Público
Público

Pensiones El déficit de Seguridad Social fue de 16.800 millones en 2017

El gasto en pensiones creció en 280 millones el año pasado, circunstancia compensada por el superávit en las mutuas de trabajo.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, junto a Celia Villalobos (d) durante su comparecencia hoy en la Comisión del Pacto de Toledo junto a la presidenta de dicha comisión, Celia Villalobos. | BALLESTEROS (EFE)

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, adelantó este miércoles los datos del déficit de la Seguridad Social (incluido el FOGASA y las mutuas de trabajo) en 2017 durante su comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo: 16.800 millones de euros, un 1,47% del PIB. Pese a que la ministra sacó pecho y presumió de que en términos relativos la Seguridad Social cerró en 2017 con un déficit menor al del año anterior —lo cual no deja de ser cierto—, si se tiene sólo en cuenta el gasto en pensiones, la diferencia entre ingresos y gastos creció en casi 300 millones respecto a 2016.  

Báñez puso el énfasis en que por primera vez desde el inicio de la crisis, allá por el año 2008, el sistema público cierra un ejercicio con una reducción del déficit con respecto al año anterior. Báñez destacó que si en 2016 el déficit de la Seguridad Social alcanzó un 1,7% del PIB, el de 2017 estará en el entorno del 1,5% según sus previsiones. 

Durante su comparecencia en la comisión, a la que acudió para explicar la evolución del sistema público, Báñez celebró haber empezado a "revertir el deterioro" del déficit y haber "iniciado el camino de vuelta al equilibrio financiero". Pero lo cierto es que aún se está lejos de eso: las previsiones de déficit para los próximos años rondan la media de 15.000 millones de euros anuales. 

Otra cosa es que los 'números rojos' sean menores: "Este menor déficit se va a producir también en 2018", dijo Báñez.

La ministra atribuyó la mínima reducción del déficit a la fortaleza de los ingresos de la Seguridad Social, pues dijo que, por primera vez desde 2008, los ingresos por cotizaciones en el Régimen General aumentaron por encima del gasto en pensiones, un 5,3% frente al 3%, a pesar de tener un millón de afiliados menos. Báñez retorció las cifras: el gasto creció menos que los ingresos, sí, pero es que el nivel de gasto lleva muchos años MUY por encima de los ingresos

La ministra subrayó que los ingresos por cotizaciones permiten abonar el 94% de las pensiones que recoge el sistema y que este porcentaje de cobertura supone 1,5 puntos más que el porcentaje de 2016. En total, el sistema ingresó por cotizaciones 109.166 millones de euros.

Al menos Báñez reconoció algo aunque luego el Gobierno no lo aplique: "No se pueden mejorar los ingresos por cuotas si el empleo creado es precario" recalcando que el aumento en cotizaciones es casi dos puntos superior al incremento de afiliación. Insuficiente también. 

"El giro en 180 grados en el mercado laboral ha llegado a la Seguridad Social", dijo en tono grandilocuente Báñez. 

Además, de cara al 2018 dijo que el déficit del sistema de pensiones se situará en el 1,47% del PIB mientras que el objetivo de todo el sistema de la Seguridad Social es del 1,1%