Publicado: 15.01.2016 21:42 |Actualizado: 15.01.2016 21:42

España pone fin a la sequía renovable adjudicando casi 700 megavatios, sin incentivos ni primas a la producción

Las grandes eléctricas españolas se quedan fuera de la subasta eólica, en la que dos grupos vinculados a la familia aragonesa Samper resultan los principales beneficiarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Parque eólico. EFE

Parque eólico. EFE

MADRID, 15 ene (Reuters) - Cuatro años después de la moratoria verde que abrió la reforma para acabar con el déficit de la tarifa eléctrica, España ha adjudicado casi 700 megavatios (MW) de potencia renovable nueva sin apenas prima o incentivo asociado.

Ninguna las grandes eléctricas cotizadas del sector en España (Iberdrola, Gas Natural y Endesa ) resultó adjudicataria en la subasta de 500 MW de potencia eólica y 200 MW de biomasa, la primera desde la moratoria aprobada en enero de 2012, dijeron fuentes de las compañías.  "Se han recibido ofertas tanto de grandes multinacionales como de pequeños inversores del sector energético, que superan en más de 5 veces la potencia prevista", dijo el Ministerio de Industria en una nota.



Forestalia y Grupo Jorge, dos empresas vinculadas a la familia aragonesa Samper, acapararon casi las tres cuartas partes de la subasta al adjudicarse 400 MW en el primer caso (300 eólicos y 100 en biomasa) y 100 MW eólicos en el segundo. EDP Renovaveis, la filial de renovables de la portuguesa EDP, se adjudicó 93 megawatios eólicos y la papelera española Ence, 40 MW en biomasa.

Industria destacó que el resultado de la subasta no tendrá impacto en los bolsillos de los consumidores eléctricos, porque serán instalaciones sin prima en las que sus dueños venderán la energía producida según el precio del mercado mayorista.

Sólo en el caso de los megavatios adjudicados para biomasa se pagará un importe variable por el coste del combustible.

Industria y su titular en funciones José Manuel Soria han señalado a las altas primas de la energía renovable como principal culpable del multimillonario desajuste entre los ingresos y los costes regulados del sistema eléctrico, cuya neutralización ha sido el eje central de la reforma energética del país.

El resultado para el Gobierno es incluso mejor que el que anticipaba cuando anunció sus planes de nueva potencia el verano pasado, cuando auguraba un coste máximo anual para el sistema de unos 150 millones de euros.

La moratoria renovable fue la primera medida de calado para taponar el déficit de tarifa y -junto con las posteriores normas de gobiernos de distinto signo que recortaron las subvenciones a las energías renovables- paró en seco la inversión en el sector.

Sin embargo, con el déficit de tarifa ahora bajo control (España podría haber registrado en 2014 el primer superávit en 13 años), la madurez de tecnologías como la eólica y el rebote de la demanda eléctrica al calor de la recuperación económica, España se permite abrir el grifo renovable sin rascarse el bolsillo.

La subasta también permite sacar pecho a la reforma del Gobierno, que ha sido muy criticada por el sector renovable y tiene distintos frentes judiciales abiertos dentro y fuera del país, aunque en España recibió recientemente un importante aval del Tribunal Constitucional.

Más subvastas para cumplir objetivos 20/20/20

Sin embargo, asociaciones de renovables como APPA y la eólica AEE dijeron que el resultado no refleja la realidad de un sector que todavía tiene que instalar 6.400 MW para cumplir con los objetivos comprometidos con Bruselas.

"El lanzamiento de una oferta de escaso volumen (500 MW) en un contexto en el que el sector lleva paralizado varios años como consecuencia de la moratoria verde ha provocado un resultado inesperado", dijo la AEE en una nota de prensa, que representa al 90 por ciento del sector eólico español, incluyendo las grandes compañías energéticas.

La patronal eólica aprovechó para pedir a Industria que convoque antes del verano una subasta de 5.900 MW para poder terminar los proyectos antes de 2020, cuando el 20 por ciento del consumo final de energía debe proceder de origen renovable.