Público
Público

Mediapro gana la 'guerra del fútbol'

El Tribunal Supremo declara nulos los contratos firmados en 2006 por los que Prisa le reclamaba más de 320 millones de euros. La productora sólo tendrá que pagar 32 millones, que ya adeudaba antes de que le cortasen la señal de los partidos

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5
Comentarios:

La sentencia del Supremo se dictó por unanimidad de sus cinco magistrados. / EFE

MADRID.- Después de varios años de batallas judiciales, Mediapro le ha ganado a Prisa la guerra del fútbol. La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha estimado, por unanimidad de sus cinco magistrados, el recurso de casación interpuesto por Mediapro contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que condenaba a la productora por incumplimiento de los contratos firmados en junio de 2006.

Un año después, en agosto de 2007, Prisa acusó a Mediapro de incumplimiento contractual y dejó de proporcionarle la señal de los partidos de fútbol para sus clientes, indica la productora en un comunicado. De esa manera quería evitar que no pudiese firmar contratos por su cuenta con clubes de fútbol, una pretensión que Mediapro calificó como "abiertamente contraria a las leyes de la competencia". Una "prepotente postura" que desencadenó la guerra del futbol

La sentencia del Supremo subraya que la nulidad de pleno derecho del pacto contractual de 24 de julio de 2006 "se extiende también a la obligación de aportar los derechos en exclusiva que tenía Mediapro, lo que da lugar a que no pueda prosperar la pretensión de condena a su aportación ni la indemnización basada en aquel incumplimiento, pues no cabe hablar de incumplimiento".

El juzgado 36 de Madrid había fallado, en primera sentencia, a favor de Prisa, condenando a Mediapro al pago de más de 100 millones de euros. La Audiencia Provincial de Madrid, posteriormente, confirmó en parte esa sentencia y Prisa elevó entonces sus pretensiones de indemnización hasta los 320 millones. Finalmente, la sentencia del Supremo, contra la que no cabe apelación, estima el recurso de Mediapro y considera que la cláusula quinta del contrato contravenía las leyes de libre competencia.

La productora, que asegura que la primera sentencia "provocó el concurso de acreedores de Mediapro en junio de 2010", deberá abonar ahora 32 millones, que ya adeudaba antes de que Prisa le cortase la señal de los partidos. Una cantidad que resulta de las liquidaciones entre ambas empresas por la temporada 2006-2007, anterior al inicio del conflicto.