Publicado: 30.11.2016 21:03 |Actualizado: 30.11.2016 21:03

¿Qué efectos produce la subida del petróleo en la economía española?

La producción del crudo experimentará un recorte y elevará sus precios, a raíz del acuerdo alcanzado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La producción del crudo experimentará un recorte y elevará sus precios, a raíz del acuerdo alcanzado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). EFE

La producción del crudo experimentará un recorte y elevará sus precios, a raíz del acuerdo alcanzado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). EFE

MADRID.- La producción del petróleo experimentará un recorte y elevará sus precios, a raíz del acuerdo alcanzado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Se trata del primer recorte de la producción pactado dentro del cártel de los exportadores desde el comienzo de la crisis en 2008.

Los altos precios del crudo, la principal fuente de energía mundial, favorecen a los países productores y a las compañías del sector. Pero, ¿qué efectos produce en la economía de España a corto plazo?



1. El aumento del precio de la gasolina

El aumento del precio del petróleo produce un incremento del coste del carburante en el surtidor de las gasolineras, aunque no en la misma proporción, ya que el crudo supone un 40% del coste total de la producción del combustible. Según el Boletín Petrolero de la Comisión Europea, publicado en enero de este año, el precio de los carburantes en España fue aumentando anualmente desde el inicio de la crisis en 2008. 

Actualmente, el precio de la gasolina es 1,16 euros por litro, aunque se prevé que ascienda ante el acuerdo de la subida del precio del petróleo, recientemente aprobado.

2. Menos renta disponible para consumir

El aumento del precio del combustible puede afectar al consumo, desencadenando un descenso en la renta disponible para el consumo de los españoles. En los últimos años, debido a que se ha producido un abaratamiento de algunos productos y al hecho de que los españoles se hayan preocupado por cubrir sus deudas, se ha producido una mejoría en la renta de los hogares.

Ahora, con el aumento de precio del petróleo y la amenaza de los tipos de interés, se produciría el efecto inverso. La subida de los precios de las gasolinas, por lo tanto, limitará la renta disponible de los españoles, que disponen de menor capacidad de gasto.

3. Encarecimiento de los costes para las empresas

Los costes asociados al petróleo (suministros, transporte…) son ahora superiores, por lo que se incrementan los gastos que deben asumir las empresas para el transporte del crudo. Las empresas automovilísticas verán cómo su demanda desciende debido al alza de los precios, que no incita a los españoles a comprar un coche en una época en la que el coste de la gasolina irá en aumento.

4.  Descenso de la balanza comercial

Una de las principales importaciones españolas es el petróleo. Como consecuencia del encarecimiento de los costes de las empresas, se perderá gran parte de los beneficios que España obtiene de la importación del crudo (un 99,6% del que utiliza). En el año 2015, la importación de petróleo en nuestro país alcanzó un récord: 54.186 millones de toneladas desde 22 países de procedencia, mientras que su producción se encontraba en 0,2 toneladas.

Cuanto mayor sea el porcentaje de importación neta del petróleo de un país, mayor será la pérdida de poder adquisitivo y mayor su pérdida de actividad económica (el año pasado, España se ahorró alrededor de 16.000 millones de euros en la importación de crudo). Por todo ello, se prevé que la balanza comercial descienda a raíz del mencionado acuerdo.

5. El PIB bajará

Debido al descenso del consumo y a la bajada de inversión en el sector exterior, el Producto Interior Bruto previsiblemente experimentará un descenso. El Gobierno prevé que la economía española crecerá este año a un ritmo del 3,2%, según las previsiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), mientras que para el año 2017 prevé un crecimiento más bajo: del 2,3% y aún más bajo para 2018: del 2,2%. Previsiblemente, el aumento del precio del petróleo influirá aún más en la bajada del crecimiento de la economía española.