Público
Público

La crisis del sexto banco español Draghi califica de "oportuna" la intervención de Popular por la fuga de depósitos

Las autoridades españoles y de la UE preparaban la venta del banco desde el sábado ante el temor de que no encontrase compradores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del BCE, mario Draghi, de pie junto al goobernador del Banco Central de Estonia, Ardo Hansson, y el vicepresidente del BCE, el portugués Vitor Constancio, antes de la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno de la entidad en Tallin. REUTERS/Ints Kalnins

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, destacó la "oportunidad" con la que el Mecanismo único de Supervisión y la Junta Única de Resolución (JUR) actuaron en la resolución de Banco Popular, después de que el banco central advirtiera sobre su inviabilidad a consecuencia del problema de liquidez desencadenado por la fuga de depósitos sufrida por la entidad española, que acabó siendo vendida al Santander.

"Apreciamos la oportuna intervención", dijo Draghi en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE en Tallin, la capital de Estonia, subrayando el principio de la institución de "no comentar casos de entidades concretas".

Tras cederle la palabra al vicepresidente del BCE, el portugués Vítor Constancio, éste añadió que las razones que forzaron la intervención del Popular estuvieron relacionados con un problema de liquidez.

"Hubo una fuga de depósitos y un problema de liquidez", precisó el banquero portugués, quien subrayó que el papel del BCE en el caso del Popular se limitó a declarar que la entidad no era viable y trasladar este dictamen al Mecanismo Único de Resolución (MUR).

El presidente del BCE, Mario Draghi, durante la rueda de prensa en Tallín (Estonia). REUTERS/Ints Kalnins

"Las razones que desencadenaron esta decisión estuvieron relacionadas con problemas de liquidez. Hubo una fuga de depósitos. No era cuestión de evaluar la evolución de la solvencia, sino el problema de la liquidez", señaló. "Nuestro papel como BCE era simplemente la declaración de que el banco por razones de liquidez estaba cayendo o probablemente iba a caer", explicó.

Cuestionado sobre la decisión de adjudicar la entidad al Santander, Mario Draghi reiteró que una vez declarada la inviabilidad del Popular el papel del BCE había concluido y no participó en el resto del proceso.

Desde Bruselas, por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, ha afirmado este jueves que la resolución de Banco Popular y su venta a Banco Santander es "un examen que se ha aprobado con éxito", al mismo tiempo que ha destacado que se adoptó "bajo fuertes limitaciones de tiempo".

Bruselas dice que la resolución del Popular es "un examen que se ha aprobado con éxito"

"Fue la primera vez que se resuelve un banco bajo el Mecanismo Único de Resolución (MUR) en la Unión Bancaria. Se hizo durante la noche, bajo fuertes limitaciones de tiempo y creemos que este examen se ha aprobado con éxito", ha subrayado en una rueda de prensa el político letón.

"Vemos que tras la decisión de resolución, que incluye la venta de Banco Popular a Banco Santander, el banco fue capaz de continuar completamente con sus actividades de negocio y los clientes de Banco Popular siguieron siendo atendidos sin interrumpir la economía. Creemos que fue un ejemplo exitoso del primer uso del MUR", ha insistido.

Preguntado por el hecho de que Popular había aprobado los últimos test de estrés a los que fue sometido, el vicepresidente de la Comisión Europea ha defendido que los supervisores tuvieron que "reaccionar e intervenir" debido al "deterioro" en las últimas fechas "tanto en términos de liquidez como del precio de las acciones" de la entidad.

Desde el sábado

Por su parte, fuentes del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) han explicado que las autoridades de la Unión Europea dieron mandato al fondo de rescate español para comenzar a preparar el procedimiento de resolución y posterior venta de Banco Popular el pasado sábado ante el temor de que el procedimiento de venta privado, previsto para concluir el próximo 10 de junio, culminase sin comprador.

El objetivo de iniciar el procedimiento de venta antes de concretarse la inviabilidad de Banco Popular era que las autoridades correspondientes (Junta Única de Resolución y Frob) estuviesen preparadas ante una situación de insolvencia en Banco Popular que obligase a construir el proceso con extrema urgencia, tal y como sucedió finalmente.

Para ello, el Frob colaboró con Popular y tuvo acceso a los datos (Virtual Data Room) ofrecidos a las entidades interesadas en una potencial adquisición de la entidad, lo que permitió agilizar la operación, una vez que el Banco Central Europeo (BCE) declaró la inviabilidad del banco el martes por la tarde.

El Frob asegura que el Santander no tiene ningún blindaje por la compra del Popular

El acceso a esta información determinó que a fecha de 5 de junio Banco Popular disponía de 60.347 millones de euros en depósitos, de los que 35.410 millones de euros correspondían a depósitos inferiores a 100.000 euros, aunque las fuentes precisaron que estos datos no son comparables con los recogidos en el balance de la entidad a cierre del primer trimestre.

La necesidad de proteger a los depositantes para garantizar la estabilidad financiera fue el factor principal que llevó a las autoridades a proceder a la amortización tanto de las acciones de Popular como de los bonos convertibles contingentes (CoCos) y la deuda subordinada en el marco del procedimiento de venta, explicaron las fuentes oficiales del Frob.

Además, el Frob ha aclarado que el acuerdo alcanzado por las autoridades de resolución con Banco Santander no incluye ninguna garantía ni ningún esquema de protección de activos, por lo que deberá ser el propio banco el que resuelva los posibles procedimientos legales derivados de la operación.

En este sentido, las fuentes del Frob han incidido en que en el procedimiento de venta no ha habido ninguna ayuda pública, ni contingencia ante impactos legales potenciales.