Publicado: 19.01.2016 12:20 |Actualizado: 19.01.2016 20:01

Destituidos por falta de confianza y "alarma social" los dos directivos de Acuamed detenidos por corrupción

El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente pide la personación en la causa del Abogado del Estado y encarga una auditoría para investigar los contratos

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
La sede de Acuamed en Madrid durante el registro de la Guardia Civil. EFE/Víctor Lerena

La sede de Acuamed en Madrid durante el registro de la Guardia Civil. EFE/Víctor Lerena

MADRID.- El Consejo de Administración de Acuamed (la sociedad estatal dependiente del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiete) ha acordado por unanimidad el cese "inmediato" del director general de la sociedad estatal, Arcadio Mateo, así como de la directora de Ingeniería, Gabriela Mañueco, por "pérdida de confianza y la alarma social" causada por su detención en el marco de la Operación Frontino, que investiga presunto fraude, falsedad y prevaricación en la adjudicación de obras públicas.

Así lo ha anunciado este martes el secretario de Estado de Medio Ambiente, Pablo Saavedra, a su vez presidente del Consejo de Administración de la sociedad de aguas, que se ha reunido de urgencia tras conocer los hechos.



Entre los detenidos en la operación, que continúa abierta, se encuentran, además de los dos directivos cesados, el presidente de FCC Construcción, Miguel Jurado, directivos de Acciona y otras empresas adjudicatarias y los delegados de Acuamed en Murcia y Valencia.

La Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional investigan los delitos de prevaricación, cohecho y malversación de caudales públicos, sin que aún existan acusaciones concretas, ha indicado Saavedra. Ha añadido que en septiembre de 2014, la Fiscalía ya solicitó al ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente información sobre Acuamed y ese mismo año su entonces director de Ingeniería, Francisco Valiente fue cesado por el ahora acusado Arcadio Mateo.

Un alto directivo denunció prácticas corruptas en 2014  y fue destituido

Valiente había denunciado presuntas prácticas corruptas por parte de Acuamed, una denuncia que investigó el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y que concluyó sin observar ninguna irregularidad. Las pesquisas fueron llevadas tanto por los servicios jurídicos del propio Ministerio y de Acuamed, así como por auditores externos de un despacho de abogados (Gómez Acebo y Pombo).

Durante la reunión mensual del Consejo de Administración de Acuamed del 2 de abril de 2014 (fecha del cese de Valiente), se informó también de la existencia de dicha denuncia ante la Fiscalía. Según Saavedra, "no hay una presentación de denuncia y un posterior cese (de Valiente) sino que en la misma sesión del Consejo de Administración Arcadio Mateo propone el cese por una pérdida de confianza, es decir, no hay un relación causa efecto". Primero se comunica la destitución y después Valiente plantea las denuncias, ha remarcado.

El director general de la sociedad estatal, Arcadio Mateo, y la directora de Ingeniería, Gabriela Mañueco. E.P.

El director general de la sociedad estatal, Arcadio Mateo, y la directora de Ingeniería, Gabriela Mañueco. E.P.

Según Saavedra, la Fiscalía está investigando actualmente muchas actuaciones que trascienden el objeto de esa denuncia de 2014.

Además de las dos destituciones, el Consejo de Administración de Acuamed ha decidido hoy la contratación de una auditoría técnica externa que permita investigar y auditar todas las contrataciones de Acuamed a lo largo de los años. Son muchos contratos de épocas muy diferentes, ha dicho Saavedra, que también ha anunciado la constitución de un grupo de trabajo para coordinar toda la información que vaya generando la auditoría externa y su propio ministerio.

La Guardia Civil investiga una supuesta trama que desde Acuamed habría adjudicado de forma fraudulenta obras y habría falsificado certificaciones y liquidaciones para aumentar significativamente las cantidades a abonar a las empresas adjudicatarias. El montante del fraude gira en torno a 25 millones de euros, según fuentes de la investigación.

En 2013, la Administración General del Estado acordó la fusión de las sociedades estatales entonces existentes y en la actualidad solo queda la mencionada Aguas de las Cuencas del Mediterráneo (Acuamed) y Acuaes. Su función es la contratación, construcción, adquisición y explotación de toda clase de obras hidráulicas.