Público
Público

Nueva tasa Google Economía espera que el impuesto digital para sufragar las pensiones empiece a tener efectos en un año

a oposición de casi una decena de países de la Unión Europea bloquea por el momento las posibilidades de acuerdo para introducir el tributo sobre las grandes empresas tecnológicas al que Montoro se refirió como vía para financiar el mayor gasto de la Seguridad Social

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

El ministro de Economía, Román Escolano, durante la primera sesión del primer día de debate de totalidad a los Presupuestos Generales del Estado de 2018, en el Congreso. EFE/Mariscal

El ministro de Economía, Román Escolano, dijo  que el Gobierno quiere presentar "cuanto antes" el impuesto a las grandes empresas digitales en España —una especia de 'nueva tasa Google'— y que este tenga efectos en 2019, después de que el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunciase que esta tasa ayudará a financiar las pensiones.

"Nuestra idea es presentarlo cuanto antes y que tenga efectos también en 2019 y sucesivamente", dijo Escolano en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) celebrado en Sofía.

Desde el ministerio de Economía precisan que la idea es que la medida "entre en vigor cuanto antes".

Los Veintiocho debatieron por primera vez a nivel ministerial sobre la propuesta. No obstante, la oposición de casi una decena de países bloquea por el momento las posibilidades de acuerdo para introducir un impuesto sobre las ventas de las grandes empresas digitales, que plantea imponer un impuesto del 3 % sobre la facturación por ciertos servicios digitales de las empresas que facturen más de 750 millones de euros en todo el mundo y más de 50 millones en la UE.

Los países parten divididos en la negociación, dónde se necesita conseguir la unanimidad de los Veintiocho para aprobar la medida.Irlanda, Malta, Luxemburgo, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Lituania y el Reino Unido rechazan medidas unilaterales y piden una solución internacional, según las fuentes consultadas.

Por el contrario, Francia, España, Portugal, Polonia, Eslovaquia, Bulgaria e Italia, están a favor del impuesto temporal, en tanto que el resto de los Veintiocho mantienen posiciones ambiguas. En el caso de Alemania, el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, no intervino en el debate puesto que el nuevo Gobierno de coalición aún debe definir su postura.

En España saldrá adelante

El Gobierno español, sin embargo, prevé introducir este tipo de tasa en el país aún antes de que haya acuerdo a nivel europeo, en línea con lo que ya han hecho otros países como el Reino Unido, Italia, Francia o Alemania, según explicó Escolano.

"España se suma al grupo de principales países que ya tiene estas nuevas figuras y nos parece importante, en el contexto del debate que estamos teniendo, incorporar a nuestra legislación nacional figuras como las que ayer se anunciaron sin que esto signifique que el debate no tenga que seguir", dijo el ministro.

Preguntado sobre la forma que tomará la tasa en España, Escolano indicó que la definición europea "va en paralelo de la definición española" y que la tramitación de ambas "transcurrirán en paralelo".

El ministro de Hacienda dijo ayer que esta "nueva fiscalidad" -en referencia a la propuesta europea de impuesto digital- se llevará al Pacto de Toledo y ayudará a financiar la subida de las pensiones que tendrá un coste de 1.500 millones de euros para 2018 y 1.800 millones para 2019.

Críticas desde Podemos

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha criticado los cambios de parecer del Partido Popular en cuanto a una posible reforma en la financiación de las pensiones, y ha defendido que hay muchas maneras de conseguir los ingresos que necesita el Estado.

"Sobre las pensiones, el Partido Popular ha dicho una cosa y su contraria en cuestión de semanas. Con Montoro hay que esperar a los hechos porque ha anunciado muchísimas cosas que luego no tienen lugar".

Echenique ha recordado que esta semana su formación ha presentado unos presupuestos alternativos y ha enunciado varias formas "de conseguir los ingresos que necesita el Estado", como destopar la cotización máxima de las pensiones, aumentar la recaudación fiscal en las rentas más altas y las grandes corporaciones, luchar contra el fraude fiscal o plantear una agenda de reducción del déficit que no sea tan estricta como la que plantea Bruselas, entre otras medidas.