Público
Público

El FMI mete miedo con el auge de Podemos: "Nos preocupa"

El organismo vuelve a elevar sus pronósticos para España, hasta un 2 % en 2015 y un 1,8%, pero alerta del riesgo que en su opinión suponen "los partidos que tienen posturas populistas".

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde durante el Consejo de las Relaciones Exteriores celebrado en Washington / EFE

Las políticas de recortes y ajustes del Gobierno español ha recibido este martes un espaldarazo  del Fondo Monetario Internacional (FMI): en la actualización de su informe de Perspectivas Económicas Globales, publicado en Pekín, el organismo eleva a un 2% sus previsiones de crecimiento para España en 2015, tres décimas más que en octubre.  

Para 2016, el FMI deja sin variación las proyecciones españolas en un 1,8%. Con estas nueva previsiones, el FMI situar a España a la cabeza de las grandes economías de la zona del euro.

Pero pese a esas buenas perspectivas, el FMI no está del todo tranquilo. Preguntado por la situación política en Grecia y España, y el auge de partidos como Podemos y su propuesta de reestructuración de la deuda, Olivier Blanchard, el economista jefe del FMI reconoció su inquietud: "El desempleo es todavía muy elevado y en España, como en otros países, está llevando al auge de partidos que incluso no quieren ser parte del euro, que tienen posturas populistas... Y eso es algo de lo que nos tenemos que preocupar", subraya.

En cualquier caso, el repunte viene dado tras una expansión del PIB del 1,4% en 2014, una décima por encima de los pronósticos del Gobierno español, que coincide eso sí con el FMI en las previsiones para el ejercicio de 2015, en el 2%.

De hecho, el crecimiento de España es especialmente destacado si se compara con las estimaciones realizadas para la eurozona, que el FMI rebaja al 1,2% este año y al 1,4% el próximo, dos y tres décimas menos de lo anticipado, respectivamente.

Como consecuencia, España encabezará la expansión dentro de las grandes economías del euro por delante incluso de Alemania, la gran locomotora regional.

Alemania ve reducidas sus previsiones de crecimiento al 1,3% en 2015, dos décimas menos; y al 1,5% en 2016, tres décimas por debajo de lo previsto en octubre.

Asimismo, Francia lo hará un 0,9% este año y un 1,3% en 2016, una y dos décimas menos de lo planteado previamente; e Italia, que vuelve a la senda positiva tras dos años de recesión, crecerá un 0,4% en 2015 y un 0,8% en 2016, aunque en ambos casos medio punto menos de lo previsto antes.

"Han pasado cosas buenas en España", destacó Blanchard, quien atribuyó el repunte español a la mejora de la competitividad, el aumento de la productividad, los recortes salariales, el mejor comportamiento de las exportaciones y un mayor optimismo.

"Los consumidores están gastando más y la demanda doméstica es bastante fuerte", detalló Blanchard, quien, no obstante, recordó que el desempleo "sigue muy por encima del 20%", por lo que consideró que "aún hay un largo camino por delante".

Aunque las previsiones de crecimiento se cumplan, apuntó el economista, ello no significará que el paro baje "rápidamente".

"Escenario complejo" en el eurozona

Para este año, el FMI dibuja un escenario "complejo" en la eurozona, con los riesgos planteados por una inflación y expectativas inflacionarias a la baja.

"En la zona del euro, la inflación ha vuelto a bajar, y los shocks adversos —internos o externos— podrían conducir a una inflación persistentmente más baja o a retrocesos de los precios, ya que la política monetaria sigue siendo lenta en responder", aseguró el Fondo, en alusión al Banco Central Europeo.

El FMI reconoce que los recortes salariales han ayudado a que la situación económica mejore en España

El FMI prevé que la actividad económica "venga respaldada por el descenso de los precios del petróleo, una orientación más neutral de la política fiscal y la reciente depreciación del euro".

Advierte, no obstante, de que "estos factores quedarán compensados por el debilitamiento de las perspectivas de inversión que en parte refleja el impacto del menor crecimiento de las economías de mercados emergentes en el sector exportador".

Como recetas, reincide en las peticiones reiteradas en los últimos años: el BCE debe continuar "con su política expansiva para evitar que los tipos de interés reales crezcan, incluidas otras medidas", como la compra de deuda soberana, algo que ya ha adelantado el presidente del banco emisor, Mario Draghi.

Asimismo, en algunas economías, especialmente Alemania, el Fondo asegura que hay "una fuerte justificación" para una mayor inversión en infraestructura.

Para el Reino Unido, la gran economía europea fuera del euro, mantiene un crecimiento más sólido del 2,7% en 2015 y del 2,4% en 2016, sin apenas cambios con respecto a octubre.

En la actualización de enero, el FMI no ofrece datos detallados sobre otros indicadores económicos, como desempleo o inflación, para lo que habrá que esperar a la reunión de primavera del organismo multilateral, que se celebrará en Washington a mediados de abril.

La pasada semana, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ya subrayó que el crecimiento global era demasiado frágil y desigual, y citó como único punto brillante a Estados Unidos, con unos índices de crecimiento saludables por encima del 3 %.