Publicado: 21.09.2016 12:19 |Actualizado: 21.09.2016 12:20

El empleo en la Eurozona crece a lomos de la precariedad laboral

La ocupación crece más rápido de lo previsto pero el problema, advierte el organismo,  es que la mayor parte de los nuevos trabajos se dan en el sector servicios, donde el crecimiento de la productividad ya es modesto, y eso es un lastre para la productividad.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del BCE, Mario Draghi, antes de la rueda de prensa mensual en la rede de la entidad, en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

El presidente del BCE, Mario Draghi, antes de la rueda de prensa mensual en la rede de la entidad, en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

MADRID.— El empleo en la Eurozona está creciendo más rápido de lo previsto por todos los organismos e instituciones internacionales, pero lo hace a lomos de la precariedad laboral y de la moderación de los salarios. 

Esta es una de las conclusiones que se pueden extraer de un informe del Banco Central Europeo publicado este miércoles, en el que se señala que la tendencia de creación de empleo continuará. El cambio en la economía hacia servicios y mercados laborales más flexibles sugiere que el mayor crecimiento del empleo podría continuar. 

Sin embargo, ese crecimiento será insano, con un coste para la productividad y el crecimiento económico potencial a largo plazo



El informe señala que el empleo aumenta en proporción al crecimiento del PIB tan rápido, o incluso más, que antes de la crisis de deuda de 2007, sobre todo en países como Alemania y España, donde la reforma del mercado laboral ha aumentado la flexibilidad laboral.

El problema es que la mayor parte de los nuevos empleos se dan en el sector servicios, donde el crecimiento de la productividad ya es modesto, lo que supone un lastre para la productividad general. Además, el promedio de horas trabajadas se ha estancado, así que hay más gente con un empleo pero trabaja menos que antes de los años previos a la crisis, lo que es un claro indicador de un creciente subempleo.

Con el paro de la zona euro aún en torno a un 10% (el doble en España) y el desempleo juvenil por encima del 20% (el 50% en nuestro país), preocupa mucho la posibilidad de que una gran parte de una generación de jóvenes pueda quedarse fuera del mercado laboral de forma permanente. Este una de las costosas consecuencias de la crisis que pesa sobre las arcas del Estado y puede tardar décadas en resolverse.

Alemania y España representan alrededor de dos tercios del crecimiento desde mediados de 2013

El estudio del BCE indica ahora que los países están logrando que la gente vuelva a trabajar más rápido de lo esperado, en parte debido al auge de los trabajos a tiempo parcial y la rápida expansión de los sectores basados en servicios, que tienden a contratar más gente y operar con personal más flexible.

La ratio de puestos de trabajo con respecto al crecimiento del PIB previa a la crisis, que era más o menos medio punto más de empleo para 1% de expansión del PIB, ha mejorado en los últimos tres años después de un periodo de desconexión. Alemania y España representan alrededor de dos tercios del crecimiento desde mediados de 2013, según el estudio.

"El crecimiento más fuerte del empleo ha proporcionado, sin duda, respaldo a los ingresos familiares, pero también ha debilitado aún más el crecimiento de la productividad agregada, que ya era notablemente más débil —incluso a nivel sectorial— que en el período anterior a la crisis a ambos lados del Atlántico", dice el informe del BCE.

"Estas tendencias comunes en crecimiento de la productividad pueden implicar riesgos para las perspectivas de crecimiento a largo plazo", agrega el informe.