Publicado: 03.09.2015 17:44 |Actualizado: 03.09.2015 17:44

Draghi mantiene sin cambios el programa de compra de deuda,
pero promete más si es necesario

​El BCE revisa a la baja las previsiones de crecimiento e inflación por el deterioro de las economías emergentes y la evolución del petróleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del BCE, Mario Draghi, durante la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno de la entidad. REUTERS/Ralph Orlowski

El presidente del BCE, Mario Draghi, durante la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno de la entidad. REUTERS/Ralph Orlowski

FRÁNCFORT.- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha abierto la puerta a ampliar el alcance del programa de compra de deuda de la institución si fuera necesario, pero ha dejado claro que aún no es el momento y la cuestión no se ha discutido durante la última reunión del Consejo de Gobierno, que ha mantenido los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,05%.  "No se discutió ninguna modificación, aún no estamos ahí", apostilló el banquero italiano sobre la posible expansión del programa de compra de activos.

Sin embargo, en la más clara evidencia de la disposición del organismo a adaptar su programa a las necesidades de la economía, el presidente del BCE informó de que ha cambiado uno de los parámetros de funcionamiento de su programa, elevando el porcentaje máximo que la institución puede adquirir de cada emisión de bonos. "Hemos decidido incrementar el límite del programa de compras de cada emisión desde el 25% al 33%", anunció Mario Draghi después de que el BCE haya llevado a cabo la primera revisión semestral del programa de compra de activos.



Asimismo, el presidente del BCE ha reiterado que la institución continuará realizando sus compras por importe de 60.000 millones de euros mensuales hasta finales de septiembre de 2016, como estaba previsto, o "más allá si fuera necesario". "El programa seguirá en funcionamiento hasta que se haya producido un sustancial ajuste en la senda de la inflación", añadió

Algunas instituciones, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), han aconsejado al BCE que extienda su programa de compras de activos, conocido como QE, en el caso de que la inflación no experimente una mejora acorde con los objetivos de estabilidad de precios a medio plazo, cifrado en el 2%. Además, el FMI recomienda que estos esfuerzos se vean complementados con medidas dirigidas a fortalecer los balances bancarios, lo que podría mejorar la transmisión de la política monetaria y las condiciones del mercado crediticio.

El BCE asegura que el crédito ha mejorado en países con problemas como España, Italia y Francia

A este respecto, el presidente del BCE ha asegurado que el crédito ha mejorado en países con problemas como España, Italia y Francia. Draghi ha añadido que el coste del crédito también ha bajado en estos países.

El consejo de gobierno de la entiodad ha decidido mantener los tipos de interés sin cambios en niveles históricamente bajos: su principal tipo de refinanciación, que determina el coste del crédito en la economía, sigue en el 0,05%, y los tipos sobre los depósitos bancarios diarios se mangtiene en el -0,20% y la facilidad marginal de crédito en el 0,30%.

Previsiones de los expertos

Por otro lado, el presidente del BCE informó de que los técnicos del BCE han revisado a la baja sus previsiones de crecimiento e inflación para la eurozona como consecuencia de las turbulencias que afectan a las economías emergentes y de la evolución de los precios del petróleo.

En concreto, las nuevas previsiones del BCE contemplan un crecimiento del PIB de la eurozona del 1,4% este año, una décima menos de lo esperado en junio, mientras que para 2016 prevé una expansión del 1,7%, dos décimas menos que el anterior pronóstico. A más largo plazo, el BCE espera que la economía de la zona euro crecerá en 2017 a un ritmo del 1,8%, dos décimas por debajo de la expansión prevista en junio.

En cuanto a la evolución de los precios, el BCE espera que la inflación de la eurozona cierre 2015 en el 0,1%, por debajo del 0,3% augurado en junio, mientras que para 2016 prevé que repunte un 1,1%, cuatro décimas menos que su anterior pronóstico. De cara a 2017, los nuevos pronósticos del BCE apuntan a un incremento de los precios del 1,7%, frente al 1,8% anticipado el pasado mes de junio.

Sede del BCE en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

Sede del BCE en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

"Realmente todos los europeos deberían estar horrorizados por la trágica pérdida de vidas que ocurre en el umbral de nuestra puerta",

Además, Draghi ha comentado que el Banco Central Europeo (BCE) no tiene ningún papel que jugar en la crisis migratoria que vive Europa. "El BCE simplemente no tiene ningún mandato democrático para actuar en esta esfera, así que es una pregunta para nuestros líderes electos, pero esto ciertamente no debería dificultar nuestra más sentida participación en lo que está pasando", ha declarado.

"Realmente todos los europeos deberían estar horrorizados por la trágica pérdida de vidas que ocurre en el umbral de nuestra puerta", dijo Draghi en una conferencia de prensa en Fráncfort tras la reunión de política del BCE.