Público
Público

EPA La EPA certifica la destrucción de 124.000 empleos en el primer trimestre de 2018

El paro subió en 29.400 personas entre enero y marzo. El número de ocupados disminuyó en mayor medida que aumentó el de parados debido a que la población activa (personas que trabajan o buscan un empleo) se redujo en 94.700 personas. La subida del desempleo registrada en estos meses es la más elevada en este mismo período desde el año 2013. La tasa de paro se sitúa en el 16,74%

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Unidad Popular propone un plan de empleo y formación a 600.000 parados de larga duración. / EFE

Unos 29.400 parados más y 124.100 empleos destruidos en el primer trimestre de 2018. Esa es la radiografía en materia de empleo en los tres primeros meses del año, según la Encuesta de Población Activa (EPA), la herramienta más precisa para hacer un buen diagnóstico de la situación laboral. 

El balance no es excesivamente positivo: el paro ha crecido un 0,8% respecto al trimestre anterior y, lo que es peor, después de más de once años de crisis aún hay 3.796.100 personas desempleados con una tasa de paro del 16,74%. Además, la tasa de actividad bajó tres décimas, hasta el 58,46%, tras reducirse el número de activos en 94.700 personas entre enero y marzo (-0,4%).

El número de ocupados disminuyó en mayor medida que aumentó el de parados debido a que la población activa (personas que trabajan o buscan un empleo) se redujo en 94.700 personas, hasta situarse en 22.670.300, dejando la tasa de actividad (58,46 %) en niveles no registrados en los últimos doce años. El número de trabajadores es de 18.874.200 trabajadores

La subida del desempleo registrada en el primer trimestre es la más elevada para este periodo desde el año 2013, cuando el desempleo subió en más de 257.200 personas. En los primeros trimestres de 2016 y 2017 se registraron incrementos del desempleo de 11.900 y 17.200 personas, respectivamente, mientras que en 2014 y 2015 hubo descensos de 2.300 y 13.100 parados.

Entre enero y marzo de este año se destruyeron 124.100 empleos, un 0,6% respecto al trimestre anterior, lo que situó el total de ocupados en 18.874.200 personas. Este recorte de puestos de trabajo es el más elevado en un primer trimestre desde 2014, cuando desaparecieron 184.600 empleos.

La destrucción de empleo registrada en los tres primeros meses del año se concentró en el sector privado, que perdió 155.200 empleos (-1%), ya que el sector público generó 31.00 puestos de trabajo, un 1% más respecto al trimestre anterior.

El número de asalariados se redujo entre enero y marzo en 130.300 personas (-0,8%), concentrándose este recorte en los asalariados con contrato temporal, que disminuyeron en 128.900 personas (-3%), frente a un descenso de los asalariados con contrato indefinido de 1.400 personas (-0,01%).

El empleo destruido en el primer trimestre fue a tiempo completo, con 133.100 puestos menos, mientras que el número de ocupados a tiempo parcial se incrementó en 8.900 personas (+0,3%), todas ellas mujeres.