Público
Público

Estafa piramidal Condenado el 'Madoff español'  a más de 13 años de cárcel y multa de 300 millones

Germán Cardona Soler montó una gran estafa piramidal con la que captó dinero de 180.000 personas en diez países distintos

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:
El exresponsable de Finanzas Forex Germán Cardona Soler, conocido como el 'Madoff español'. EFE/Fernando Villar

El exresponsable de Finanzas Forex Germán Cardona Soler, conocido como el 'Madoff español'. EFE/Fernando Villar

Germán Cardona Soler, resopnsable de la firma Finanzas Forex y considerado el Madoff español, ha sido condenado a 13 años y 3 meses de cárcel, así como al pago de 300 millones de euros por la megaestafa piramidal que montó a base de promesas de grandes intereses, del 20 al 40% aunque incluso ofreció rendimientos de hasta el 100% en su propaganda.

El Madoff español empezó vendiendo teléfonos móviles en Aragón y, en sólo tres años, entre 2007 y 2010, montó una gran estafa piramidal con la que captó dinero de 186.000 personas en diez países distintos, a pesar de las alertas que lanzaron algunas autoridades de mercados de valores, como la CNMV.

Germán Cardona Soler captó 350 millones de euros con esta estafa piramidal que tenía siete niveles y corrió de boca a boca, de tal manera que llegó a captar 600 clientes al día en sus días de gloria.

Sólo invertía el 5% del dinero captado en su estafa; el resto lo destinaba a inmuebles a través de un complejo entramado societario con el que poseía bienes en Colombia (más de 30 inmuebles), Panamá, Estados Unidos y en distintas localidades españolas por valor de 81 millones de dólares.

Germán Cardona es condenado por la Audiencia Nacional a 13 años y 3 meses por los delitos de blanqueo de capitales, asociación ilícita, así como por el delito continuado de estafa agravado en concurso ideal con delito continuado de falsificación en documento mercantil.

El exresponsable de Finanzas de Forex, Germán Cardona Soler, durante su juicio en la Audiencia Nacional. EFE/Fernando Villar

El exresponsable de Finanzas de Forex, Germán Cardona Soler, durante su juicio en la Audiencia Nacional. EFE/Fernando Villar

La actual pareja del Madoff español, la pañanema Lina María Matilla, es condenada a 3 años de prisión por los delitos de blanqueo de capitales y asociación ilícita. Deberá pagar, además, una multa de 900.000 euros.

El tribunal absuelve en la sentencia, conocida este viernes, de dos colaboradores Marta María Vallejo y Santiago Fuentes.

La sección primera de la Sala de lo Penal ha dictado en la sentencia el comiso de los bienes, entre ellos los 107 millones de dólares en lingotes de oro que fueron incautados en Estados Unidos. Estos decomisos serán distribuidos entre los perjudicados, "verdaderos titulares" de esos bienes, según la sentencia.

La Fiscalía ha pedido una vistilla con el fin de solicitar su ingreso en prisión.

De Cuarte de Huerva a América

La sentencia relata cómo Germán Cardona comenzó en 2007 sus inversiones inmobiliarias en Cuarte de Huerva (Zaragoza) junto a su anterior pareja, que también ha sido juzgada y absuelta.

En menos de dos años, ya junto a su actual pareja, el Madoff español trasladó a América su “desplazamiento patrimonial” del dinero que iba captando y que desvió en inmuebles de varios países americanos.

La sentencia, dictada por la sección 1 de la sala de lo Penal, absuelve a los otros dos acusados, Marta María Vallejo y Santiago Fuentes.

Agresiva y engañosa publicidad

La Audiencia Nacional considera probado que Cardona creó la sociedad Finanzas Forex, en 2007, con la que desarrolló una "agresiva y engañosa publicidad" para ampliar su base de clientes, y poder así reembolsar a los primeros inversores con las aportaciones de los que llegaban con posterioridad.

Pero en ningún momento se distribuyó el beneficio obtenido mediante inversiones en oro, materias primas y divisas; tan sólo se repercutió un 5 % del dinero que efectivamente se transfirió al mercado de divisas.

Mediante esta "estafa piramidal", a los inversores se les ofrecía la posibilidad de convertirse en "promotores" y captar así a nuevos clientes; una vez convertidos en promotores, recibían premios en forma de viajes, cruceros, coches de lujo o bonos para la adquisición de vivienda.

Los acusados centraron su actividad entre marzo de 2007 y mayo de 2009 en Evolution Market Group (EMG), cuyo nombre comercial era Finanzas Forex, domiciliada en Panamá y presidida por Cardona.

