Público
Público

Desigualdad La brecha entre las pensiones de hombres y mujeres se ha ensanchado durante la crisis

Al término de 2016, ellas percibían una media de 414 euros mensuales menos. La desigualdad salarial se perpetúa tras la jubilación.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4
Comentarios:

Un grupo de mujeres y hombres mayores conversa en una calle de Madrid. AFP/Gerard Julien

La pensión media de jubilación ha crecido durante la crisis, debido fundamentalmente a la incorporación de nuevos perceptores que habían cobrado y cotizado más a lo largo de su vida laboral. Sin embargo, esa subida ha sido mucho menor en el caso de las mujeres que en el de los hombres, con lo que se ha ensanchado una brecha que a 31 de diciembre era de 414 euros mensuales (el 31,1%).

Según las estadísticas oficiales del Ministerio de Empleo, la pensión media de jubilación del Régimen General de la Seguridad Social se situaba en 1.029 euros mensuales a finales de 2008, nada más estallar la crisis económica. Ocho año más tarde, la cifra se había incrementado hasta alcanzar los 1.195 euros.

Tanto la pensión media de los varones como la de las mujeres aumentaron en ese periodo, pero no en la misma proporción. La de los hombres pasó de 1.104 a 1.332 euros, lo que representa una mejora del 20,7%. Mientras tanto, la de las mujeres creció bastante menos, un 16,5% (de 787 a 918 euros mensuales).

Al iniciarse la crisis, entre las pensiones medias de uno y otro sexo había una diferencia del 28,7%, y de ese orden siguió siendo hasta 2011. En los dos años siguientes, coincidiendo con la primera mitad de la legislatura de la mayoría absoluta de Rajoy, la brecha se abrió abruptamente (29,6% en 2012 y 32,6% en 2013), aunque luego comenzó un suave descenso.

En 2014 bajó al 32,2%; en 2015, al 31,7%, y en 2016, al 31,1%. Aun así, el terreno perdido no se ha recuperado del todo, y a día de hoy la situación de las pensionistas, en comparación con la de los hombres, es todavía peor que la que existía en 2008.

Una de las razones de ese fenómeno es la tardía incorporación de la mujer al mercado laboral, que explica también el hecho de que a 31 de diciembre de 2016 sólo hubiera 1.334.229 con derecho a pensión de jubilación del Régimen General, frente a 2.708.555 hombres; es decir, más del doble.

Otra causa de la penalización de la mujer cuando deja de estar laboralmente activa estriba en las desigualdades salariales de que son víctimas durante su vida laboral. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las mujeres cobraban de media 19.744 euros en 2014, y los hombres, 25.727, un 30% más.