Público
Público

El beneficio de Caixabank mejora un 75% hasta marzo por BPI y las menores provisiones 

El banco no prevé grandes cambios ni "bandazos" para los próximos tres años y no prevé nuevas adquisiciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una oficina de Caixabank en Barcelona. REUTERS/Yves Herman

Caixabank dijo el viernes que su beneficio neto había mejorado un 74,7% en el primer trimestre del año respecto al mismo periodo del año anterior, gracias a menores provisiones y la integración del portugués BPI.

Caixabank, el tercer mayor banco de España, anunció un beneficio neto de 704 millones de euros a marzo, superando las previsiones de los analistas, que preveían 560 millones de euros.

El margen de intereses, la diferencia entre lo que el banco cobra por los préstamos y paga por los depósitos, se situó en 1.203 millones de euros, un 4,3% más que el año pasado y un 0,3% respecto al trimestre anterior. Los analistas esperaban un margen de intereses de 1.206 millones.

Ese margen de interés contribuyó a que el margen bruto creciera un 19,5%, a 2.262 millones, impulsado también por una subida del 6,4% en las comisiones y a un 24,9% de crecimiento de los ingresos y gastos de seguro.

En un esfuerzo por impulsar sus ingresos, Caixabank compró en febrero de 2017 BPI, que ha contribuido con 40 millones de euros a los resultados del grupo en este trimestre. En los tres primeros meses del año, BPI anunció un beneficio consolidado de 210 millones de euros, frente a los 122 millones en el mismo trimestre de 2017.

Caixabank destacó que los ingresos core y los menores saneamientos contribuyeron a la mejora de la rentabilidad, hasta el 9,8% (frente al 6,2% de hace un año), alcanzando así los objetivos para 2018, al tiempo que continuaba la reducción de activos problemáticos.

En lo que respecta al ratio de morosidad, se situó en el 5,8%, frente al 6,7 por ciento del mismo del año anterior, y la ratio de cobertura mejoró hasta el 55%, cinco puntos por encima que hace un año.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar (c), el director ejecutivo de Intervención, Matthias Bulach, y la directora de Comunicación, María Luisa Martínez, durante la presentación de los resultados del primer trimestre realizada esta mañana en València. EFE/ Kai Försterling

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, durante la presentación de los resultados dijo que no prevé "grandes cambios ni bandazos" en la entidad durante los próximos años. De hecho, el nuevo Plan Estratégico 2019-2021 que se presentará el próximo mes de noviembre sigue una "senda clara centrada en el crecimiento orgánico" y no plantea nuevas operaciones de compras o fusiones, ha avanzado. No obstante, "a largo plazo, si hay alguna oportunidad, la estudiaremos", apuntó.

En cuanto al banco portugués BPI, adquirido el año pasado, Gortázar ha señalado que éste es "parte del Plan del grupo" e irá "alineado" con Caixabank porque "sus deberes y oportunidades, aunque con matices, no son muy diferentes". Así ha augurado que Caixabank continuará avanzando y que a BPI le espera un "notable" camino de crecimiento día a día. "Estamos trabajando juntos de forma exitosa", ha resaltado.

En cuanto a la situación de Caixabank en Catalunya, desde donde trasladó su sede social a València, Gortázar ha asegurado que "la situación es de absoluta normalidad y no hay en este momento ningún foco de atención". El banco sigue "creciendo en todos los territorios" y "los clientes son soberanos y tienen cuentas donde las quieren tener".

No financiar más del 80% de la vivienda

Gortázar, además, llamó a la "prudencia" y ha recomendado a los clientes contratar hipotecas a tipo fijo para "no correr riesgos" si suben los tipos de interés, "sobre todo si van a destinar un porcentaje importante de sus ingresos y no tienen patrimonio". "La crisis no pasó hace tanto tiempo, hemos aprendido lecciones y debemos recordarlas cada cierto tiempo", subrayó.

Gortázar señaló que la entidad está haciendo un "esfuerzo por convencer a sus clientes para endeudarse a tipo fijo". "Si no tiene flexibilidad y solo puede dedicar su nómina tiene que endeudarse a tipo fijo". "Ofrecerle una base variable me parece que no está bien y si las cosas no van bien después puede tener un problema", insistió.

Caixabank pide "prudencia" y recomienda hipotecas a tipo fijo para "no correr riesgos"

Además, ha hecho hincapié en el porcentaje del inmueble que Caixabank está dispuesto a financiar: no más del 80% de su valor, ya que según sus datos, en estos momentos, cuando el valor del préstamo hipotecario supera 80% del bien adquirido, la tasa de morosidad es de 14,7%, mientras que en los préstamos que están por debajo del 80%, la morosidad baja al 2,2%. Ante estas cifras, "el sector está enfocado financiar no más del 80% del bien", ha aconsejado.

Según recordó Gortázar, "la crisis no pasó hace tanto tiempo, hemos aprendido lecciones", por lo que la intención de Caixabank es "seguir manteniendo una disciplina muy elevada". De hecho, en estos momentos el 60% de sus nuevos préstamos hipotecarios son a tipo de interés fijo.

Gortázar quiso dejar claro que desconoce lo que va a ocurrir con los tipos de interés, "el marcado espera que suban" y existe una "posibilidad razonable" de que "en 30 años puedan subir muchísimo". Además, "cuando suben con fuerza nos cogen por sorpresa", por lo que Gortázar se siente en la obligación de llamar a la prudencia y recomendar hipotecas fijas.