Publicado: 08.10.2015 17:12 |Actualizado: 08.10.2015 17:16

La Policía registra varias sedes de Volkswagen por orden de la Fiscalía alemana

El objetivo de los registros es incautarse de documentación y soportes informáticos "que puedan contener información sobre el exacto proceder y la identidad de los empleados de la compañía implicados" en los presuntos hechos delictivos que se investigan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El logotipo de Volkswagen al amanecer en su planta de Wolfsburgo (Alemania). / Julian Stratenschulte (EFE)

El logotipo de Volkswagen al amanecer en su planta de Wolfsburgo (Alemania). / Julian Stratenschulte (EFE)

BERLÍN.- La fiscalía alemana ordenó este jueves registrar varias sedes de Volkswagen, entre ellas la central en Wolfsburgo (norte de Alemania), en el marco de la investigación abierta por la manipulación de las emisiones contaminantes.

Según informó la fiscalía de Braunschweig (norte) en un comunicado, el objetivo de los registros es incautarse de documentación y soportes informáticos "que puedan contener información sobre el exacto proceder y la identidad de los empleados de la compañía implicados" en los presuntos hechos delictivos que se investigan.



Los registros fueron dirigidos por tres oficinas de la fiscalía alemana, con apoyo de las fuerzas de seguridad. Tras recibir varias denuncias, la fiscalía de Braunchsweig decidió abrir diligencias para investigar un presunto fraude por el trucaje de motores diésel de varios modelos del grupo Volkswagen.

Aunque en un primer momento el ministerio público informó de que las diligencias se centraban en el expresidente de Volkswagen Martin Winterkorn, quien dimitió poco después de conocerse el escándalo, después aclaró que se trataba de una investigación contra desconocidos.

El escándalo de Volkswagen se desencadenó el pasado 18 de septiembre, cuando la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) divulgó que casi medio millón de automóviles de ese grupo están trucados para esconder sus emisiones reales de óxidos de nitrógeno. El escándalo ha provocado una pérdida de más de un tercio del valor de las acciones de la entidad.

Se estima que en todo el mundo unos once millones de vehículos de VW están equipados con el software que permite ocultar el nivel real de esas emisiones durante las pruebas de laboratorio, la mayoría de ellos en países de la Unión Europea.

El máximo ejecutivo de Volkswagen en Estados Unidos comparecerá el jueves ante un comité de congresistas estadounidenses y explicará que él tenía conocimiento de las violaciones a las normas ambientales del país durante al menos 18 meses antes del reconocimiento ante los reguladores de la adulteración de los sistemas.

Michael Horn, presidente y consejero delegado de Volkswagen Group of America, ha admitido en un texto que se publicó en el sitio web de la Cámara de Representantes: "En la primavera de 2014 (...) me dijeron que había un posible incumplimiento de (las normas ambientales) de emisiones que podía solucionarse". Y agregó: "También me informaron de que los ingenieros de la empresa trabajarían con las agencias (ambientales) para solucionar el problema".