Público
Público

Deoleo estudia reducir capital tras incurrir en causa de disolución

La aceitera cierra el año 2016 en números rojos al sumarse a las dificultades operativas un elevado deterioro patrimonial y el cambio de la normativa fiscal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Línea de embotellado del aceite Carbonell, una de las marcas de Deoleo.

Línea de embotellado del aceite Carbonell, una de las marcas de Deoleo.

La presidenta del grupo aceitero Deoleo dijo el jueves que entre las medidas que estudia para salir de la causa de disolución motivada por el desfase patrimonial tras las abultadas pérdidas de 2016 se encuentra una reducción de capital, a la que podría seguir una ampliación de menor cuantía.

Deoleo, que lleva meses luchando para mejorar la baja rentabilidad de su negocio, anunció el martes unas pérdidas de 179 millones de euros al sumarse a las dificultades operativas un elevado deterioro patrimonial y el cambio de la normativa fiscal.

"La legislación nos da dos meses para tomar una decisión, que se presentará a la junta de accionistas (...) Creo que se puede hacer una reducción de capital, pero en paralelo se podría hacer una ampliación de menor tamaño", dijo Rosalía Portela, presidenta de Deoleo, en un encuentro con medios de comunicación en Madrid. No obstante, Portela hizo hincapié en que el ajuste patrimonial viene motivado por cuestiones contables y que el grupo sigue contando con fondos para su negocio.

Portela, acompañada por el consejero delegado Pierluigi Tosato, dijo que dado que hay que convocar una junta ordinaria próximamente, que prevén celebrar en mayo, podrían aprovechar para aprobar las medidas sobre el capital.

El accionariado de Deoleo está dominado por el fondo de inversión CVC Capital Partners con un 50% del capital, además de otras cajas, como Unicaja (11 por ciento), grupo la Caixa con un 5,2 por ciento, Kutxa con un 4,8 por ciento o BBVA con el mismo porcentaje.

Despidos y reducción de sobrecapacidad

Dentro del plan de reestructuración, que incluye un expediente de regulación de empleo sobre el 14% de la plantilla que ha llevado a los sindicatos a convocar paros en los primeros días de marzo, Deoleo ha reducido de cuatro a dos su número de fábricas, que en total producían a menos de la mitad de su capacidad.

Una de las plantas, la de Antequera, la ha vendido a la cooperativa Decoop y la otra, la italiana Inveruno, sobre la que inicialmente planeaba el cierre, quiere alquilarla a una empresa italiana que produce aceite de semillas orgánicas, que luego comercializará Deoleo, explicó Tosato.

Además, Deoleo está trabajando en racionalizar su portafolio, concentrarse en un aceite de calidad y en mercados donde la rentabilidad es mayor, como Estados Unidos, o mercados emergentes donde habrá una explosión de la clase media. "En México, India o China el potencial del aceite es brutal porque la clase media va a crecer mucho. Y en estos mercados las marcas son importantes", dijo Tosato.

Sin embargo, en España, donde las marcas blancas acumulan una cuota de mercado del 68% y el aceite suele ser producto gancho de la distribución, Deoleo consigue el mismo valor que en el mercado estadounidense pero con un volumen tres veces mayor, dijeron sus responsables.

El grupo dijo que había revisado también su estrategia de compras porque "había estado demasiado lejos del campo, los agricultores y las cooperativas", y considera que hay que estar cerca para poder hacer frente a las fluctuaciones de los precios. "Eramos considerados como un ministerio en Madrid", dijo Tosato.

Deoleo ve un alto potencial en el mercado del aceite de oliva, que sólo supone un 5% de las ventas de grasas vegetales en volumen, pero un 18% en valor.