Publicado: 02.05.2015 13:54 |Actualizado: 02.05.2015 13:54

"El Colegio de Economistas de Madrid está totalmente politizado por el PP"

'Economistas por el Progreso', que se presentan para reemplazar al actual Presidente del Colegio de Economistas de Madrid, han denunciado irregularidades en el proceso electoral.

Publicidad
Media: 4.27
Votos: 11
Comentarios:
Juan Ignacio Bartolomé, líder de Economistas Frente a la Crisis.

Juan Ignacio Bartolomé, líder de Economistas Frente a la Crisis.

MADRID.- El grupo progresista del Colegio de Economistas de Madrid considera que las prácticas del actual presidente del Colegio, Juan Iranzo, han perjudicado seriamente la imagen del organismo. "El colegio está totalmente politizado por el PP" criticaba Juan Ignacio Bartolomé, que lidera Economistas por el Progreso. Este grupo de expertos en economía que está formado por Economistas Frente a la Crisis y Economistas Sin Fronteras representa el ala más progresista. "Ha habido irregularidades en el proceso electoral para la Junta de Gobierno del Colegio de Economistas de Madrid", decía Bartolomé.

Iranzo, que es economista y ha sido tanto tertuliano en programas de Intereconomía como consejero de Caja Madrid, fue imputado el pasado mes de octubre por el caso de las tarjetas black. Tras conocerse su imputación dimitió de su puesto en Red Eléctrica Española donde también era consejero, pero no del Colegio. Muchos de los economistas afiliados llevan demandando desde entonces su renuncia por lo que, finalmente, ha convocado elecciones anticipadas para el próximo 6 de mayo.



Pascual Fernández, segundo de Iranzo y antes vicedecano en la Junta, se presenta según los progresistas "como sucesor del bando más liberal en estas votaciones". "La implicación de Juan Iranzo en las tarjetas black no es un tema que haya sido particularmente relevante para el colegio”, declaraba Fernández en VozPópuli.

Por otro lado, la candidatura de Economistas Profesionales, liderada por José María Lamo de Espinosa, también ha sido criticada por los progresistas por seguir "la misma línea continuista" que marcó Iranzo. Y así, la tercera candidatura para estas elecciones, donde cada miembro representa un voto, la forman los expertos del grupo de Juan Ignacio Bartolomé, Economistas por el Progreso.

"El de Madrid es el Colegio de Economistas con más afiliados de España, aproximadamente unos 9.000, y sin embargo, ha habido irregularidades en el proceso" contaba Jorge Fabra, presidente de Economistas Frente a la Crisis. "A día de hoy la propaganda electoral de Economistas por el Progreso no ha llegado ni a la mitad de los votantes y dudo mucho que llegue", denunciaba. 

"Sólo pretenden favorecer a los que siguen una línea similar a la del PP" dijo Bartolomé

"La Junta Electoral ha sido elegida por Iranzo antes de estas elecciones. Nos están censurando y dificultando llegar a los votantes para que el bloque conservador vuelva a ganar", señalaba Jorge Fabra. "Esa misma Junta aprobó dos formas de voto nuevas que no están en los estatutos del Colegio y ha permitido que en las papeletas de votación no figure el nombre de la candidatura. Es un completo disparate", incidía. 

Para Bartolomé, "sólo pretenden favorecer a los que siguen una línea similar a la del PP"."El martes 28 de abril pusimos un recurso en el Consejo General protestando contra nuestra censura y no hemos decidido aún si tomar medidas legales", aseguraba. "La propuesta de Economistas por el Progreso es abrir el Colegio a todos de nuevo, que vuelva a ser un referente para la sociedad y no un signo más de corrupción", manifestaba.

Otro grupo de economistas que no participa, pero que sí apoya a este sector progresista es EconoNuestra. "El Colegio debería ser un ente plural tanto en composición como en actuación" decía Fernando Luengo, pionero de este grupo y escritor en Otra Economía. "Mucha gente como yo no es miembro porque no les representa, hay tal grado de desafección que el año pasado sólo votó un 13% de los afiliados" añadía. 

Y es que según Economistas por el Progreso, "este año incluso participará menos gente, dada la mala organización". "Los fieles a Iranzo juegan con la abstención para ganar estas elecciones, como ya hicieron en 2011", concluye Jorge Fabra.