Publicado: 12.10.2016 12:33 |Actualizado: 12.10.2016 12:33

La expresidenta de la CNMV será asesora no retribuida del organismo

El consejo del supervisor del mercado bursátil asume las funciones "más relevante" del comité y el presidente las de carácter operativo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La expresidenta de la CNMI, Elvira Rodríguez. E.P.

La expresidenta de la CNMI, Elvira Rodríguez. E.P.

MADRID.- El consejo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha nombrado a la expresidenta Elvira Rodríguez y a la exvicepresidenta Lourdes Centeno como asesoras en materias relacionadas con el mercado de valores.

En un comunicado, el organismo ha aclarado que la colaboración tanto de Rodríguez como de Centeno no será retribuida. Fuentes conocedoras han explicado a Europa Press que la expresidenta y la exvicepresidenta de la CNMV percibirán tras sus ceses indemnizaciones del 80% de su salario durante un máximo de 2 años, el plazo que fija la ley para sus incompatibilidades.



Rodríguez asumió el cargo de presidenta de la CNMV el 6 de octubre de 2012, en sustitución de Julio Segura. Su mandato, de cuatro años de duración, venció el pasado 5 de octubre, al igual que el de Lourdes Centeno como 'número dos' de la institución.

El reglamento de régimen interior de la CNMV contempla que el consejo podrá solicitar la colaboración del presidente o vicepresidente salientes para "asesorar en materias relacionadas con el mercado".

Esta posibilidad se podrá extender durante los dos años de incompatibilidad que fija el mismo reglamento una vez que expiran dichos cargos. "En ningún caso supondrá incremento de las dotaciones presupuestarias", recoge el reglamento.

"El destino de mi futuro es que tengo dos años de incompatibilidad absoluta o casi absoluta con un montón de cosas y podré tomarme como mínimo tres meses sabáticos", declaraba la expresidenta de la CNMV el mismo día en el que confirmaba que no seguiría al frente del organismo.

Cisis de Pescanova y Abengoa

Durante los cuatro años en los que Rodríguez y Centeno han pilotado la CNMV, el supervisor ha tenido que abordar problemas de solvencia de compañías como Pescanova y Abengoa, y gestionar nuevas medidas para evitar escándalos sonados como el de las participaciones preferentes, entre otras medidas.

La ausencia de acuerdo entre los partidos políticos impidió que la cúpula de la CNMV permaneciera al menos de forma transitoria hasta la formación de un nuevo Ejecutivo con plenas funciones. El ministro de Economía, Luis de Guindos, calificaba de "muy buena y muy positiva" la labor de ambas al frente del supervisor y defendía que la mejor solución para la CNMV pasaba por mantener su cúpula "unos meses más".

Para evitar el bloqueo de la institución, el consejero no nato de mayor antigüedad, Juan Manuel Santos-Suárez, asumió el pasado 6 de octubre las funciones de presidente y vicepresidente de la institución. Santos-Suárez fue nombrado el 3 de mayo de 2014 consejero de la CNMV.

Delegación de competencias

El consejo del supervisor del mercado ha aprobado en su sesión de este martes un acuerdo de delegación de competencias para asegurar el funcionamiento de la institución por ausencia de quórum en el comité ejecutivo tras el cese de la presidenta y la vicepresidenta el pasado 6 de octubre.

El consejo asumirá así las funciones "más relevantes y significativas" de la institución que anteriormente ejercía el comité, según ha garantizado la CNMV. El resto de competencias de carácter más operativo han sido delegadas en el presidente para que la institución pueda ajustar su actividad supervisora diaria "al ritmo de las necesidades de los participantes en los mercados".

El presidente además mantiene las competencias anteriormente delegadas. La CNMV ha esgrimido que con estas medidas se asegura la "continuidad y el cumplimiento" de las atribuciones de supervisión y protección de los inversores que tiene encomendadas la institución.