Público
Público

Cesan una decena de directivos de OHL México mientras se suceden los escándalos de la constructora

En apenas dos años, la filial mexicana de la compañía que controla el Grupo Villar Mir y alguna de las empresas con las que está vinculada han vivido los relevos de al menos diez altos cargos, algunos de ellos protagonistas de las grabaciones en las que se planeaba sobornar a jueces. En la mayor parte de los casos, la explicación oficial es que las dimisiones obedecen a "motivos personales". OHL México afirma que desde 2015 se ha visto sometida "a una campaña injustificada de calumnias y desprestigio"

Publicidad
Media: 4.36
Votos: 11
Comentarios:

Juan Miguel Villar Mir, expresidente de OHL

La polvareda levantada en OHL con la imputación de Juan Miguel Villar Mir en el caso Lezo, la detención de Javier López Madrid y su imputación en el mismo marco representan sólo la punta del iceberg de las polémicas que afectan a este grupo constructor. OHL México, su filial en este país, se ha visto salpicada por la publicación de grabaciones de conversaciones en las que algunos directivos reconocían haber inflado los precios de un tramo de una autopista regional en el estado de México (Viaducto Bicentenario), así como por distintas acusaciones sobre irregularidades y denuncias sobre su connivencia con el poder político.

Una de las últimas polémicas estallaba la pasada semana, cuando la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México (SCT) pidió a la filial mexicana de OHL que confeccionase y entregase un informe que permitiera acreditar la inexistencia de transferencias para cubrir gastos electorales, después de que la multinacional fuera vinculada a la financiación de campañas en este país.

Le imponía un plazo de tres días hábiles para enviar este "informe detallado", y recordaba que el 30 de abril la filial de la compañía controlada por el Grupo Villar Mir anunció la puesta en marcha de un proceso de auditoría para confirmar que no se han dado transferencias de este tipo en su seno. OHL México contestaba este miércoles que "no existen transferencias de recursos, así como acciones que pudieran afectar las concesiones en las que participa, ni existen conductas irregulares por parte de OHL México".

Los escándalos también se han visto reflejados en la estructura directiva y en la junta de administración de OHL México. Entre 2015 y 2016, una decena de consejeros y directivos han dejado sus cargos o han sido destituidos, aunque en la mayoría de casos la empresa lo justifica aludiendo a "motivos personales". Estos son sólo algunos de sus nombres:

Raúl Revuelta: Exdirector financiero de OHL México, abandonó su cargo en abril de 2016, algo más de un año después de acceder a este puesto. El comunicado difundido por la constructora afirmaba que dejó de "colaborar en la compañía" por "motivos personales".

José Andrés Oteyza: También esgrimió "motivos personales" el expresidente del Consejo de OHL México, cuando dejó su cargo en abril de 2016, según el comunicado remitido por la empresa a la Bolsa Mexicana de Valores. Oteyza estuvo más de 10 años en el cargo.

Pablo Wallentin: dimitió como directivo de OHL México tras destaparse las grabaciones de mayo de 2015. En ellas, varios directivos de la empresa -también Wallentin- hablaban de supuestos casos de corrupción en la concesión de la obra del Viaducto Bicentenario, uno de los proyectos más importantes de la firma que controla el Grupo Villar Mir en ese país. La empresa explicaba en un comunicado que el consejo de administración aprobó la "renuncia" de Wallentin "a fin de no entorpecer las investigaciones y/ o dañar más la imagen de la de la sociedad con motivo de la invitación a un funcionario del Estado de México". Walentin invitó al secretario de Comunicaciones de ese Estado, Apolinar Mena, al resort de lujo propiedad de OHL Desarrollos en Mayakoba. Mena también se vio obligado a dejar su cargo.

El logo de OHL en una ventana de la sede del grupo. REUTERS

Gerardo Fernández Reyes: En junio de 2016 el director Jurídico de OHL México dimitió, también, por motivos personales, según el comunicado enviado por la firma a la Bolsa Mexicana de Valores. Un año antes, en mayo de 2015, El País publicaba un extracto de las polémicas conversaciones, en las que Wallentin preguntaba a su director Jurídico por el importe ideal para sobornar a jueces. “¿Cuánto hay que darle a los magistrados?”, cuestionaba Wallentin.“Pues yo creo que una manita”, respondía Fernández Reyes en la grabación.

Francisco Javier Álvarez Mireles: fue director financiero de Concesionaria Mexiquense (Conmex), filial indirecta de OHL México.Dimitió en mayo de 2015.

