Público
Público

ERE de Ibercaja Los sindicatos preparan movilizaciones contra el ERE de Ibercaja

La mayoría sindical pedirá formalmente la retirada del ajuste laboral que provocaría 686 despidos

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Sede de Ibercaja Ibercaja en Zaragoza.

La mayoría sindical formada por UGT, CCOO, CSICA, CGT y la Asociación de Cuadros (ACI) pedirá, formalmente, la retirada del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que ha presentado Ibercaja Banco y que supone la salida de 686 empleados. También estudian realizar concentraciones.

La representante de UGT, Victoria Camarena, ha señalado que, además, pedirán sendas reuniones con el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, los partidos políticos representados en las Cortes de Aragón y la sociedad fundadora de la entidad. Así lo han acordado tras reunirse con la representación de Ibercaja Banco este miércoles sin alcanzar ningún acuerdo.

Camarena ha rechazado la justificación del ERE que ha realizado la consultora Equipo Económico por ser una "interpretación de parte" y por entender que no se han acreditado las causas. Asimismo, ha considerado "inadmisible" la propuesta de "voluntariedad" de las salidas de los 686 empleados, por considerar que solo pueden sumarse los trabajadores a partir de los 58 años y que el resto de las salidas serán forzosas.

Del mismo modo, UGT rechaza la posibilidad de que la empresa pueda trasladar a cualquier trabajador "cuando le convenga" a la entidad, de forma que el ERE es "traumático".

Los sindicatos comunicarán a la autoridad laboral su disconformidad con el periodo previo de 15 días antes del inicio de la negociación, ya que "no ha sido tal" porque "no ha habido voluntad de negociación". La próxima reunión tendrá lugar el día 26 de abril.

Desde CC.OO., Miguel Ángel Villalba, ha lamentado que los únicos objetivos de la empresa han sido "justificar algo que no tiene justificación y dilatar la reunión, impidiendo que sea efectiva". Villalba ha rechazado, de nuevo, las causas del ERE y ha anunciado que presentarán un informe en sentido contrario, atribuyendo "mala fe" a la entidad por negarse a retrasar la fecha de presentación del expediente.