Público
Público

“Fidel representa la soberanía de Cuba, y por extensión, de toda América Latina”

José Manuel Martín Medem, ex corresponsal de TVE en Cuba, y autor del libro El Secreto mejor guardado de Fidel, está convencido que la gran mayoría de los cubanos recordarán a Fidel con un gran respeto y reconocimiento, pero también que muchos están pensando en su interior aquello que decía el bolero de… ¿Por qué no me ensañaste a vivir sin ti…?”.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3
Comentarios:

Imagen del plató durante la grabación del programa En Clave Tuerka. /LATUERKA

MADRID.- “Fidel es la independencia de Cuba. La defensa de la soberanía de Cuba, y por extensión, de toda América Latina”. Son las palabras de José Manuel Martín Medem, que este miércoles compartió en La Tuerka su visión del líder cubano, fallecido el pasado 25 de Noviembre, junto con otros cuatro analistas, Augusto Zamora, profesor de Relaciones Internacionales, June Fernández, Directora de Pírkara, Goyo Benito, de la Asociación hispano cubana Bartolomé de las Casa, y de José Luis Urosa, abogado.

Medem, que vivió durante varios años en La Habana como corresponsal de la televisión pública, y que conoce en profundidad la realidad cubana y la figura de Fidel asegura que hay que escapar de una “mirada simplificada, fruto de una gran falta de enfoque y de un eurocentrismo a la hora de mirar hacia América Latina entera, lo que ha provocado que no se hayan estudiado o creado relaciones más intensas en las últimas décadas”.

En ese sentido asegura que si Fidel se convirtió en un mito fue porque fue “el único que derrotó un intento de invasión de EEUU, y conviertió a Cuba en el centro de la política internacional con la crisis de los misiles. Fue el primero que lo consiguió y le dio tiempo a ver cómo Obama acudía a La Habana a reconocer que 50 años de hostigamiento, terrorismo de Estado y exclusión sobre la isla habían sido un fracasado”. Eso sí, advierte que “los apoyos incondicionales cada vez son más escasos y casi siempre ineficaces y que hubiera sido un rasgo de lucidez y de generosidad por su parte haber abierto antes el relevo a las nuevas generaciones” Por eso defiende sin ambages el hecho de que “el proyecto inicial de la revolución de Fidel Castro tenía tres patas que luego han aplicado también los modelos socialdemócratas de Europa y América Latina: la defensa de la soberanía nacional, la justicia social, y la integración regional”. Pero también que “Cuba no supo articular un desarrollo más democrático del socialismo”.

Augusto Zamora definió a Fidel como “el hombre que le enseñó a los pueblos del mundo que era posible derrocar a una dictadura sostenida por EEUU, y resistir"

Por su parte, Augusto Zamora definió a Fidel como “el hombre que le enseñó a los pueblos del mundo que era posible derrocar a una dictadura sostenida por EEUU, y resistir. Es importante recordar que la revolución cubana se produjo en un momento en el que la preponderancia del imperio en toda América Latina hacía imposible pensar que se le podía vencer”. Y resaltó “toda la ayuda inmensa que presta Cuba en solitario a países de África y América Latina, y eso arrastra a otros países y enseña que es preciso involucrarse en los movimientos de descolonización en otras partes del mundo. Sin olvidar que Cuba inserta a América Latina en la Guerra Fría. Porque es un continente-isla, que estaba bajo el control de EEUU, y con la ayuda soviética Cuba consigue resistir el aislamiento”.

Piezas para un retrato de un figura poliédrica, la de Fidel Castro, sobre la que June Fernández aportó una nueva perspectiva. La de los movimientos que buscan ahondar en la revolución desde dentro de la isla. “En Cuba existen colectivos auto-gestionados, autónomos, que buscan mejoras en determinadas áreas. Son activistas que vienen del comunismo, pero también son cercanos al anarquismo. Y mantienen el compromiso revolucionario, pero con una visión crítica”.

Así, la directora de Píkara recalcó también que todavía quedan grandes metas que alcanzar en la lucha contra el racismo y le machismo, dos de las asignaturas que enfrentó la revolución, pero que todavía siguen pendientes: “La Federación de Mujeres Cubanas hizo un trabajo súper importante, pero también es cierto que las pocas feministas autónomas que hay están desarticuladas. Y sería bueno que la política de derechos de las mujeres estuviera más a la vanguardia. Por ejemplo, en temas de lesbo-feminismo. O temas relacionados con las trabajadoras del sexo en Cuba”.

Mientras Goyo Benito señaló “el mérito de Fidel al haber sabido trasladar las ideas a la conciencia del pueblo cubano. Porque sin el pueblo cubano, sin que ellos creyeran en su independencia no se hubiera podido lograr nada”.

Una visión muy diferente a la de José Luis Urosa que fue el más crítico con el líder cubano, asegurando que Cuba ahora mismo es un país sin libertad política, sin libertad civil, y sin libertad económica”.

Retratos de un Fidel al que todos los contertulios calificaron innegablemente de personaje histórico, único e irrepetible. De una figura cuya influencia traspasó fronteras y se marcó al siglo XX.