A lo largo del proceso se ha desvelado que la organización captó fondos de miembros de las Fuerzas Armadas, la Policía y la Marina de Colombia, que regularmente viajaban desde Bogotá a Panamá para hacer ingresos en cuentas de Cardona, generalmente de menos de 10.000 dólares, cantidad máxima que no es preciso declarar.

Germán Cardona se dedicaba a la venta de telefonía móvil hasta que en marzo del año 2007 creó Finanzas Forex, para operar en el mercado de divisas.

La sentencia relata cómo desde una cuenta de una pequeña sucursal bancaria de Zaragoza, Cardona efectuó su primera inversión a través de un bróker en EEUU. El dinero se colocó en Panamá y en cuestión de meses él y su entonces compañera, con la ayuda de un informático que operaba desde Argentina y tres vicepresidentes ficticios empezaron a ingresar el dinero de pequeños inversores, seducidos bajo la promesa de obtener altísimos réditos en el mercado de divisas.

Sin embargo, en lugar de invertir el dinero de los inversores en el mercado Forex, los fondos se desviaron al mercado del oro, el mercado internacional de las materias primas (commodities) y a engrosar el patrimonio inmobiliario de los condenados. Mientras, los clientes estaban en la creencia de que obtenían sustanciosas ganancias, que comprobaban a través de una página web donde se les facilitaba movimientos ficticios y certificados de inversión.

Estafa piramidal con siete niveles

A lo largo de 180 folios los magistrados detallan que nunca se distribuyó de manera efectiva el beneficio obtenido por los condenados, o se hizo en cantidades ridículas” y la sentencia fija en un 5% el dinero transferido realmente al mercado de divisas.

Para incrementar los clientes, los acusados desplegaron una intensa publicidad en internet. También organizaban convenciones en hoteles de todo el mundo donde los tres vicepresidentes ficticios “ aparentaban solidez al grupo” y otro de los acusados, Santiago Fuentes Jover, impartía las conferencias para captar clientes, que a su vez arrastrarían nuevos inversores, “ sirviéndose de su círculo familiar o social” bajo la promesa de obtener altos rendimientos de beneficio: hasta el 20 % mensual en el Plan de inversión más conservador y hasta el 40%, en el llamado Plan variable, todo ello en el mercado de divisas “ Forex”.

Pirámide de siete niveles

La pirámide tenía siete niveles y a los inversores se les ofrecía la posibilidad de convertirse en “ promotores” para ir subiendo de nivel y de este modo recibían comisiones del 0’50% de las cantidades aportadas por los nuevos clientes captados. Quien llegaba a los niveles más altos se beneficiaba de los premios.

La sentencia, que ha tenido como ponente al magistrado Fermin Echarri,
detalla la operativa para captar el dinero de 180000 clientes en más de 100 países en poco más de dos años, al tiempo que los dos principales acusados desviaban gran parte de ese dinero para su enriquecimiento personal.

El Madoff español continuó con su dinámica delictiva incluso después de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) advirtiera en abril de 2008 que Finanzas Forex no estaba autorizada en España para llevar a cabo labores de captación de inversores. Para entonces la empresa registraba un crecimiento diario de 600 clientes.

Colapso interno

La sentencia rechaza la tesis de la defensa de que la empresa sucumbió por la intervención de las autoridades norteamericanas ya que “ el negocio llevaba en su lógica interna su propio colapso, anunciado por la existencia de constantes pérdidas y fracasos de las inversiones, y ello a pesar del ingente capital atraído, y con anterioridad a la citada actuación de las autoridades estadounidenses”.

La sala analiza todos los rasgos del negocio piramidal para concluir que los hechos juzgados encajan en este tipo de conducta que debe tipificarse como estafa agravada por la cuantía de lo defraudado a pequeños ahorradores y el dolo defraudatorio, en tanto que los acusados actuaron durante varios años, superponiendo unas operaciones con otras y siendo conscientes de “ la falta de sentido económico del negocio, porque producía mayormente pérdidas, ya que las cantidades realmente obtenidas no eran destinadas a la finalidad acordada contractualmente, sino a diversos negocios de carácter privado, con la única finalidad de enriquecerse con el dinero ajeno”.

Los jueces también concluyen que los dos condenados cometieron delito de asociación ilícita porque junto con otras personas que no han sido juzgadas constituyeron una estructura material permanente para llevar a cabo una serie de actividades ilícitas, a través de un complejo entramado de personas jurídicas erradicadas muchas de ellas en paraísos fiscales.

La Sala acuerda la disolución de la mercantil “ EMG” ya que una vez declarada la ilicitud de la asociación , explican los magistrados, “sería incompatible su permanencia o subsistencia en la sociedad”.