Publicado: 06.10.2016 12:01 |Actualizado: 06.10.2016 18:32

Recarte, en el juicio por las black:
"Me dijeron que no me preocupara y que no le diera más vueltas"

El economista y exconsejero de Caja Madrid elegido por el PP ha confesado que utilizó la tarjeta opaca tras el cese de cu cargo. Rodolfo Benito Valenciano, exconsejero de CCOO, ha declarado que los acusados no son culpables de la crisis económica de Bankia.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Imagen del monitor de la sala de prensa de la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, con la declaración del exconsejero de Caja Madrid Alberto Recarte, en el juicio de las polémicas tarjetas "opacas" de la citada entidad. EFE/J.J. Guill

Imagen del monitor de la sala de prensa de la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, con la declaración del exconsejero de Caja Madrid Alberto Recarte, en el juicio de las polémicas tarjetas "opacas" de la citada entidad. EFE/J.J. Guillén

MADRID.- Alberto Recarte García Andrade ha sido el segundo de los acusados en pasar por el banquillo de la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares en la sexta sesión del juicio por las tarjetas black. El que fuera consejero desde 1995 hasta 2010 ha relatado que Blesa le explicó el uso de los plásticos y lo que podía y no podía hacer: "No podía superar el límite y no era necesario entregar factura de los gastos que realizara con ella".

El exconsejero propuesto por el PP ha confesado que gastaba dos tercios del saldo disponible para gastos de representación y disponía libremente del resto para gastos personales. "Me dijeron en todo momento que no me preocupara por nada, pero yo sabía que algo estaba mal. Pregunté a la entidad si tributaban los gastos cargados a los plásticos. De la Torrre me dijo que no me preocupara y que no le diera más vueltas".



Recarte ha reconocido el uso de la visa una vez cesado el cargo, ya que según él, le dijeron que podía usarla durante dos o tres meses más y que no tenia darse de baja.

Como el resto de acusados que han comparecido hasta ahora, el exconsejero no ha reconocido los gastos de la hoja de cálculo. "Hay muchos errores, duplicidades, anotaciones erróneas... Y Bankia no ha modificado nada".

El Ministerio Público pide una pena de cuatro años de prisión y una multa de nueve meses con una cuota diaria de 300 euros por apropiación indebida en grado continuado. Recarte gastó 139.900 euros en en restaurantes, hoteles, viajes y en productos de golf y caza.

Rodolfo Benito Valenciano: "No somos culpables"

El exconsejero desde 2003 hasta 2010 de Caja Madrid, Rodolfo Benito Valenciano, ha sido el primer acusado que ha declarado ante el tribunal presidido por Ángela Murillo, ante la Fiscalia Anticorrupción y ante su letrado.

El sindicalista de CCOO ha relatado que el secretario general de la caja, Enrique de la Torre, le propinó la visa opaca. Y ha añadido: "Blesa es el que tiene la competencia con relación a las tarjetas y el que establece los criterios de las mismas. Ya le dije que en ningún momento el Consejo de Administración tomó ningún tipo de decisión sobre este tema".

El exconsejero no ejecutivo ha hablado de sus gastos y considera que están totalmente vinculados a las actividades que realizó. "Nunca he utilizado el término gastos de representación, sino el de gastos vinculados a mi actividad como consejero".

Sostiene que la hoja Excel no es un extracto bancario porque no tiene saldos iniciales, medios, ni finales. "Como comprenderá, no los podemos reconocer". Además, Valenciano ha insistido en que le clonaron la tarjeta. Tampoco ha reconocido sus gastos: "Nunca he comprado en una joyería, no he pernoctado en hoteles de Madrid porque yo vivo aquí. Además, nunca he estado en Bolivia".

Ha afirmado que nunca ha podido mirar sus gastos. Y que nunca ha podido sacar en efectivo porque no tenía el pin. "Si yo llego a saber que la tarjeta era opaca, yo incluso lo hubiera denunciado. Por eso, que me expliquen por qué se le dice black, si nosotros pagábamos IVA".

"Esto es un totum revolutum interesado por parte de Bankia y el FROB. Ni muchos menos tenemos la culpa de la crisis económica de la entidad", ha acuñado indignado.

La Fiscalía Anticorrupción pide para el que fuera consejero de la entidad una pena de cuatro años de prisión y una multa de nueve meses con una cuota diaria de 300 euros por apropiación indebida en grado continuado. Gastó 140.500 euros.

En último plano el antiguo miembro del consejo de administración de Caja Madrid en representación de CCOO, Rodolfo Benito. EFE/Chema Moya

En último plano el antiguo miembro del consejo de administración de Caja Madrid en representación de CCOO, Rodolfo Benito. EFE/Chema Moya

José María Arteta Vico: "Esto no puede ser posible"

El exconsejero de la entidad bancaria nombrado por el PSOE, José María Arteta Vico, ha declarado que entendió que la visa opaca tenía un carácter remuneratorio, por eso la utilizó para gastos con la entidad, como los pagarés de los créditos. También, hizo uso de ésta para comprarse la ropa "acorde con el puesto que desempeñaba en el Consejo de Administración".

