y u filial en EEUU

El consejero delegado ha afirmado además que la entidad está dispuesta a vender tanto WiZink (la entidad dedicada al negocio de tarjetas de crédito y soluciones de ahorro participada por el banco y Värde Partners) como Totalbank (su filial en Estados Unidos) si recibe buenas ofertas por ellas, y ha apuntado que el banco está manteniendo "conversaciones avanzadas" para la venta de activos no estratégicos.

Además, ha explicado que el Banco Popular no venderá activos "de manera indiscriminada" en el futuro para mejorar la situación en la que se encuentra, por lo que tomará las decisiones que considere oportunas "teniendo siempre en cuenta el valor que pueda aportar al accionista". Por el momento, el banco ya ha vendido a Abanca su filial de crédito al consumo por 39 millones de euros, lo que le generará unas plusvalías de 6,7 millones de euros.

El banco, que se encuentra "en una posición que le permite continuar desinvirtiendo", estima que desaguar más de 2.000 millones de euros por año podría tener impacto en su capital. "Nuestra prioridad en este sentido es ser claros, transparentes y creíbles", han manifestado. 

Popular perdió 800 millones de euros en depósitos en febrero

Sánchez-Asiaín, ha afirmado que la entidad tiene que analizar "uno a uno" 40.000 activos del banco para realizar un diagnóstico de su situación antes de tomar una decisión sobre su futuro y ha apuntado que el "único objetivo" de la entidad es "restaurar la confianza".

El directivo también han desvelado que Popular perdió 800 millones de euros en depósitos en febrero debido a los hechos relevantes que marcaron devenir de la entidad y a las rebajas de rating por parte de las agencias de calificación crediticia.

No obstante, han avanzado que el banco está "teniendo éxito" a la hora de recuperar los depósitos y especifica que en esta materia existe la volatilidad mensual, por lo que Popular no está "preocupado" por lo que ha ocurrido en unos meses. "Extrapolar lo que ha ocurrido en un mes para marcar una tendencia en volúmenes o términos de cuenta de resultados no es lo correcto", han precisado.