Público
Público

El Círculo de Economía pide al Gobierno y el Congreso liderar el diálogo para evitar la independencia catalana

El 'lobby' empresarial catalán lamenta que la violencia "inexplicable" el 1-O ha deteriorado la convivencia y la imagen internacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, con el presidente del Círculo de Economía y de la inmobiliaria Colonial, Juan José Brugera, en la última reunión anual del 'lobby' empresarial catalán, en la localidad de Sitges. E.P.

El influyente lobby empresarial catalán Círculo de Economía ha reclamado este miércoles una actitud activa y de liderazgo al Gobierno central y el Parlamento español para retomar la vía del diálogo y evitar una declaración unilateral de independencia (DUI), que a su juicio, supondría "una tensión de difícil control" en la sociedad catalana.

En una nota de opinión, la entidad ha manifestado su máxima preocupación ante la posibilidad de una DUI, ya que ha considerado que sumiría al país "en una situación extraordinariamente compleja y de consecuencias desconocidas, pero, en cualquier caso, muy graves".

Ha afirmado que en el transcurso de las próximas semanas se deberán explorar aquellas vías que permitan que la política, "por imposible que pueda parecer, retorne a la vía del diálogo y la transacción".

"Así, cabe reclamar una actitud activa, cuando no de liderazgo, del Gobierno y el Parlamento español", ha añadido, y ha asegurado que el Círculo procurará contribuir a esa nueva etapa, aportando consideraciones y propuestas.

Contra la violencia

La entidad se ha manifestado en contra de la actuación policial del domingo durante el referéndum: "La violencia vivida en la jornada del 1 de octubre es inexplicable, no tiene justificación y ha deteriorado nuestro marco de convivencia, nuestra imagen colectiva en el mundo".

Ha lamentado que esta actuación refleja, "de manera extremadamente preocupante, la incomprensible e irracional dinámica por la que, desde hace años, se desarrolla el denominado conflicto catalán".

El Círculo de Economía ha asegurado que no se han combinado los principios democrático y de legalidad, y ha argumentado que, "precisamente porque el primero permite modificar la legalidad a través de los cauces y procedimientos oportunos, se puede exigir la estricta adecuación de toda actuación al marco legal".

"Cuando los dos no avanzan acompasadamente, la democracia se agrieta", ha advertido, y ha lamentado que Cataluña refleja una realidad extremadamente preocupante, con una amenaza de deterioro de la convivencia acompañada de un daño notable al gobierno de las cosas y al mantenimiento de la recuperación económica y del empleo.