Publicado: 29.01.2016 20:44 |Actualizado: 30.01.2016 12:44

El fabricante de aerogeneradores Gamesa negocia una fusión con el negocio eólico del alemán Siemens

La operación, que se ha abordado de manera amistosa entre las dos partes, creará el líder mundial por delante de multinacionales como Vestas y General Electric.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un trabajador de Gamesa realiza operaciones de mantenimiento en un parque eólico.

Un trabajador de Gamesa realiza operaciones de mantenimiento en un parque eólico.

MADRID/FRÁNCFORT.- El fabricante de aerogeneradores Gamesa confirmó finalmente el viernes que negocia con Siemens una eventual fusión del grupo vasco con "determinados negocios eólicos" del gigante industrial alemán. Dos fuentes conocedoras de las conversaciones dijeron que las negociaciones van dirigidas a fusión entre pares en la que Gamesa mantendrá su españolidad, aunque Siemens se quedará con algo más del 50 por ciento del capital la eventual entidad fusionada.

"Esto es una fusión prácticamente entre iguales, la sede corporativa se queda en España y los decisores van a ser españoles. A falta de la ecuación de canje definitiva, Siemens se quedará por encima del 50 por ciento mientras que Iberdrola se diluirá a algo más de la mitad en su participación actual (del 19,7%)", dijo una de las fuentes.



La fusión de Gamesa y el negocio eólico de Siemens convertiría al nuevo grupo en líder mundial de energía eólica con una cuota de mercado próxima al 15%, según analistas, adelantando a la danesa Vestas (12,3%) y marcando distancias con el otro gigante del sector, General Electric. Siemens tiene una cuota de mercado de entre el 7% y el 10% en este negocio y Gamesa entre un 5% y un 6%.

Cualquier operación con Gamesa tendría que pasar por un pacto con Iberdrola, accionista histórico del grupo, del que actualmente controla un 20%,

Cualquier operación con Gamesa tendría que pasar por un pacto con Iberdrola, accionista histórico del grupo, del que actualmente controla un 19,7%, y con tres de los 11 asientos del consejo de administración. Además, tienen fuertes nexos industriales (Gamesa fabrica al menos la mitad de los aerogeneradores de Iberdrola) y geopolíticos, aportando crecimiento, empleo e impuestos en su natal País Vasco.

Las acciones de Gamesa terminaron con un salto del 18,8% hasta los 17,11 euros, el mejor comportamiento de la bolsa española. El valor comenzó a subir desde la apertura tras publicar El Confidencial que ambas empresas estaban negociando. Al cierre de la sesión el valor de Gamesa superaba los 4.000 millones de euros.

Gamesa puntualizó que aún "no se ha adoptado ninguna decisión ni se ha materializado acuerdo alguno" en estas conversaciones amistosas con Siemens. Morgan Stanley y Credit Suisse está asesorando a Gamesa en la operación, dijo la fuente, mientras que Goldman Sachs asesora al gigante alemán Siemens, dijeron otras dos fuentes conocedoras de la operación.

Operación lógica en un sector competitivo

Los analistas creen que una eventual unión de la vasca con el negocio eólico de Siemens tendría encaje estratégico para ambas empresas, que ganarían masa crítica para liderar el competitivo y atomizado sector de aerogeneradores, donde los tres principales jugadores tienen cuotas inferiores al 20%.

El inicio de la actividad de concentración en el sector de turbinas coincide con un marco global propicio para energías renovables maduras como la eólica, a pesar incluso del fuerte abaratamiento del petróleo, con los líderes globales cada vez más conscientes de la necesidad de reducir los niveles de contaminación.

La compra por la alemana Nordex de la filial eólica de Acciona abrió el pasado octubre la veda en un sector con múltiples jugadores en el que conviven empresas de mediano tamaño con gigantescos conglomerados industriales como Siemens o General Electric.

En este contexto, las compañías buscan ganar tamaño en un mercado cada vez más global y en el que son necesarias inversiones más potentes para el desarrollo de la eólica marina, que necesita generadores más grandes, instalaciones más complejas, y un mayor desarrollo industrial.

Varias personas en un stand de Siemens expuesto en la junta general de accionistas del gigante alemán, la pasada semana. REUTERS/Michael Dalder

Varias personas en un stand de Siemens expuesto en la junta general de accionistas del gigante alemán, la pasada semana. REUTERS/Michael Dalder

"Como líder global del mercado offshore, Siemens va detrás de Vestas y GE, sus dos mayores competidores en eólica onshore. Gamesa añadiría algo de diversificación en China, India y Brasil", dijo en una nota para clientes Barclays, bróker que esperaría a ver los detalles de un eventual acuerdo. "Dado el historial de Siemens manejando su propio negocio de eólica hasta la fecha (problemas de calidad y de ejecución) nos gustaría ver algunos puntos convincentes del potencial de una nueva compañía integrada".

Ventajas para ambas

La alemana también accedería a los sólidos márgenes de beneficio de Gamesa, una empresa renacida tras reestructurar sus negocios en profundidad. Su capitalización bursátil se ha multiplicado por 17 veces, situándose en el punto de mira de posibles operaciones corporativas.

Por su parte, Gamesa ganaría con una fusión con Siemens el músculo financiero suficiente para abordar la intensiva inversión de la cara eólica marina y desde el punto de vista regulatorio no debería encontrar problemas en cuanto a solapamiento geográfico.

"La lógica general del sector se basa en la escala, en las sinergias de costes, en compartir los costes de I+D y en la diversificación geográfica, entre otras cosas", señalan en Haitong Research.

En BPI ven dos hándicaps principales en la actual Gamesa: su tamaño medio le impide competir por el liderazgo del mercado y no tiene una clara oferta en eólica marina porque la sociedad conjunta con Areva aún no ofrece visibilidad. "Por tanto, una concentración con otro jugador tendría sentido".

Siemens es el líder actual en energía eólica marina y Gamesa sólo tiene presencia en este subsector a través de su alianza con el grupo nuclear francés Areva, cerrada el pasado marzo con el objetivo de alcanzar el 20 por ciento de este mercado en 2020. (Información adicional de Alexander Hübner y Jens Hacky en Fráncfort; Editado por Carlos Ruano)

Etiquetas