Publicado: 18.11.2015 12:19 |Actualizado: 18.11.2015 12:19

Facua pide 24 años de cárcel y 20 millones para Afinsa por fraude

La asociación representa a más de mil afectados en el juicio que arranca mañana en la Audiencia Nacional por el fraude en la venta de sellos de una empresa que operó entre 1980 y 2006.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
Manifestación de afectados por la estafa de Fórum y Afinsa

Manifestación de afectados por la estafa de Fórum y Afinsa

SEVILLA.- La organización de consumidores Facua-Consumidores en Acción ha pedido veinticuatro años de cárcel y veinte millones de euros en concepto de responsabilidad civil para Afinsa, cuyo juicio empieza mañana, por el fraude en la venta de sellos.

En un comunicado, Facua, que es una de las partes personadas como acusación particular, ha precisado que en su escrito de calificación indica que "los consumidores afectados a los que Facua representa han visto dilapidado su patrimonio con la pérdida de las cantidades dinerarias invertidas en Afinsa así como los intereses que supuestamente tal inversión debería haberles proporcionado".



La asociación representa a más de mil afectados en el juicio que arranca mañana en la Audiencia Nacional por el fraude en la venta de sellos de una empresa que operó entre 1980 y 2006.

Según la nota, Facua pide 24 años de cárcel para el presidente de Afinsa, Juan Antonio Cano Cuevas, y varios directivos a los que acusa de los delitos de blanqueo de capitales, insolvencia punible, falseamiento de cuentas anuales y publicidad engañosa.

En su escrito de calificación, la asociación hace especial hincapié "en el delito de publicidad engañosa cometido por los responsables de Afinsa, dado que los encausados comercializaron las inversiones filatélicas como un producto seguro, que produciría unas ganancias a los compradores, sabiendo que no era así".

El juez Pedraz indicó en su auto de procesamiento, fechado el 22 de noviembre de 2014, que la actividad de Afinsa pudo ocasionar un perjuicio económico cuantificado en 1.928 millones de euros a través de la puesta en marcha de un negocio "ruinoso" e "inviable" creado mediante "una operativa piramidal".

La compañía contaba en abril de 2006, momento en que se presentó la querella en su contra, con 190.022 clientes, y se encontraba "en una situación de absoluta insolvencia, conocida por los responsables que, además, se esforzaron en ocultarlo para mantener la continuidad y el fraudulento negocio", según Facua.