Ha manifestado que tiene apuntado más de 200 anotaciones erróneas en el Excel. A continuación, ha expuesto varios ejemplos de cargos en distintos lugares y a la misma hora. "Esto no puede ser posible".

Asimismo, ha afirmado que el presidente de la entidad de entonces, Miguel Blesa, era el emisor de las tarjetas y por lo tanto, "sabía lo que pasaba". "El Consejo de Administración nunca ha decidido nada sobre este asunto", ha zanjado.

Por apropiación indebida en grado continuado, el fiscal pide una pena de un año de prisión, una multa de seis meses con una cuota diaria de 300 euros e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y para el ejercicio de la actividad bancaria. Gastó con plásticos opacos 138.900 euros.

Pedroche: "No  siempre  era necesario gastar el saldo de la tarjeta"

El exconsejero de Caja Madrid Jesús Pedroche, que ha declarado después de Arturo Fernández, ha asegurado que no recuerda haber formado parte de la comisión de retribuciones de la entidad y desconoce por lo tanto un dossier fechado en 2012 donde aparecen desglosadas las remuneraciones brutas percibidas por el consejo de administración.

El expresidente de la Asamblea de Madrid ha reiterado durante la vista oral que se sigue por el uso de tarjetas opacas en Caja Madrid, que no recuerda haber formado parte de dicha comisión, pese a que su nombre figura en varias de las actas.

También ha explicado que los documentos o informes que se veían en las comisiones, como el mencionado durante el interrogatorio por Alejandro Luzón, "nos venían dados por los departamentos afectados por la entidad".

Tampoco recuerda quién le entregó la tarjeta, aunque ha relatado que su interlocutor "siempre fue el secretario general", por lo que pudo ser que se la entregara quien entonces ejercía esa función, De la Torre, que se la encontrase en la mesa del consejo o que la recibiera por correo, pero no lo recuerda.

Ha confesado que a los pocos días de ocupar el cargo recibió instrucciones de Enrique de la Torre, aunque "no fue una comunicación demasiado formal, entendí de manera indubitada que era para mis gastos, que podía disponer libremente de ella y que no era necesaria la justificación de ninguno".

Al igual que el resto de acusado, Pedroche ha señalado que no disponía de los extractos correspondientes a su tarjeta. Además, ha admitido que en 2007 solicitó a la entidad una copia de los mismos, que le permitió contrastar que lo que incluía la entidad no coincidía con su propia contabilidad personal. Tampoco ha reconocido los gastos incluidos en el Excel.

Considera que "no siempre era necesario gastar el saldo de la  tarjeta", y para resolver dudas sobre su funcionamiento ordinario se dirigía a una secretaria que asistía a los consejeros en este sentido.

Se enfrenta a una pena de un año de prisión, una multa de seis meses con una cuota diaria de 300 euros e inhabilitación especial por falsedad contable con el fin de captar inversión y apropiación indebida. Gastó 132.190 euros en arte sacro, restaurantes, gasolina y bolsos de Loewe.

Mercedes Rojo Izquierdo: "Estaba muy nerviosa por el 'escandalazo'".

La consejera de Caja Madrid desde el 2006 hasta el 2012, Mercedes Rojo Izquierdo, ha señalado, tras las declaraciones del exconsejero de UGT Gonzalo Martín Pascual y el exvicepresidente propuesto por PP Francisco José Moure, que el secretario general le entregó una tarjeta Visa Plata, como al resto. Le dijo que era para su uso personal de libre disposición. Acto seguido, le preguntó sobre los justificantes, a lo que De la Torre le respondió que no hacía falta. "Nadie me dijo nada", ha asegurado. Además, ha detallado que le hizo hincapié en que su límite era de 25.000 euros anuales, cantidad que "procuraba" gastar.

También, ha comentado que hizo en su día unas declaraciones complementarias sobre las retribuciones de las tarjetas porque "estaba muy nerviosa por el escandalazo".

El Ministerio Público pide una pena de cuatro años de prisión y una multa de nueve meses con una cuota diaria de 300 euros por apropiación indebida en grado continuado. Gastó 119.300 euros.

Azcona: "Siempre confié en los profesionales de Caja Madrid y Bankia"

"Me dijeron que lo gastara con prudencia y que lo utilizara para comidas, viajes al Consejo de Administración u otras acciones vinculadas con la caja". Así ha respondido el consejero propuesto por CCOO, Juan José Azcona, a la pregunta del fiscal Alejandro Luzón.

Ha llevado una copia de los ejemplares de los gastos, a modo de justificante, para demostrar los pagos efectuados. Cuando le llevó estos documentos, le dijeron que ellos ya lo tenían. "Este papelito era suficiente para justificar lo que gasté".

Ha señalado que nunca le hablaron de un límite anual, sino un límite mensual de 2.500 euros, y que nunca había gastado más del 30%.

"Siempre confié en los profesionales de Caja Madrid y Bankia, por eso nunca me preocupé por lo que estaba pasando",  ha zanjado.

