Publicado: 20.01.2016 18:08 |Actualizado: 20.01.2016 19:50

La Audiencia embarga bienes por 16 millones a los exjefes de Abengoa para cubrir sus fianzas

El expresidente de la compañía, Felipe Benjumea, y su exdirector general, Manuel Sánchez Ortega, imputados por sus millonarias indemnizaciones, tienen prohibido disponer de sus viviendas, propiedades, fondos, cuentas bancarias o vehículos 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El presidente de Abengoa, Felipe Benjumea.

El presidente de Abengoa, Felipe Benjumea.

MADRID.- La Audiencia Nacional ha iniciado el proceso de embargo de las propiedades de Felipe Benjumea y de Manuel Sánchez Ortega, con el fin de que el expresidente y exdirector general de Abengoa hagan frente a las fianzas fijadas para ambos en la causa abierta contra ellos por la gestión de la compañía y sus indemnizaciones millonarias.

Ambos deben depositar cerca de 16 millones de euros, el equivalente a las indemnizaciones que percibieron de Abengoa, poco antes de que esta compañía entrara en preconcurso de acreedores.



La titular del Juzgado Central de Instrucción 3, Carmen Lamela, ha dictado este miércoles un auto en el que prohíbe a Felipe Benjumea que pueda disponer, grabar, enajenar o vender varias viviendas y parcelas de las que es propietario, así como de sus coches y de un ciclomotor, hasta que haga frente a la caución de 11,5 millones de euros que le fue impuesta.

En concreto ordena el embargo de cinco fincas propiedad de Benjumea en Sevilla, así como otras cinco fincas que el expresidente de Abengoa posee en San Juan de Aznalfarache, uerto de Santa María, San Roque y Soria. Los vehículos embargados son un BMW, un Chrysler, dos Mercedes, un turismo y una moto.

A su vez, se adopta la medida cautelar de bloqueo de los saldos de varias cuentas bancarias de la que Benjumea es titular, incluyendo productos bancarios tales como fondos de inversión, planes de pensiones o imposiciones a plazo fijo, hasta que el expresidente de Abengoa deposite el dinero exigido por el juzgado. Las cuentas embargadas son doce: siete del Banco Santander, tres del Sabadell, una de Bankia y otra de Unicaja.

En otro auto, la magistrada Lamela adopta una medida cautelar similar sobre Manuel Sánchez Ortega, quien tampoco ha depositado la fianza exigida de 4,5 millones de euros en el plazo requerido.

El exdirector general de Abengoa tiene prohibido disponer, vender, grabar, obligar o enajenar una finca registral de su propiedad -una casa en Las Rozas, en Madrid-, así como su vehículo Jaguar. También se bloquea su cuenta corriente de Ibercaja hasta que no deposite la caución exigida.

Orden a los registradores y las entidades bancarias


La juez Lamela acuerda librar mandamientos a los registradores de la propiedad para que realicen las preceptivas anotaciones en las escrituras de las fincas y locales propiedad de Benjumea y Sánchez con el fin de evitar que puedan ser vendidas o enajenadas. También acuerda librar oficios a las entidades bancarias donde ambos exdirectivos de Abengoa tienen cuentas y fondos para que ejecuten estas medidas cautelares.


La querella contra Benjumea y Sánchez Ortega fue presentada por dos bonistas que denuncian la “horrible” gestión de Abengoa, a los que acusan de haber abandonado la empresa poco antes de que se presentara el preconcurso de acreedores con unas indemnizaciones millonarias cuando conocían la realidad económica y financiera de la compañía, que tiene su sede en Sevilla.

El pasado 18 de diciembre, la juez Carmen Lamela admitió a trámite esta querella y fijó unas fianzas de 11.480.000 euros –para Felipe Benjumea- y de 4.480.000 euros –para Sánchez Ortega-, caución que no han depositado en el plazo fijado y que queda bajo custodia de la Audiencia Nacional para hacer frente a las posibles responsabilidades civiles del caso.

La instructora cree que Benjumea pudo incurrir en un delito de administración desleal de Abengoa, al que suma para Sánchez Ortega el supuesto delito de información privilegiada tras su fichaje por el fondo Blackrock.

La querella sostiene que el fondo Balckrock se habría beneficiado del conocimiento que tiene Sánchez Ortega de la situación real de Abengoa para comprar acciones a la baja de la compañía.

Abengoa presentó el pasado 25 de noviembre un preconcurso de acreedores en un juzgado de Sevilla, a causa de su elevado endeudamiento.