Publicado: 28.01.2016 16:15 |Actualizado: 28.01.2016 19:16

Falciani propone implantar un sistema de pago local para combatir la evasión fiscal

El informático presenta un modelo de control ciudadano de los flujos financieros que ayude a derribar la corrupción y evite que grandes cantidades de dinero acaben en paraísos fiscales.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 12
Comentarios:
Falciani junto a representantes del Partido X.

Falciani junto a representantes del Partido X.

BARCELONA.- El informático Hervé Falciani, célebre por destapar una larga lista de evasores fiscales en Suiza, propone la implantación de un sistema de pago local controlado por la ciudadanía y que permita impedir que muchos “flujos financieros” acaben en paraísos fiscales. En una rueda de prensa celebrada en Barcelona junto a representantes del Partido X, el antiguo informático del banco suizo HSBC ha recalcado que “todo servicio financiero comienza con un servicio de pago” y que su propuesta busca acercarse a un “sistema democrático de control de las finanzas”.

La voluntad es atajar el fraude fiscal y los abusos de grandes multinacionales que se han beneficiado de la complicidad de los estados en el diseño de mecanismos tributarios que permitían escaparse de casi cualquier carga impositiva.



Hasta hace poco, el control del sistema de pagos -en el que participaban las entidades financieras tradicionales- era un monopolio de los estados, que lo ejercían a través de los bancos centrales. Pero la aprobación en noviembre de la nueva directiva europea de servicios de pago (PSD2) abre la puerta a que proveedores de servicios de pago independientes de la banca puedan competir en condiciones de igualdad con los proveedores telemáticos tradicionales, como Visa o PayPal.

Según Falciani, la nueva regulación permitiría la “creación de monopolios en manos de multinacionales” y para impedirlo defiende la creación de un sistema “descentralizado” de raíz “local” y que permita un “control ciudadano de los flujos financieros”. A la vez serviría para contrarrestar la “dejadez” de los gobiernos en este ámbito.

Falciani ha subrayado que para permitir la viabilidad del proyecto seria imprescindible que el nuevo sistema contara con un reconocimiento legal, de manera que las empresas estuvieran obligadas a aceptar estos pagos. En la práctica, sería una plataforma de intermediación entre el pagador y el cobrador y supondría la eliminación de las comisiones, de entre el 3% y el 5%, que ahora ganan los gestores del sistema y que escapan del control estatal. Estas comisiones son sólo una de las herramientas que permiten a grandes empresas tributar no dónde realizan la actividad sino allí donde pueden pagar menos impuestos, según ha comentado Falciani, que ha recordado el escándalo LuxLeaks.

Todos los pagos que se realizaran a través de este nuevo sistema se podrían fiscalizar gracias a la tecnología Blockchain, una especie de libro de contabilidad público y abierto donde se verían todos los movimientos peer-to-peer que se harían. Por ejemplo, la moneda virtual bitcoin funciona con Blockchain, lo que permite que se pueda conocer al momento donde se están generando nuevos bitcoins. Este mecanismo garantizaría la transparencia y el conocimiento de donde, cuando y quién hace los cobros de los servicios, lo que -siempre según la explicación de Falciani- reduciría enormemente la posibilidad de que los flujos financieros acabaran en paraísos fiscales.

Condenado a cinco años de cárcel

El sistema planteado por Falciani y el Partido X todavía no está en marcha en ninguna parte, pero su planteamiento es que se articule en red a través de pequeñas comunidades locales en cada ciudad que podrían controlar los pagos. Según su opinión, esto permitiría evitar la fuga de capitales a paraísos fiscales o territorios de baja tributación y que se pagaran los impuestos correspondientes a la actividad realizada. La activista Simona Levi, portavoz de Xnet, ha añadido que el sistema se basa en un “código abierto”, lo que permite “saltarse a los intermediarios, crear sistemas democráticos de control sobre las finanzas y destruir los sistemas que permiten la corrupción”. Levi también ha insistido que no se controlaría a los pagadores, sino a las empresas que cobran los pagos.

Hervé Falciani ha viajado a Barcelona para presentar este proyecto y para trabajar algunos días junto a los grupos ciudadanos contra la corrupción en Catalunya y en España y, de hecho, el lunes se reunirá en el Parlament con diputados de la CUP y de Catalunya Sí Que es Pot.

Recientemente, un tribunal suizo lo condenó a cinco años de cárcel por filtrar información privada sobre clientes del HSBC para destapar supuestos casos de fraude fiscal y blanqueo de capitales. Falciani no acudió al juicio y fue condenado por espionaje industrial con agravantes, aunque no entrará en prisión porque reside en Francia y todo indica que no será extraditado al estado helvético.