Publicado: 14.04.2015 21:52 |Actualizado: 14.04.2015 23:30

CCOO y UGT comienzan su huelga contra la precariedad en las contratas de Telefónica

Los sindicatos mayoritarios se suman a un conflicto iniciado hace dos semanas por Alternativa Sindical de Trabajadores contra el régimen de “semiesclavitud” en el que trabajan los técnicos que instalan y reparan las líneas de ADSL.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 9
Comentarios:
telefonica huelga

Una manifestación en Madrid contra la precariedad en las subcontratas de Telefónica.

MADRID.- Más de dos semanas después de que empezara el conflicto en Madrid, CCOO y UGT comienzan su propia huelga contra las deplorables condiciones de trabajo a las que se ven sometidos los empleados de las contratas y subcontratas de Telefónica Movistar, la multinacional de telecomunicaciones. Ambos sindicatos han convocado paros de 24 horas de dos días a la semana durante este mes. Comienzan este miércoles, se repetirán durante el jueves y continuarán los días 22, 23, 29 y 30 de abril “hasta que no se alcance un acuerdo digno con las patronales Confemetal, Ademi y Ametic, a las que están asociadas estas empresas”, ha asegurado José Ruiz Muñoz, Secretario Federal de MCA-UGT.

El conflicto comenzó en la Comunidad de Madrid el pasado 28 de marzo, cuando Alternativa Sindical de Trabajadores (AST) convocó una huelga indefinida junto a otros sindicatos minoritarios como CGT o Cobas a raíz de las protestas de estos trabajadores en la región. El día 7, el paro indefinido se extendió por todo el Estado y está afectando sobre todo a Madrid y Barcelona. Sin embargo, los sindicatos mayoritarios decidieron no sumarse, por defecto de forma en la convocatoria y porque “entendíamos que la huelga indefinida era un poco peligroso teniendo en cuenta la situación de los trabajadores y sus reducidos sueldos”, explica el sindicalista de UGT.



"Extrema precariedad"

Los huelguistas critican las “condiciones de extrema precariedad” o, directamente, "semiesclavitud" a las que se ven sometidos los técnicos de instalación de telefonía, ADSL y fibra óptica, así como los encargados de las reparaciones. Empleados que “cuando llaman a una puerta se presentan como trabajadores de Movistar”, pero que realmente están contratados por empresas adjudicatarias de contratas de la multinacional, que a su vez subcontratan con otras pequeñas empresas o recurren a la cada vez más común figura del falso autónomo, explica Leandro Magrani, portavoz del comité de huelga de Madrid.

Magrani trabaja para Cobra, una de las empresas subcontratadas por Telefónica. Critica que su salario, como el del resto de los trabajadores “difícilmente llega a los 700 euros al mes”, en muchas ocasiones tienen que pagarse los gastos de transporte y de aparcamiento, sus contratos, “de dos o cuatro horas” no reflejan sus jornadas de diez o doce, ni los sábados, domingos y festivos que tienen que trabajar para que su sueldo no sea una miseria.

Esta es la realidad de esos “empleos de calidad” de los que presume el Gobierno con cada nueva cifra de parados. Los números mejoran de una forma inversamente proporcional al de las condiciones laborales de empresas como Cobra, Liteyca, Cotronic, Elecnor o Dominion, entre otras.

Convenios bucle

La situación no es nueva, pero cada tres años se va agravando, y el inicio del problema tiene un nombre: convenios bucle. “Es un acuerdo al que Telefónica llega con las contratas cada tres años. La retribución se establece en función del número de instalaciones que se hagan, lo llaman puntos”, detalla Ruiz Muñoz, que cifra en un 10% la rebaja que la multinacional ha hecho en el último contrato. “Las contratas y subcontratas aprovechan y se lo aplican a sus trabajadores y a los autónomos. Generan un sector sumamente explotado, en condiciones muy vejatorias para los trabajadores”, denuncia.

Magrani, por su parte, critica el progresivo vaciado de la plantilla de Telefónica de los últimos años, y denuncia que “por ley sólo puede subcontratar un 10% del personal, pero actualmente el 90% de los técnicos son subcontratados”.

"Telefónica dice responsabilidad es de las contratas y que no tiene que negociar nada con nosotros"

Pero Telefónica no opina lo mismo. Tras una reunión entre la multinacional y los sindicatos mayoritarios “la compañía ha dejado claro que la responsabilidad es de las contratas y que no tiene que negociar nada con nosotros”, prosigue el representante de UGT. Entre sus reivindicaciones están la eliminación del convenio bucle, la disminución del número de subcontratas y autónomos, la aplicación a estos trabajadores de los convenios provinciales del metal y la apertura de una mesa sectorial para “regular un sector totalmente desregulado”, enumera Ruiz Muñoz.

Pese a que CCOO y UGT representan a alrededor de un 80% de los trabajadores de este sector, reconocen que la huelga indefinida está teniendo un “seguimiento significativo” en Madrid y Barcelona, sobre todo por parte de los trabajadores autónomos. Desde el comité de huelga de Madrid, Magrani cifra en un 80% el seguimiento de los técnicos de fibra óptica y en un 90% el de instaladores de ADSL. Critica la convocatoria de los sindicatos mayoritarios, “que se han subido al tren a última hora para colgarse las medallas” y afea que nadie se ha puesto en contacto con ellos para las negociaciones pese a que “somos nosotros los únicos que podemos desconvocar la huelga”.