Publicado: 16.10.2016 20:09 |Actualizado: 16.10.2016 21:24

Las empresas españolas expuestas al Reino Unido acusan en bolsa el temor al Brexit duro

Las acciones de Santander, Iberdrola, Sabadell, IAG y Ferrovial caen desde el referendum sobre la salida de la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Las cinco empresas españolas más expuestas a una eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Las cinco empresas españolas más expuestas a una eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea.

MADRID.- Las empresas españolas expuestas al Reino Unido acusan en la bolsa el temor a un "brexit" duro, cada vez más probable tras las declaraciones realizadas por la primera ministra británica, Theresa May, a lo largo de la semana. Santander, Iberdrola, Sabadell, IAG y Ferrovial componen la lista de compañías del Ibex 35 con negocios en el Reino Unido, país del que obtienen entre el 11% y el 36% de sus ingresos totales.

IAG es la que mayor presencia británica tiene en sus cuentas, un 36,1% en 2015, ya que el grupo es propietario de las aerolíneas British Airways, además de la irlandesa Aer Lingus y las españolas Iberia y Vueling. Su ADN británico, unido a los vaivenes del precio del petróleo, la convierten en una de las más perjudicadas, y su desplome bursátil asciende al 50% desde enero y a algo más del 38% desde el referéndum.

Además, su capitalización ha pasado de los 14.550 millones de euros de junio, hasta los 8.700 millones de esta semana, un 40% menos.



El sector aéreo también causa problemas a Ferrovial, que gestiona el tráfico de los aeropuertos británicos de Heathrow, Southampton, Glasgow y Aberdeen. El operador de infraestructuras español logró en 2015 un 35,8% de sus ingresos en el Reino Unido, pero la repercusión de la salida británica de la Unión Europea en su comportamiento bursátil ha sido menor que en el caso de IAG.

Ferrovial ha perdido en estos meses cerca de 610 millones de euros de los 13.830 millones de capitalización con los que contaba en junio.

En el caso de Iberdrola, el Reino Unido representa un 30,3% de sus ingresos, aunque en el caso de la energética sus acciones se han recuperado casi por completo, al igual que su capitalización, solo a unos 90 millones de euros de volver a los 37.440 millones previos a la fecha de la votación.

La banca española, en concreto el Santander y Banco Sabadell, también se ha fijado en el Reino Unido para expandir su actividad y ahora sufren la incertidumbre provocada por esta situación.

El negocio del Santander en el Reino Unido supuso un 13,9% de sus ganancias en 2015, frente al 13,3% que aportó España. La votación a favor de la salida del Reino Unido provocó una pérdida de capitalización de más de 12.000 millones de euros en un solo día y todavía necesita ganar unos 3.500 millones para situarse en los 60.970 millones previos al referéndum del Brexit. El precio de sus acciones también sigue lejos de los niveles de junio y tendría que revalorizarse cerca de un 5% para rozar el nivel de los 4,22 euros.

Por su parte, Banco Sabadell necesita aumentar su valor bursátil en unos 2.000 millones de euros para igualar los 8.340 millones de capitalización que perdió en junio. Sin embargo, el precio de sus acciones sigue un 25% por debajo de los niveles anteriores al referéndum británico, cuando cotizaban en unos 1,5 euros.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, con la primera ministra británica, Theresa May, en los jardines del Palacio de la Moncloa. REUTERS/Juan Medina

No hay que olvidar tampoco que la devaluación de la libra se reflejará en las cuentas de estas compañías en sus próximos resultados. La moneda británica se desplomó más de un 8% frente al euro tras conocerse el resultado de la votación y ha caído un 7% más desde entonces. Así, la divisa del Reino Unido ha vuelto a marcar mínimos esta semana al ceder hasta los 1,0946 euros, su nivel más bajo desde marzo de 2010.

En este sentido, el director de Inversiones de Tressis Gestión, Daniel Lacalle, considera que "la caída de la libra afecta a la rentabilidad de las inversiones de estas empresas en el país" y califica de "equivocada" la percepción de que esta situación favorecerá a las exportaciones.

No obstante, asegura que "el riesgo de un 'brexit' duro está descontado" y cree que con la libra baja las empresas españolas tienen "una oportunidad de crecimiento inorgánico y de obtener más rentabilidad de los productos y servicios que ofrecen".