Público
Público

Compra del Popular Los consumidores instan al Santander a ofrecer una solución a los accionistas del Popular 

Adicae califica de "abusiva" la operación de compra, mediante la cual el Santander se ha quedado con el Popular por un euro, "a costa de los ahorros de decenas de miles de pequeños accionistas y titulares de deuda subordinada".

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Un repartidor pasa ante una oficina del Banco Popular en el Paseo de Gracia esquina con la calle Aragón de Barcelona. | ANDREU DALMAU (EFE)

La asociación de consumidores bancarios Adicae ha instado este miércoles al Banco Santander a ofrecer una alternativa a los pequeños accionistas y ahorradores del Popular, que tras la compra de la entidad perderán el 100 % de lo invertido en acciones y deuda subordinada.

En un comunicado, Adicae califica de "abusiva" la operación, mediante la cual el Santander se ha quedado con el Popular por un euro, "a costa de los ahorros de decenas de miles de pequeños accionistas y titulares de deuda subordinada", que son los que perderán su inversión tras la compra.

En opinión de esta asociación, lo ocurrido este miércoles supone la manifestación de la "crisis aún no resuelta" que sufre el sistema financiero español, y la constatación del "falso mensaje" que se ha dado a la ciudadanía sobre que el origen de los problemas del sector financiero, que en teoría se circunscribía a la mala gestión de las cajas.

También ha exigido al Gobierno que hable claro a los consumidores y huya de los triunfalismos, una vez que ha quedado claro que la crisis del sistema financiero español aún no ha sido resuelta.

Por lo que respecta al Santander, Adicae asegura que se ha aprovechado de la indefensión de los pequeños accionistas "para hacer negocio y 'engordar' a costa de los ahorros de decenas de miles de familias", con una operación que recuerda "a la lamentable 'adquisición' de la CAM por parte del Sabadell".

Aunque el Santander "se congratula" de haber salvado al Banco Popular y de "evitar una inyección de dinero público", lo que ha hecho es "aprovecharse de la progresiva reducción de la competencia en el sector bancario español y dejar que sean los ahorradores quienes asuman las pérdidas", sin que se haya dado ninguna alternativa.