Público
Público

El conflicto en los puertos Escrache de más de 200 estibadores a Rajoy en Barcelona

Unos 270 trabajadores del Puerto de Barcelona se concentran ante el Palau de Congressos de Catalunya, donde el presidente del Gobierno iba a inaugurar unas jornadas sobre infraestructuras

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Estibadores del Puerto de Barcelona, concentrados ante el Palau de Congressos de Catalunya. E.P.

Más de 200 estibadores, unos 270 según los Mossos d'Esquadra, unos 500 según los manifestantes se han concentrado este martes ante el Palau de Congressos de Catalunya, donde el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, inaugura un acto sobre infraestructuras organizado por el Ministerio de Fomento. En la sesión, Rajoy ha abordado el nuevo plan de Rodalies 2017-2025 que contempla una inversión de casi 3.900 millones de euros, de los que 1.882 se destinarán en esta legislatura.

Los manifestantes han encendido bengalas y tirado petardos mientras gritaban "ni un paso atrás" en sus reivindicaciones sobre la reforma de la estiba. En declaraciones a los medios, un representante del comité de empresa de los estibadores del Puerto de Barcelona, Albert Gil, ha dicho que esperan superar las discrepancias que tienen con el Gobierno sobre la reforma de la estiba "negociando, pactando y dialogando".

Gil ha dicho que existe una "realidad y unos derechos laborales" que hay que entender y el decreto ley se "extralimitaba", por lo que considera que hay que cambiar esta norma. Además, ha asegurado que el rechazo por el Congreso del real decreto ley de reforma de la estiba la semana pasada, con el que se daba cuenta del cumplimiento de una sentencia europea, "fue un fuerte revés" y es una muestra de que algo está cambiando.

La patronal Anesco y los sindicatos de estibadores retomarán este miércoles las negociaciones sobre los aspectos laborales de la reforma del sector que promueve el Gobierno, después de que la pasada semana las conversaciones quedaran en vía muerta y con las posturas enfrentadas.

Para facilitar el acuerdo, el Gobierno fue el primero en presentar en la mesa de negociación una propuesta que plantea la "subrogación como nuevos empleadores" de los estibadores, y ofrece ayudas públicas para abordar posibles excedentes de personal mediante un plan de prejubilaciones voluntarias a partir de 50 años y con el 70% del salario y el compromiso de "elevar un eventual acuerdo a un rango normativo".

Por su parte, la patronal Anesco parte de realizar un ajuste en la plantilla de los 6.150 estibadores para adecuarla "a las necesidades de cada puerto" y sólo contempla subrogaciones a través de Centros de Empleo Portuario que, en su caso, formaran varias empresas.

Además, plantea abordar una completa reestructuración de la forma de trabajo en los puertos, para flexibilizar horarios y reparto de tareas y reducir costes hasta un 30%.