Publicado: 10.11.2015 13:37 |Actualizado: 11.11.2015 08:36

España vive a crédito desde
el pasado 30 de octubre

Un estudio de un 'think-tank' franco-belga que compara los ingresos y los gastos de los 28 Estados de la UE determina con precisión el día del año en que éstos agotan sus ingresos.

Publicidad
Media: 3.90
Votos: 10
Comentarios:
Dinero

España es uno de los países europeos que más necesitan recurrir al crédito para seguir funcionando. / EFE

MADRID.— Imagine que su sueldo sólo le diera para vivir hasta el día 20 de cada mes y que a partir de ese día tuviera que tirar de la tarjeta de crédito hasta cobrar la siguiente nómina. Algo parecido le sucede a la mayor parte de los Estados de la Unión Europea (UE): a partir de un determinado momento del año tienen que vivir a base de crédito porque sus ingresos ya no les dan para más.

El Instituto Económico Molinari, un think-tank franco-belga de corte liberal, acaba de publicar un estudio —su título ya es muy indicativo: El día que los Estados Europeos han gastado todos sus ingresos anuales (PDF en francés)— que compara los ingresos y los gastos de los 28 países de la UE y concluye que 24 de ellos no tienen suficiente con sus ingresos para cubrir todos sus necesidades de gasto al año. Según este estudio, que utiliza los datos de Eurostat para sus cálculos, de media, en 2014 los países de la UE agotaron sus ingresos 37 días antes de que acabara el año.



Pero lo interesante del documento es que determina con precisión el día del año que los países europeos deben empezar a recurrir al crédito. En el caso de España el día señalado en rojo en el calendario fue el pasado 30 de octubre.

España vivió 62 días de 2014 gracias al crédito y lo hará también en 2015, lo que coloca al país en el furgón de cola europeo: sólo Chipre, Portugal, Bulgaria y Croacia agotaron sus ingresos antes. En noviembre otros diez países, entre ellos Francia, Reino Unido o Finlandia tendrán que funcionar a base de créditos. Y lo mismo ocurrirá en diciembre con otros tantos miembros de la UE. Sólo Estonia, Letonia, Alemania y Dinamarca cubren todos los gastos del año con sus ingresos.

Los Presupuestos del año 2015 prevén que el Estado español ingrese 298.317 millones de euros. Una cantidad superior en casi un 6% a la del año anterior pero insuficiente a todas luces para hacer frente a las necesidades de todo el año. El estudio de Instituto Molinari explica, además, que existe un "significativo déficit" de las Comunidades Autónomas que aumenta el desequilibrio financiero: de hecho, el citado estudio cifra en 40 los días que la administración autonómica española debe funcionar a base de crédito.

Una situación parecida atraviesa la Seguridad Social española, que necesita vivir del crédito durante 25 días, es decir, desde principios de diciembre. El estudio confirma la evidencia de que la situación financiera del sistema de protección social se ha deteriorado a marchas forzadas con la crisis. Lo peor, sin embargo, es que ese deterioro no parece haber tocado fondo. Sirva como ejemplo el dato que aporta Molinari: como media, en los últimos diez años la Seguridad Social tuvo un excedente de días, en concreto 7, para cubrir sus gastos con sus ingresos; sin embargo, ya en los últimos cinco años ha necesitado recurrir al crédito durante 16 días de media al año para poder afrontar todas sus necesidades financieras.

Sólo los Ayuntamientos presentan cifras en positivo: las corporaciones locales en España no necesitan para nada recurrir al crédito; incluso les sobran 35 días al año. El segundo mejor dato de la toda la UE, según el estudio del Instituto Molinari. Su evolución ha sido muy positiva incluso en tiempos de crisis: en los últimos diez años los ayuntamientos han pasado de necesitar seis días de crédito a ese excedente de 35 días.

Otro dato llamativo que confirma este estudio es que, al contrario de lo que cree mucha gente, el gasto público de los países de la UE ha crecido un 3,3% de media desde el inicio de la crisis, mientras que los ingresos sólo lo han hecho un 1,2%. Esa circunstancia ha propiciado que las necesidades de financiación de gran parte de los Estados miembros de la UE hayan aumentado desde 2007, aunque es cierto que la situación ha mejorado en los últimos dos años: aunque los 37 días que necesitan los países de la UE para funcionar a base de crédito es una cifra muy superior a la etapa anterior a la crisis, en 2009 lo hacían durante 72. 

También España ha reducido sus necesidades de financiación en los últimos dos años, pero ello no ha evitado que la deuda pública haya crecido hasta rozar el 100% del PIB y que buena parte de lo que se pide prestado se destine a amortizar deuda anterior. Pero también hay una parte no menor que va a pagar los gastos del día a día. De hecho, el Estado sigue endeudándose a un ritmo similar al de años anteriores y cerrará 2015 con un déficit público que rondará los 50.000 millones de euros, en cifras absolutas.