Público
Público

Mordaza empresarial La empresa que castigó a una trabajadora por dos tuits suspende la sanción y evita el juicio

La compañía de telemarketing bZERO devolverá a la delegada sindical de ELA el dinero correspondiente a los 45 días de suspensión de sueldo y empleo que recibió por denunciar la precariedad laboral desde su cuenta de Twitter.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Protestas de los trabajadores contra la empresa bZERO. | D.A,

Mal día para los amigos de las mordazas antisindicales. Este martes, la empresa de telemarketing bZERO se ha comprometido a retirar el castigo contra la trabajadora que había sido suspendida por denunciar la precariedad laboral en las redes sociales. Así queda confirmado en el documento correspondiente al "acto de conciliación" celebrado en el Juzgado de lo Social de Bilbao. De esta manera, la empresa ha evitado que se realizara el juicio previsto en ese mismo tribunal, donde el sindicato ELA —al que pertenece la afectada— había formulado una denuncia contra lo que consideraba como un claro ataque a la libertad sindical.

Tal como relató Público, la trabajadora María Solaetxe había recibido una sanción de 45 días sin empleo ni sueldo por dos mensajes publicados en Twitter justo hace un año, en vísperas de las Navidades de 2016. Tras conocer que la cadena de supermercados Eroski, en su calidad de principal clienta de bZERO, iba a sortear dos cestas valoradas en 15 euros cada una entre las 80 empleadas que forman parte de esa compañía, la delegada sindical de ELA mostró su malestar en dos tuits.

"bZERO Marketing, cuyo mayor cliente es Eroski, nos ha ofrecido dos lotes a sortear entre 80 trabajadoras! Dais asco!", escribió primero. "No queremos vuestras limosnas, sino condiciones de trabajo dignas!!!", tuiteó después. Un par de meses después, la empresa anunció la apertura de un expediente disciplinario, tal como había sido solicitado por Eroski. De esta manera, entre el 1 de marzo y el 15 de abril Solaetxe tuvo terminantemente prohibido acudir a su puesto de trabajo.

Este martes por la mañana debía celebrarse el juicio propiciado por la demanda de ELA, pero finalmente no fue necesario. Según consta en el documento al que ha tenido acceso este periódico, la trabajadora aclaró que la expresión "dais asco" no buscaba "causar daño ni ofender a nadie", al tiempo que admitió "lo inapropiado” del término. También aclaró que su única intención era “expresar su malestar".

De grave a leve

Por su parte, la empresa se mostró dispuesta a "atenuar la gravedad de la falta" y rebajarla a la calificación de "leve", por lo que sería sancionada con una "amonestación". A cambio, se le abonará el dinero perdido durante los 45 días de suspensión de empleo y sueldo ya cumplidos, algo que deberá formalizarse antes del próximo día 27 "en la cuenta donde percibe su nómina".

"La parte actora acepta el ofrecimiento de la empresa y manifiesta que no tiene nada más que reclamara por el presente procedimiento", señala el documento del juzgado de lo Social número 5 de Bilbao. Fuera de la sede judicial, varias personas habían desplegado una pancarta en apoyo a Solaetxe y "contra las amenazas de empresas y patronal". Esta vez, al menos, ha habido marcha atrás.