Público
Público

El desplome del Banco Popular en bolsa sigue por tercer día consecutivo

El presidente de la entidad, Emilio Saracho, tiene previsto reunirse este martes con los responsables del BCE en Fráncfort

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Un hombre utiliza un cajero de una oficina del Banco Popular en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

El via crucis del Banco Popular en bolsa continúa por tercera sesión consecutiva. Los títulos del banco que preside Emilio Saracho caen este lunes más de un 10%, la mayor caída del Ibex 35 español y del índice Stoxx 600 que recoge los principales valores de los mercados europeos.

El valor de la acción de Popular perdió casi un 38% por ciento la semana pasada, después de dos sesiones negras el jueves y el viernes, por las dudas de si encontrará un comprador o podrá llevar a cabo una multimillonaria ampliación de capital para fijar su balance, sobre el que pesan 37.000 millones de euros de activos no productivos mayoritariamente asociados al ladrillo.

Los títulos del banco han iniciado la semana al alza, con unas ganancias del 4,6% en las primeras negociaciones en la bolsa. Pero a los pocos minutos invertía la tendencia, hasta anotar unas pérdidas de cerca del 15%. Luego las pérdidas se han ido moderando levemente, para moverse en el entorno de los 0,36 euros, lo que implica una depreciación del 12%

En las ultimas cuatro sesiones celebradas en el parqué madrileño, las acciones de Popular han perdido el 44% de su valor. La capitalización bursátil se sitúa ligeramente por encima de los 1.500 millones (el martes pasado estaba en 2.700 millones). En los últimos doce meses, el descenso se extiende hasta el 77%.

El presidente de Banco Popular, Emilio Saracho, y su consejero delegado, Ignacio Sánchez-Asiaín, se reúnen este martes con autoridades del Banco Central Europeo en Fráncfort para tratar la delicada situación de la entidad.

Esta reunión entre responsables del banco y la institución presidida por Mario Draghi estaba prevista antes de que se produjeran los últimos acontecimientos que han afectado al banco, que este lunes ha retomado sus abultadas caídas en Bolsa. Precisamente, el BCE está llevando a cabo una inspección a Popular como parte de su programa ordinario de supervisión.

En la reunión de mañana con el BCE, los responsables del Popular podrían solicitar al supervisor un refuerzo de su posición de liquidez, si se viera debilitada por las posibles retiradas de depósitos de la entidad, que en mayo alcanzó una ratio de liquidez del 146% y cumplía con todos los requisitos regulatorios. A 31 de marzo de este año, los recursos propios de Popular ascendían a 10.777 millones de euros, al tiempo que la ratio de capital total se situaba en el 11,91%.

Además, Reuters informó a principios de la semana pasada de que uno de los organismos de supervisión bancaria europea había advertido a las autoridades comunitarias de que Popular podría necesitar una resolución ordenada si no encuentra comprador, según un alto cargo de la UE.

Carta a los directivos

Saracho ha enviado una carta a los directivos del banco en la que defiende que la entidad  solvente, al tiempo que les pide  calma y confianza. El presidente del Popular,  que asumió el cargo en febrero, dice en su carta que el banco continuaría buscando una ampliación de capital o un comprador para hacer frente a su abultada cartera de activos no productivos, la cifra más alta entre los bancos españoles. "Nuestros clientes y nuestros accionistas son lo más importante para nosotros; por esta razón debemos transmitirles un mensaje de tranquilidad y confianza en que estamos haciendo los máximos esfuerzos para superar esta situación", escribe.

El Gobierno dijo el viernes que no estaba preocupado por Popular y que esperará a ver el resultado del proceso de venta, que según el banco podría extenderse más allá del plazo del 10 de junio que estableció para recibir ofertas. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha dicho que no prevé que vaya a haber un rescate del Estado y señaló que los actuales niveles de capital de Popular estaban aún por encima de los requisitos regulatorios del BCE