Público
Público

CNMC Rajoy se reúne con Florentino Pérez en Moncloa en medio de la batalla por Abertis

El presidente le transmitió su negativa por que la compañía líder en España en la gestión de autopistas acabe en manos italianas y Florentino le informó de su contraoferta.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy se reunió la semana pasada con el presidente de ACS, Florentino Pérez, según informan fuentes de Moncloa a El Confidencial. Este encuentro viene ocasionado por la situación actual del futuro de Abertis, compañía líder en España en la gestión de autopistas, infraestructuras y telecomunicaciones.

En este encuentro, que tuvo lugar la pasada semana en Moncloa en el almuerzo privado, se trató, entre otros asuntos, el hecho de que Atlantia, vinculada a la familia Benetton, lanzara una Oferta Pública de Acciones (OPA) sobre Abertis. En junio, formalizó una OPA por el 100% de su capital a razón de 16,5 euros por título, lo que supone valorar la compañía en 16.341 millones de euros. 

El Gobierno considera a Abertis una empresa estratégica para los intereses nacionales. El hecho de que esta empresa corra el riesgo de caer en manos italianas ha llevado al presidente del Ejecutivo a participar de las deliberaciones. Rajoy le transmitió a Florentino Pérez su preocupación por el futuro de Abertis dada la aparente pasividad de La Caixa, su principal accionista.

Aena estudió la posibilidad de lanzar una opa sobre Abertis, pero su accionista mayoritario, la entidad pública Enaire, rechazó la operación. Y es ahora Florentino el que parece dispuesto a desfacer el entuerto sin que aún esté claro si su oferta será en solitario o en compañía de otros. Florentino Pérez anunció que estudia lanzar una contraopa sobre Abertis, y parece ser que está sondeando a potenciales inversores con capacidad para acometer una operación por hasta 17.000 millones de euros.

Según explica Juan Carlos Escudier en un artículo en Público, para materializarla necesitará del concurso de un grupo de bancos que adelanten sindicadamente la pasta, y que también cobrarán el favor al Gobierno cuando llegue el momento. 

Curiosamente, ACS llegó a controlar más del 25% de Abertis hasta que, asfixiada por su endeudamiento, se desprendió paulatinamente de toda su participación. De materializarse la compra, la digestión será pesadísima aunque es de esperar que el Gobierno, que no repara en gastos cuando se trata de Florentino.

Todos los interesados en la operación son conscientes de los matices políticos que encierra, por eso el presidente de ACS ha considerado imprescindible conocer el parecer de las más altas instancias antes de implicar a ACS de lleno en la construcción de una oferta alternativa.

El papel del ministro de Energía

El principal estilete contra la operación Abertis-​Atlantia ha sido el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, reacio a la operación de los italianos. Según informa El Confidencial, Nadal ha aprovechado dos encuentros con Isidre Fainé, presidente de Criteria Caixacorp, dueña del 22% de la concesionaria de autopistas, para comunicar al veterano banquero que el Gobierno no veía con buenos ojos la venta de Abertis a un grupo italiano. El líder del segundo banco de España le respondió que su institución no tenía nada que ver con la OPA. 

El ministro Nadal se quedó con el convencimiento de que el consejero delegado de Abertis había promovido los contactos con los italianos y que el presidente de Criteria Caixacorp había validado la operación. Es decir, interpretó que La Caixa no iba a hacer declaraciones oficiales a favor de la OPA, pero que tenía decidido aceptarla desde el primer minuto. Y se lo hizo saber a Rajoy. 

Entonces el presidente accedió a compartir mesa y mantel con Florentino Pérez. El primer accionista de la constructora quiso saber de boca del jefe del Gobierno las intenciones de España, dado que el Ejecutivo ha chocado últimamente con ACS por la tormenta de críticas que recibió el Gobierno del PP tras la indemnización de 1.350 millones que el Estado pagó por el gaseoducto del Castor, coste que ha supuesto un incremento de la factura del gas para los contribuyentes.