Publicado: 03.12.2015 15:26 |Actualizado: 29.01.2016 14:41

El BCE prolonga las compras de
deuda hasta marzo de 2017 e incluirá también la deuda regional y local

La entidad decide, igualmente,  cobrar más a la banca por guardar su dinero para estimular el crédito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del BCE,  Mario Draghi, durante la rueda de prensa en la que ha anunciado las nuevas medidas monetarias. REUTERS/Ralph Orlowski

El presidente del BCE, Mario Draghi, durante la rueda de prensa en la que ha anunciado las nuevas medidas monetarias. REUTERS/Ralph Orlowski

FRÁNCFORT.- El Banco Central Europeo (BCE) rebajó el jueves su facilidad de depósito para estimular el negocio crediticio y avivar la inflación, y anunció la ampliación de su programa de compra de bonos. Sumergiéndose en su caja de herramientas, el presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que el programa de compras no sólo incluiría deuda regional y municipal sino que se reinvertirían también las devoluciones de capital en este programa.

De este modo el BCE quiere dejarse la opción abierta de poder comprar más deuda cuando recupere el dinero invertido al vencer los títulos para que su balance no se reduzca de manera tan drástica, algo que también hacen la Reserva Federal (Fed) y el Banco de Inglaterra. Como el BCE comenzó a comprar deuda en marzo pasado y el vencimiento mínimo de los títulos que compra son dos años, como muy pronto comenzaría a reinvertir en otros bonos en marzo de 2017.

"Nuestro programa de compra de activos es flexible. Siempre se puede ajustar. Hemos decidido la ampliación del calendario, especialmente, la reinversión del capital". Draghi dijo que el programa de compra de activos continuaría "hasta finales de marzo 2017 o más allá si es necesario", para destacar que el objetivo del BCE es alcanzar una inflación ligeramente inferior al dos por ciento. El programa actual de compras habría terminado inicialmente en torno a septiembre 2016.



"Esto va a contribuir tanto a condiciones de liquidez favorables como a una política monetaria apropiada", dijo Draghi en una conferencia de prensa, sin especificar el volumen adicional que esta medida aportaría a las compras mensuales que suman actualmente unos 60.000 millones de euros al mes. Draghi dijo que el BCE decidió no incrementar su programa de compra de activos mensuales al considerar como suficientes el esquema actual y la reinversión de los pagos de capital.

Draghi dijo que el BCE decidió no incrementar su programa de compra de activos mensuales, fijado ahora en 60.000 millones

Previamente a la rueda de prensa, el banco central redujo su facilidad de de depósito al -0,3% desde el -0,2% (esto es, cobrará por los depósitos de las entidades un 0,3%) actual, una medida diseñada para estimular la concesión de préstamos al penalizar a la banca por aparcar su dinero sobrante con el banco central. 

Draghi subrayó que los riesgos para la economía mundial y para las perspectivas de inflación seguían siendo bajistas y añadió que no descarta la utilización de otros instrumentos, si es necesario.

En respuesta a preguntas de los periodistas sobre un posible futuro recorte de los tipos de interés (que ahora mantiene en el 0,05%)  y de si estaban ahora en su límite inferior, Draghi dijo: "No vamos a ponernos obstáculos por cuestiones técnicas". Con una inflación cercana a cero y lejos de la meta del banco del 2%, el BCE tiene muchos motivos para actuar.

Banderas de la UE en el exterior de la sede del BCE, en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

Banderas de la UE en el exterior de la sede del BCE, en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

Asimismo el BCE mantuvo sus previsiones de inflación para este año en el 0,1%, como en septiembre, y pronostica una inflación del 1% en 2016 y del 1,6% en 2017, una décima menos respectivamente en comparación con los pronósticos de septiembre. El BCE revisó al alza las previsiones de crecimiento para la zona del euro para este año una décima hasta el 1,5%, mantuvo en el 1,7% el crecimiento de 2016 y subió una décima al 1,9% el de 2017.

Draghi decepciona a los mercados

Draghi decepcionó a los mercados al anunciar unos estímulos monetarios menos agresivos de lo que habían descontado. El valor del euro se disparó el 2% y superó los 1,09 dólares después de que Draghi anunciara que el BCE sólo prolongará las compras de deudas hasta marzo de 2017. Previamente el euro se había cambiado a unos 1,0550 dólares.

Las bolsas también reaccionaron con fuerza y cayeron después de que Draghi decepcionaran sus expectativas. El DAX 30 de Fráncfort y el CAC 40 de París cayeron 3,6% respectivamente, el FTSE de Londres perdió un 2% , el FTSE MIB de Milán retrocedió un 2,5%, mientras el índice de grandes valores europeos FTSE Eurofirst 500 acabó con una baja del 3,09%.

En España, el Ibex-35, el índice de referencia de la bolsa española, cerró con una caída superior al 2%. Concretamente, cayó un 2,41% por ciento, hasta los 10.092,9 puntos.