Público
Público

Bayer suprimirá la marca Monsanto tras la compra de la empresa de transgénicos por 53.724 millones

El gigante químico alemán ampliará capital por 6.000 millones de euros para financiar la mayor adquisición de su historia que culminará el próximo 7 de junio, dos años después de su primera oferta por el grupo estadounidense

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Protesta contra la fusión de Bayer y Monsanto en el exterior de la reunión de la junta de accionistas del fabricante alemán de productos farmacéuticos y químicos, en Bonn. REUTERS / Wolfgang Rattay

Bayer tiene la intención de suprimir la marca Monsanto tras la adquisición por 63.000 millones de dólares (53.724 millones de euros), incluyendo deuda, de la empresa agroalimentaria estadounidense que cerrará este jueves, según ha confirmado el grupo químico y farmacéutico alemán, después de recibir los pertinentes permisos de las autoridades de competencia para crear el mayor productor mundial de semillas y pesticidas.

De este modo, el dueño de la aspirina logra culminar la mayor compra de sus más de 150 años de historia, dos años después de la primera tentativa de compra de Monsanto, ya que presentó su primera oferta en mayo de 2016 y llegó a un acuerdo con la compañía estadounidense en septiembre de ese mismo año.

A partir del próximo jueves, Bayer se convertirá en el único accionista de Monsanto y su integración se llevará a cabo con la mayor rapidez una vez que se haya completado la desinversión de activos pactada con Basf, algo que podría llevar un par de meses, indicó la alemana. En este sentido, la compañía de Leverkusen anunció que Bayer será el nombre de la compañía, mientras Monsanto dejará de ser utilizado y los productos adquiridos conservarán sus nombres y pasarán a formar parte del catálogo de Bayer.

Monsanto es el mayor productor mundial de semillas transgénicas (sobre todo de maíz y soja) y por la venta de herbicidas como el Roundup, anatemizados por los ecologistas.

El logo de Bayer en una de sus plantas en la localidad alemana de Wuppertal. REUTERS/Ina Fassbender

Para financiar la compra, Bayer  ampliará capital por 6.000 millones de euros . Los accionistas del gigante químico alemán podrán adquirir por 23 acciones propias 2 acciones nuevas a un precio de 81 euros cada una. Además, Bayer va a emitir deuda en dólares y euros por un volumen de 20.000 millones de euros.

Además, Bayer va a emitir deuda en dólares y euros por un volumen de 20.000 millones de euros.

La compañía alemana duplicará el negocio agrícola con la adquisición de Monsanto, operación que anunció en mayo de 2016.

En septiembre de ese mismo año ambas empresas acordaron un precio de compra de 128 dólares por acción de Monsanto, lo que hace un total de 63.000 millones de dólares incluidas deudas de la compañía estadounidense.

Bayer ha tenido que vender algunos negocios por 7.600 millones de euros a BASF para cumplir las condiciones establecidas por las autoridades reguladoras.

El logo de Monsanto a la entrada de sus oficinas en Düsseldorf (Alemania). EFE/Franz-Peter Tschauner

Bayer ha desinvertido todo su negocio de semillas de hortalizas, algunos tratamientos para semillas y la granja digital por 1.700 millones de euros.

Esta desinversión comprende todo el negocio de semillas de hortalizas, algunos tratamientos para semillas, la plataforma de investigación para híbridos de trigo y herbicidas basados en el glifosato en Europa, que se aplican en el área industrial.

También el traspaso de tres proyectos de investigación en el área de herbicidas y la granja digital de Bayer, que tendrá una licencia para determinadas aplicaciones de esta granja digital.

Anteriormente vendió a BASF por 5.900 millones de euros el negocio de glufosinato de amonio, que es un herbicida, y las actividades con algunas semillas.

Todas los negocios desinvertidos generaron unas ventas de 2.200 millones de euros en 2017.

Bayer, que junto con Monsanto tiene ahora 115.000 empleados, descontados los empleados de los negocios desinvertidos, pidió un crédito de 57.000 millones de dólares para financiar la transacción, que refinanciará con medios propios, la ampliación de capital con la que quiere obtener 6.000 millones de euros y varias emisiones de deuda.

El 7 de junio Bayer será el único propietario de Monsanto y la integración comenzará en cuanto se cierre la venta de negocios a BASF, lo que ocurrirá dentro de dos meses.