Héctor Arturo Eugenio Quinde: En junio de 2016 el director de Operaciones fue relevado para impulsar el aparato tecnológico y modernizar su actividad, según el comunicado remitido por OHL México. Varias publicaciones mexicanas se hacían eco de que fue el tercer alto ejecutivo destituido por la empresa entre abril y mayo de ese año (tras Revuelta y Oteyza). “Con dicha sustitución, la compañía planea establecer nuevas capacidades tecnológicas para el desarrollo y modernización de sus operaciones en el marco de la interoperabilidad implementada entre los participantes del sector, además de mantener continuidad en su funcionamiento”, rezaba el comunicado.

Valentín Díez Morodo, Jesús Reyes Heroles y Carlos Ruiz Sacristán: Los tres dimitieron como consejeros independientes de OHL México en octubre de 2015. En un comunicado publicado en la página web de la Bolsa Mexicana de Valores, la compañía explicó estas renuncias como una "reconfiguración del consejo de administración por "los nuevos retos que afronta la Sociedad una vez finalizadas la auditorías que se realizaron por petición del Consejo".

Rafael Lira Oaxaca: El exdirector Económico Financiero de OHL México dejó su cargo en septiembre de 2014, para "asumir otro reto profesional", según el comunicado remitido por la empresa a la Bolsa Mexicana de Valores.

La renuncia del 'Compiyogui'

Por si fuera poco, el consejo de administración de OHL aceptó el pasado 9 de mayo la renuncia del consejero Javier López Madrid -'compiyogui', el apelativo que le dedicó la reina Letizia en una conversación de Whatsapp tras su imputación en el caso de las Tarjetas Black-, yerno de Villar Mir, detenido e investigado en el marco de la operación Lezo.

OHL afirma que López Madrid solicitó su relevo como presidente en enero, "dada la imposibilidad de compatibilizar sus nuevas funciones y su residencia en el extranjero con la actividad inherente al cargo de consejero dominical". Fue nombrado presidente de Ferroglobe, la empresa resultante de la fusión de FerroAtlántica (Grupo Villar Mir) y la estadounidense Globe Specialty Metals. López Madrid quedó en libertad tras pagar una fianza de 100.000 euros, después de declarar ante el juez Eloy Velasco por el presunto pago de una comisión de 1,4 millones de euros al expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en prisión provisional.

Un año antes, en marzo de 2016, el exministro del PP Josep Piqué abandonó su cargo de consejero delegado del Grupo Villar Mir, pero se aferró a su puesto como vicepresidente segundo y consejero delegado de OHL. Según recogen diversos medios, Piqué habría recibido una indemnización de dos millones de euros al dejar su asiento en este consejo.

Sanción ejemplar

En marzo de 2016 la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), regulador financiero mexicano, cerró el proceso sancionador abierto contra OHL México un año antes, imponiéndole una multa de una cuantía histórica. Si bien en su resolución descarta “dolo o fraude” en las actividades de la empresa en este país, le impone sanciones administrativas por un total de 3,7 millones de euros (casi 72 millones de pesos) por información y contabilidad “inadecuada”.

Más allá de la dimisión del secretario de Comunicaciones, Apolinar Mena, los escándalos de OHL México siguen salpicando a la política mexicana. La semana pasada, la plataforma Ahora, liderada por el activista Emilio Álvarez Icaza, publicaba una serie de vídeos en los que acusaba a la constructora y al PRI, el partido que Gobierna en el estado de México -y la nación-, de mantener una estrecha relación de connivencia. Ahora, que tiene previsto presentarse a las elecciones presidenciales de 2018, sostiene que el PRI habría financiado ilegalmente sus campañas gracias a la filial mexicana de OHL.

Por su parte, desde OHL se limitan a afirmar que el Grupo mantiene "una política de tolerancia cero con la corrupción". Insisten en que todos los procesos de "licitación, adjudicación y contratación" de proyectos se ha realizado "bajo la más rigurosa sujeción a la legalidad" y la "transparencia". También presumen de que "ningún directivo ni empleado" de OHL "ha sido condenado nunca por corrupción" en sus más de 100 años de historia.

"OHL México, que ha sido sometida desde 2015 a una campaña injustificada de calumnias y desprestigio, ha acreditado reiteradamente y a través de todo tipo de auditorías, tanto públicas como privadas, siempre con empresas de reconocido prestigio a nivel mundial, que en todas sus actuaciones ha actuado conforme a derecho, con la máxima transparencia, y sujeción a las mejores prácticas de gobierno corporativo", insisten.