Público
Público

La crisis catalana podría restar hasta 12.000 millones al PIB español

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) que la incertidumbre por el conflicto institucional puede tener "un impacto entre 0,4 y 1,2 puntos porcentuales del PIB en 2018"

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:

Pegatinas de la bandera española y de la estelada, a la venta en una tienda en Barcelona. REUTERS/Gonzalo Fuentes

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) se sumó el miércoles al torrente de instituciones y organismos que están advirtiendo de las adversas consecuencias de la incertidumbre en Catalunya sobre la economía nacional y dijo que su efecto sobre el PIB podría llegar a los 12.000 millones de euros si se prolonga en el tiempo.

"La AIReF ha estimado que el componente común para el conjunto de la economía española del shock de incertidumbre tiene un impacto entre 0,4 y 1,2 puntos porcentuales del PIB en 2018, dependiendo del grado de permanencia del escenario estresado, por lo que el escenario oficial presenta riesgos a la baja", dijo.

Aunque mantiene la previsión de que el crecimiento este año superará el 3% gracias a la inercia y a las exportaciones, el gobierno anunció el lunes en sus proyecciones remitidas a Bruselas un recorte de las proyecciones de PIB para 2018 en tres décimas al 2,3% por la crisis en Catalunya.

"El impacto de la incertidumbre asociada a la situación en Catalunya incorporado a las previsiones oficiales, entre 3-4 décimas del PIB, es prudente y parece contemplar un escenario en el que la crisis institucional sea de relativa corta duración", dijo la AIRef.

Añadió que el efecto trasladado al deterioro del saldo presupuestario comprometería también el cumplimiento del objetivo de déficit para 2018.

Vista general del puerto y del área industrial de Barcelona. REUTERS/Gonzalo Fuentes

La crisis secesionista de Catalunya alcanzó esta semana nuevas cotas tras la detención de dos de los responsables de movimientos sociales independentistas y la negativa del gobierno catalán a responder a un requerimiento del gobierno central para aclarar si ha declarado la independencia unilateral y en caso afirmativo a retractarse.

El jueves vence el segundo plazo para que la Administración catalana responda al requerimiento, aunque miembros de su gabinete dijeron la víspera que no modificarán su postura lo que activaría la adopción de medidas extraordinarias de intervención por parte del gobierno central.

Entretanto, 700 empresas han trasladado su sede fuera de Catalunya en las últimas semanas por la incertidumbre sobre posibles derivas regulatorias.

El impacto económico de la incertidumbre política lleva afectando a las bolsas durante semanas y generando un creciente interés internacional mientras las posibilidades de una salida negociada parecen alejarse a la vista de los últimos sucesos judiciales y políticos.