El fiscal solicita una pena cuatro años de prisión y una multa de nueve meses con una cuota diaria de 300 euros por apropiación indebida continuada. A pesar de sus palabras, el exconsejero gastó 99.300 euros.

Bedía Pérez: "Con las explicaciones del secretario, yo me conformaba"

Tras la declaración del exconsejero propuesto por el PSOE Jorge Gómez Moreno y de Gerardo Díaz Ferrán, el siguiente en ocupar el puesto de los acusados ha sido Pedro Bedía Pérez que, junto a Estanislao Rodríguez-Ponga, fue consejero no ejecutivo de Caja Madrid.

Ha puesto en tela de juicio la hoja de Excel y ha asegurado que conocía la existencia y  el uso de la tarjeta, pero no el origen. "Con las explicaciones que me daba el secretario, yo me conformaba". Además, ha alegado que antes de él, las tarjetas habían sido usadas por mucha gente, por lo que no dudaba de su legalidad.

El fiscal pide para el que fuera elegido por CCOO una condena de cuatro años de prisión y una multa de nueve meses con una cuota diaria de 300 euros por apropiación indebida en grado continuado. Gasto en tarjeta: 78.200 euros.

Yruegas Moro: "Yo lo interpreté como un complemento retributivo"

Darío Fernández Yruegas Moro, consejero de la entidad desde 1996 hasta 2006.  Ha declarado que, cuando le dieron la tarjeta, le advirtió que tenía que respetar los límites. "Yo lo interpreté como un complemento retributivo". 

También, ha dicho que ha utilizado el dinero para todo lo que consideraba gastos de la empresa. No recuerda el límite que le impusieron, pero sí ha admitido que "no gastaba por gastar".

La Fiscalía pide para el exconsejero de Caja Madrid la pena de condena de cuatro años de prisión y una multa de nueve meses con una cuota diaria de 300 euros por apropiación indebida en grado continuado. Gasto en tarjetas: 69.800 euros.

Luis Blasco Busqued: "Procuraba no sobrepasar ese límite"

Luis Blasco Busqued, actual presidente de Telefónica Argentina y vocal de la Junta directiva del Real Madrid que preside Florentino Pérez, ha confesado que tenía un límite de 25.000 euros al año, pero siempre "procuraba no sobrepasar ese límite". No ha reconocido los gastos y ha asegurado que hasta que no "disponga de un justificante que asegure a ciencia cierta lo que se ha gastado, no los va a reconocer".

El fiscal solicita para el esconsejero una condena de dos años y seis meses de prisión una multa de seis meses con una cuota diaria de 300 euros e inhabilitación especial por apropiación indebida. Gasto en tarjetas: 47.700 euros. Ha devuelto 51.700 euros.

Pablo Abejas Juárez: "Utilizaba la tarjeta según las directrices"

El que fuera exconsejero y presidente de la Comisión de Control de Caja Madrid, Pablo Abejas Juárez, ha manifestado que le dieron la tarjeta para los gastos, dietas, seguros sanitarios y de salud y una bonificación. "Interpreté que las dietas eran para indemnizarte por la asistencia a las reuniones, ya que exigía mucho trabajo". Tenía un límite anual de 25.000 euros, que aumentó cuando pasó a ser presidente.

Nunca se reunió con nadie para que le diera la tarjeta, ha asegurado. Tampoco recibió ninguna comunicación acerca de los gastos. Además, ha alegado que nunca ha administrado la caja y nunca ha tenido un condicionante para usar los plásticos. "Utilizaba la tarjeta según las directrices que me dieron".

El fiscal pide la pena de dos años y seis meses de prisión, una multa de siete meses con una cuota diaria de 300 euros e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y para el ejercicio de la actividad bancaria por apropiación indebida en grado continuado. Gastó 246.700 euros.

Rubén Cruz Orive: "Hay gastos duplicados"

El exconsejero Rubén Cruz Orive ha declarado que Vicente Espinosa le dio la tarjeta en un mostrador. Le dijo que era para gastos de libre disposición como compensación y esfuerzo dedicado a la caja. Además, le aseguró que no tenía que justificar los gastos y le habló de un límite mensual que fue aumentando en los años posteriores (de 20.000 euros a 25.000 euros).

Como se ha reiterado a lo largo de las sesiones de interrogatorios, Orive no reconoce los gastos. "Hay gastos duplicados y muchos conceptos que no están bien definidos", ha añadido.

Caja Madrid nunca le hizo ninguna reclamación ni se ha puesto en contacto con él. Por su parte, el exconsejero se ha puesto en contacto con la entidad para que me devuelva los 1.000 euros de las acciones que "no cree que se los reintegren", ha detallado.

El Fiscalía solicita la pena de dos años y seis meses de prisión, una multa de siete meses con una cuota diaria de 300 euros e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y para el ejercicio de la actividad bancaria por apropiación indebida en grado continuado. Gastó 233.750 euros en restaurantes, supermercados, gasolina e instrumentos musicales.