Público
Público

El comisario de Economía de la UE llama al diálogo como solución a la crisis catalana

Guindos asegura que la salida de empresas a la "irresponsabilidad" de Catalunya se debe a la " irracionalidad y radicalidad" de la Generalitat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Wolfgang Schauble, Jeroen Dijsselbloem, Luis de Guindos, Pier Carlo Padoan y Pierre Moscovici en el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE (Reuters)

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, pidió este lunes diálogo para solucionar la situación en Catalunya y recordó el respeto de la Comisión Europea (CE) al orden constitucional español, además de subrayar que el problema no se puede resolver con violencia.

"Lo único que puedo decir es que en primer lugar está el orden constitucional que respetamos en España. En segundo lugar, por supuesto, creemos que la solución no puede ser la violencia. Debe encontrarse una solución mediante el dialogo", declaró el político francés antes de participar en la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, Eurogrupo, en Luxemburgo.

Añadió que el diálogo también es preferible cuando se habla desde el punto de vista económico.

Sobre la posibilidad de que Catalunya declare la independencia el martes de forma unilateral, el exministro galo dijo que no es una persona a la cual le guste pronunciarse sobre "acontecimientos que aún no se han producido", si bien recalcó que se sigue el desarrollo de los acontecimientos con mucha atención y "a veces, con preocupación".

Pese a los cambios de sedes sociales de numerosas empresas catalanas en las últimas jornadas, incluidas Caixabank y el Banco Sabadell, Moscovici aseguró que no iba a comentar las decisiones individuales de cada compañía.

Guindos asegura que la crisis catalana daña a la sociedad y la economía catalana pero que "el Gobierno de España no va a dejar que vaya a más"

Sí lo ha hecho el ministro de Economía, Luis de Guindos, quien aseguró hoy que la "triste" salida de empresas de Catalunya no se debe al posible escenario de la independencia, sino a la " irracionalidad y radicalidad" de las políticas del Gobierno de la Generalitat.

El titular de economía español añadió también que los depositantes de los bancos catalanes pueden estar "perfectamente tranquilos" puesto que estas entidades cuentan con el paraguas del Banco Central Europeo (BCE), entidad que supervisa y proporciona liquidez de emergencia a los bancos de la eurozona.

No obstante, reconoció que la situación no es buena para la economía española puesto que "genera ruido, incertidumbre e inquietud", que sobre todo hace "daño a la sociedad y la economía catalana" y, añadió en este sentido, que "el Gobierno de España no va a dejar que vaya a más".

En cuanto al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, afirmó que Catalunya es un asunto "interno" e invitó a los periodistas a formular sus preguntas al ministro de Economía español.

El titular belga de Finanzas, Johan van Overtveldt, coincidió en señalar que se trata de una cuestión que España debe abordar "internamente" y aseguró que "todo el mundo debería intentar mostrar algo más de respeto mutuo".

El ministro de Economía italiano, Pier Carlo Padoan, tildó la situación de "una crisis grave" y consideró que esta muestra la necesidad de dar un "nuevo impulso" a la Unión Europea (UE).

"Es una crisis grave y es un signo más de que hace falta un nuevo impulso a la UE y que si en cambio se va en la dirección opuesta habrá daños para los países que están implicados y también para los ciudadanos", afirmó.

Preguntado sobre si la situación en Catalunya genera un peligro para la economía de la eurozona, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, se limitó a señalar que el "crecimiento está volviendo en Europa", pero que al mismo tiempo "también hay riesgos".

En este sentido, afirmó que su país "permanece vigilante" en lo que respecta, por ejemplo, al nivel de deuda, para garantizar que el crecimiento es "duradero y sostenible".

"Permanecemos muy vigilantes ahí, somos muy conscientes de los desafíos que nos esperan. Depende de nosotros prevenir nuevos riesgos", dijo Le Maire sin mencionar específicamente a Catalunya.