Publicado: 28.09.2016 14:15 |Actualizado: 28.09.2016 14:15

Fomento confía en que el juez le permita 'rescatar a plazos' las radiales en quiebra

Un Juzgado de lo Mercantil debe decidir si acepta la petición del Ministerio o mantiene su "orden" de cerrar la R-3 y la R-5 este sábado.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Uno de los peajes junto a la autopista R-3. OHL

Uno de los peajes junto a la autopista R-3. OHL

MADRID.- El Ministerio de Fomento confía en que el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid acepte su petición de tomarse un plazo de nueve meses para rescatar las autopistas radiales quebradas R-3 y R-5, y que las vías no cierren así al tráfico este sábado, 1 de octubre.



"Confiamos y esperamos que el juez nos conceda ese plazo para poder asumir cabalmente las radiales", declaró el secretario de Estado de Infraestructuras del Ministerio, Julio Gómez-Pomar.

"No obstante, llevaremos a término la decisión del juez, sea la que sea", añadió tras participar en una jornada sobre construcción en el Consejo Económico y Social (CES).

La administración concursal de las dos autopistas ha incluido la propuesta de Fomento en el plan de liquidación de las autopistas que ha presentado al juez, quien debe ahora pronunciarse al respecto.

Fomento atribuye su petición de aplazar el rescate de las dos vías hasta el verano de 2017 a la necesidad de contar con plazo suficiente para garantizar un traspaso correcto y ordenado.

El magistrado del Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid dictó el pasado mes de mayo la liquidación de las radiales R-3 y R-5 "sin efectos suspensivos", con lo que ordenó a la empresa concesionaria (participada por Abertis, ACS y Sacyr) a cerrar las vías el 1 de octubre.

Pese a recurrir por varias vías esta decisión, Fomento finalmente se avino a negociar con la administración concursal para evitar 'in extremis' el cierre de las autopistas.

El cierre afectaría a los 10.500 conductores que diariamente circulan por la R-3 Madrid-Arganda y a los 7.300 usuarios que cada día toman la R-5 Madrid-Navalcarnero, además de a un tramo de la M-50.

Estas dos vías forman parte de las ocho autopistas que quebraron durante la crisis y que ahora se abocan a la liquidación, tras no prosperar el plan de rescate que en 2014 planteó Fomento.

El rescate ahora de estas dos radiales por el Ministerio de Fomento puede sentar así un precedente para el resto de las vías que vayan llegando también a la liquidación.