Publicado: 06.10.2016 20:58 |Actualizado: 06.10.2016 20:58

El BCE está decidido a seguir con las compras de deuda

Las actas de la reunión de la entidad de septiembre muestran que existe un amplio acuerdo para mantener bajos los costes de los préstamos para impulsar el crecimiento y la inflación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

La sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

FRÁNCFORT/NUEVA YORK.- Los responsables del Banco Central Europeo acordaron cuando se reunieron en septiembre que la economía de la zona euro necesita estímulos monetarios continuados y que el crecimiento subyacente de los precios no muestra signos de recuperación.

Las actas de la reunión del 7-8 de septiembre mostraron el jueves que había un amplio acuerdo entre el consejo de gobierno del BCE en que había que mantener bajos los costes de los préstamos para impulsar el crecimiento y la inflación.

"Era, por tanto, de crucial importancia preservar el preciso grado substancial de apoyo monetario que estaba incluido en las proyecciones elaboradas, mientras que también se advirtió que el Consejo de Gobierno no debería influir excesivamente imponiendo expectativas de mercado", dijeron las actas.



Los mercados de deuda han sido sacudidos por la especulación de que el BCE podría reducir su programa de compras, actualmente de 80.000 millones de euros al mes, aunque el banco central dice que su miembros no lo han discutido.

Hablando desde Nueva York el jueves, Peter Praet, economista jefe del BCE, dijo que retirar los estímulos temprano podría estancar la recuperación económica. "El gradual retorno de nuestra economía a un camino de crecimiento equilibrado (...) muy probablemente la estancaría y revertiría si la expansión monetaria que actualmente está incorporada en las condiciones de crédito se retirase prematuramente", dijo.

Según las actas, los miembros del consejo de gobierno resaltaron que la inflación subyacente, de la que se extraen sus componentes más volátiles como la energía y a veces se la considera un buen indicador de la salud de la economía, "aún no estaba mostrando señales convincentes de una recuperación sostenida".

Los responsables también expresaron preocupaciones sobre los riesgos que amenazan las estimaciones de crecimiento e inflación del BCE, citando la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea como ejemplo. Algunos miembros también indicaron que las proyecciones habían sido demasiado optimistas en el pasado.

En este contexto, los dirigentes del BCE reiteraron su voluntad de actuar para llevar la inflación a su objetivo de casi el dos por ciento "sin retrasos indebidos" y "utilizando todos los instrumentos".

Esto incluye lidiar con una potencial falta de deuda elegible para el programa, señaló el miembro de la junta Benoit Coeure durante su presentación al Consejo.

"Se señaló que el Consejo de Gobierno podría ajustar los parámetros del programa en cualquier momento para conseguir las cantidades pretendidas", dijo el BCE en las actas.

"No debería haber duda sobre la determinación del Consejo de Gobierno para ejecutar sus compras de activos en línea con anteriores decisiones y adoptar otras medidas, si fuese necesario, para alcanzar su objetivo de estabilidad de precios".