Público
Público

La filial brasileña de Iberdrola pide arbitraje por la anulación del acuerdo que alcanzó con Eletropaulo para entrar en la eléctrica

En medio de la batalla de ofertas entre Enel y Neoenergia, la distribuidora eléctrica de Sao Paulo acordó cancelar el acuerdo de ampliación de capital con la filial de la compañía española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fachada de la empresa energética Neoenergía, filial de Iberdrola, en Río de Janeiro (Brasil).. EFE / Marcelo Sayão

Neoenergia, la filial brasileña de Iberdrola, ha solicitado un arbitraje por la anulación del acuerdo de inversión que había alcanzado para entrar en el capital de la distribuidora eléctrica Eletropaulo, compañía por la que mantiene una pugna con la italiana Enel.

En un hecho relevante, Eletropaulo informa que ha recibido de la Cámara de Arbitraje del Mercado (CAM) la solicitud de incoación del procedimiento arbitral presentado por Neoenergia.

En concreto, la filial de Iberdrola pide arbitraje respecto al acuerdo que alcanzó el pasado 16 de abril con Eletropaulo para adquirir una participación de la compañía mediante una ampliación de capital y posteriormente lanzar una oferta por la totalidad de la distribuidora de Sao Paulo.

En concreto, Neoenergia firmó un acuerdo de inversión con Eletropaulo por el que se comprometía a suscribir una ampliación de capital por un total de 67,73 millones de acciones que la distribuidora carioca emitiría en el marco de una oferta pública de suscripción que podían darle hasta un 40,4% del capital, a un precio de 25,51 reales brasileños (unos 6,02 euros). Posteriormente, lanzaría una OPA por la totalidad de la compañía.

Sin embargo, en medio de la 'batalla' de ofertas entre Enel y Neoenergia, Eletropaulo acordó cancelar este acuerdo de ampliación de capital con la filial de Iberdrola, dando así respuesta a una de las peticiones de la italiana para mantener la puja por la distribuidora brasileña.

En el comunicado al regulador, Eletropaulo considera que la solicitud presentada por Neoenergia es "infundada", ya que el acuerdo de inversión "se ha cumplido íntegramente, lo que se demostrará a lo largo del procedimiento".

Subasta para el 4 de junio

El supervisor bursátil brasileño, la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM), decidió aplazar hasta al próximo 4 de junio la subasta por Eletropaulo. En un principio, la puja se había convocado para el próximo 18 de mayo a las empresas interesadas en adquirir Eletropaulo.

En la lucha por hacerse con la compañía permanecen Enel y la filial de Iberdrola, después de que la tercera interesada, la brasileña Energisa, haya decidido retirar su oferta.

No obstante, en este proceso el regulador abrió hasta el próximo 14 de mayo, 20 días antes de la subasta, la puerta a que nuevos competidores presenten oferta por Eletropaulo.

En el caso de surgir una nueva oferta, los actuales competidores tendrían hasta el 24 de mayo para elevar el precio de su propuesta, justo diez días antes de la celebración de la subasta.

Asimismo, un nuevo posible oferente podría presentarse el mismo día de la subasta, aunque siempre que haya manifestado su deseo de participar en el proceso antes del día 24 de mayo. En ese caso, el resto de competidores por la compañía también podrá elevar su precio.

Mientras, el consejo de administración de Eletropaulo se dio hasta el próximo 13 de mayo para pronunciarse sobre las ofertas públicas voluntarias de adquisición de acciones presentadas por Neoenergia y Enel.

Hasta ahora, la pugna por Eletropaulo se ha convertido en un pulso entre la filial de Iberdrola y Enel, que actualmente cuenta con la oferta más alta, tras elevar su precio hasta los 32,2 reales (unos 7,59 euros) por acción, con lo que superaba la propuesta que había realizado Neoenergia de 32,1 reales (unos 7,57 euros) por título. La propuesta de Enel valora la adquisición de Eletropaulo en unos 5.400 millones de reales (unos 1.300 millones de euros).

Acusaciones ante Bruselas

Además, la pelea entre los dos 'gigantes' energéticos del Viejo Continente se recrudeció con la acusación formal remitida por Iberdrola a la Comisión Europea de competencia desleal por parte de Enel.

En una carta de siete páginas enviada por la energética a la Comisión Europea, Iberdrola denunció que "una de sus principales competidoras, la estatal italiana Enel, no está actuando de acuerdo a los criterios de mercado y está adoptando decisiones con ausencia de cualquier tipo de lógica económica".

En su escrito, la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán subrayó que las dos empresas compiten directamente en varios mercados europeos e internacionales, aunque considera que esta competencia no se produce en igualdad de condiciones, ya que Enel cuenta con la ventaja de su condición de estatal y de su posición de casi monopolio en el mercado doméstico italiano.

Por su parte, Enel calificó de "bastante sorprendente" la "falta de sustancia" en las acusaciones de Iberdrola contra el grupo italiano en el escrito dirigido a la Comisión Europea y consideró que el "único objetivo aparente" de la energética española es "evitar una competencia justa por Eletropaulo".