Público
Público

El BCE sigue invirtiendo dinero en Volkswagen a pesar del escándalo del fraude de las emisiones

Según un informe del Observatorio Corporativo Europeo (CEO) al que 'Público' ha accedido en exclusiva, parte de los 48.000 millones de euros que el BCE ha dedicado a comprar deuda de empresas ha ido a parar a las arcas de BMW, Daimler o Renault, pero también a las de la armamentística Thales y a las de varias energéticas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

El logo de Volkswagen en la línea de montaje del modelo Golf en la planta alemana de Wolfsburg. REUTERS/Fabian Bimmer

MADRID.- El fraude de las emisiones de Volkswagen ha sido duramente criticado por todas las instituciones europeas desde que se destapó el escándalo, en septiembre de 2015. Sin embargo, mientras en EEUU el gigante automovilístico alemán ha sido condenado a pagar una multa de 13.500 millones de euros, al otro lado del Atlántico el Banco Central Europeo (BCE) parece empeñado en darle un trato predilecto.

Entre junio y diciembre de este año, y a través del Deustche Bundesbank, el BCE adquirió deuda del grupo alemán hasta en 7 ocasiones, aunque la institución que dirige Mario Draghi no aclara el importe destinado a comprar bonos de Volskwagen, y ni siquiera identifica por su nombre en su web oficial a ninguna de las empresas agraciadas con estas inyecciones económicas, a las que sólo se refiere por un código ISIN (International Securities Identification Numbering system).

La lista incluye a empresas que van desde la armamentística Thales hasta Louis Vuitton, pasando por varias petroleras y energéticas

Público ha accedido en exclusiva a un informe elaborado por el Observatorio Corporativo Europeo (CEO) que asocia estos códigos a las empresas que se han beneficiado de estas compras de deuda a través de seis bancos centrales nacionales en la UE, entre ellos el Banco de España.

Según el documento La flexibilización cuantitativa del BCE financia a las multinacionales y al cambio climático, firmado por el investigador en materia de política económica del CEO, Kenneth Haar, a las 7 compras de bonos de Volkswagen se suman las 15 adquisiciones de deuda de BMW y las 14 de Daimler AG (Mercedes Benz), lo que a juicio de Haar muestra "la fuerte predilección del BCE por el sector del automóvil".

CEO: "La presencia del holding de inversiones Exor en la lista persigue asegurar que los coches italianos Fiat y Ferrari también podránn sentir el espíritu navideño"

A estos números habría que sumar las tres operaciones de compra de deuda realizadas por Banque de France a Renault. "Finalmente, debemos asumir que la presencia del holding de inversiones Exor, de la familia Agnelli, persigue asegurar que los coches italianos Fiat y Ferrari también podrán sentir el espíritu navideño", apostilla el texto.

El caso de Volkswagen es especialmente llamativo, teniendo en cuenta la magnitud del fraude del fabricante alemán, y el anuncio esta misma semana de la decisión de Bruselas de abrir un procedimiento de infracción a siete estados miembro de la UE, entre ellos España, por negarse a imponer multas a los fabricantes de automóviles que no respetan las normativas sobre emisiones.

La compra de estos bonos se encuadra en el marco del programa puesto en marcha por el BCE en junio de este año -Corporate Securities Purchasing Programme (CSPP-) , por el que ya ha invertido 48.000 millones en distintas empresas europeas a través de seis bancos centrales nacionales, y que previsiblemente se prolongará hasta marzo de 2017. Por el momento, ni el BCE facilita información ni los datos del CEO permiten aclarar la cantidad inyectada en cada empresa.

Las otras "inversiones bizarras" del BCE

Además del caso de Volkswagen, el análisis del CEO pone el foco sobre otras "inversiones bizarras y escándalos", entre ellos la presencia en esta lista de la aerolínea Ryanair  -"Tristemente conocida por su desprecio a los derechos laborales"- o la de Gas Natural, en el foco de todas las miradas tras la muerte de la anciana de Reus que se calentaba con velas después de que la compañía le cortara la luz por impago.

Haar: "Está claro que las enormes sumas gastadas suponen de facto un subsidio público a las corporaciones que están empeorando el cambio climático"

Mención aparte merece Thales, empresa productora de "misiles, rifles, blindados y drones militares" , "que se ha visto ligada a muchos escándalos de corrupción en los últimos años", apostilla el CEO. La ONG también critica las inyecciones de capital del BCE a empresas como Louis Vuitton. "¿Por qué deberían ir a parar fondos públicos a las arcas de productores de bienes de lujo, como los elegantes bolsos de mujer Louis Vuitton, algunos de los cuales se venden por miles de euros?", cuestiona el CEO en el texto.

"Lo que está claro es que las enormes sumas gastadas suponen de facto un subsidio público a las corporaciones que están empeorando el cambio climático", en vez de ayudar "a la gente corriente a recuperarse de la crisis económica que afecta a Europa", apunta Haar. "Tendría mucho más sentido usar esos miles de millones de euros para crear empleo en sectores ambientalmente sostenibles, pero el status quo en las políticas europeas es aún el de anteponer los beneficios corporativos al interés público", apostilla.

Por su parte, Stanislas Jourdan, miembro de Quantitative Easing for People initiative, -una iniciativa integrada por 20 organizaciones de la sociedad civil que defienden una política económica alternativa-, asegura que el programa del BCE es "económicamente innecesario y éticamente cuestionable". "No beneficia a las pequeñas y medianas empresas ni a la economía real, sino que favorece a las grandes corporaciones, que claramente no necesitan financiarse a precios más económicos", sentencia.

De la traducción de códigos a los bonos a 30 años y 364 días

Haar explica a este diario que el trabajo de vincular los códigos ISIN con los nombres de empresas no fue difícil -sí laborioso-, ya que bastó buscar uno por uno en internet los nombres asociados a estos códigos -las combinaciones de números y letras que identifican a los bonos figuran en la web del BCE-.

De hecho, la lista elaborada por el CEO en lo que respecta a España se actualizó el 28 de noviembre de este año, aunque el BCE actualizó por última vez los datos de este programa de compra de bonos el pasado 2 de diciembre -la cifra de 48.000 millones corresponde a esta última-.

Haar: "El BCE se niega a publicar los nombres de estas empresas amparándose en que no quiere causar distorsión en los mercados"

No obstante, el investigador del CEO asegura que el BCE no ha respondido a sus peticiones de información relacionadas, entre otros asuntos, con los criterios para que una empresa pueda postularse como candidata a  beneficiarse de este tipo de programas. "Aparentemente hay pocos criterios, y ninguno de ellos es cualitativo en realidad", apunta Haar, que critica que la institución rechace hacer públicos los nombres de estas empresas "amparándose en que no quiere causar ninguna distorsión en los mercados".

En su respuesta a la petición de información de este diario el BCE se limita a facilitar enlaces a su web, donde vienen recogidos estos requisitos. En ella se especifica que las compañías deben operar en el marco de la Eurozona y en euros; que no pueden dedicarse prioritariamente a las actividades de inversión, o que deben tener una calificación de rating equivalente a BBB- o superior.

La página web también detalla que la institución que dirige Mario Draghi es responsable de coordinar las compras que llevan a cabo los seis bancos centrales nacionales, que las emisiones de deuda deben acotarse entre los seis meses y los 30 años y 364 días, o que las empresas no pueden revelar a sus clientes la cantidad invertida por el BCE en sus bonos.