Público
Público

Fomento, obligado por el juez a rescatar una tercera autopista

La Audiencia Provincial de Madrid convierte en firme la liquidación de la Ocaña-La Roda al rechazar el recurso que presentó el Ministerio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Peajes de la autopista AP-36, entre Ocaña-La Roda, de Ferrovial. E.P.

MADRID.- El Ministerio de Fomento acaba de verse obligado por los tribunales a quedarse con la titularidad y la gestión de una tercera autopista de peaje del total de ocho actualmente en quiebra, la AP-36 Ocaña (Toledo)- La Roda (Albacete).

La Audiencia Provincial de Madrid ha emitido un auto que convierte en firme la liquidación de esta vía al rechazar el recurso que el Ministerio de Fomento presentó contra la dictada por el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid hace casi dos años, en febrero de 2015. Además, le impone el pago de las costas.

Se trata de la tercera autopista que los tribunales obligan a asumir a Fomento, después de las radiales de Madrid, R-3 y la R-5. En este caso, el Ministerio acordó con el juez contar con un plazo para quedarse con las vías, un periodo que concluye en julio de 2017.

En cuanto a la AP-36 Ocaña-La Roda, tras convertirse en firme su liquidación, los administradores concursales de la autopista contarán con quince días hábiles para presentar el juez el plan de liquidación.

Posteriormente, se procedería a resolver el contrato de concesión de la vía, que actualmente tienen Ferrovial y Sacyr, y a determinar la responsabilidad patrimonial de la administración (RPA), esto es, el importe que el Estado tiene que pagar a estas concesionarias por la inversión que realizaron en su construcción.

No obstante, el sector y la Administración dan por sentado que la fijación de este importe llevará su tiempo, dado que derivará en un proceso judicial. El sector estima en unos 5.000 millones la RPA de las ocho autopistas, mientras que Fomento asegura que será un monto bastante inferior.

La AP-36 Ocaña (Toledo) es una autopista de 127 kilómetros de longitud, concebida como una alternativa de pago al tramo paralelo de la carretera nacional A-3. La vía, que estaba en concurso de acreedores desde diciembre de 2012, soporta una deuda de unos 550 millones de euros, si bien está recuperando el tráfico, Al cierre de septiembre registraba unos 3.211 vehículos diarios, un 3,5% más que un año antes.

"Motivos suficientes" para la liquidación

La autopista se ve abocada definitivamente a la liquidación y a ser asumida por el Estado, al constatar la Audiencia Provincial de Madrid que se dan "motivos suficientes para respaldar" la resolución de liquidación emitida por el Juzgado de lo Mercantil número 2 en febrero de 2015, según indica en su auto.

El auto, con fecha de 18 de noviembre y ante el que no cabe recurso, la Audiencia Provincial desestima así el recurso que presentó Fomento, a través de la Abogacía del Estado, "al no poder acceder a ninguna de las pretensiones" del mismo.

En concreto, Fomento recurrió el hecho de que el Juzgado de lo Mercantil rechazara admitir como propuesta de convenio de acreedores el plan de rescate que el Ministerio diseñó para todas las vías en problemas por considerar que tenía deficiencias, entre ellas, que no estaba aprobado en Consejo de Ministros. El plan pasa por que su sociedad pública se quede con las vías tras aplicar una quita del 50% a su deuda.

La Audiencia Provincial ratifica la liquidación de una tercera autopista mientras el actual ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ya ha asumido que el Estado, tal como establece la ley para estos casos, acabará quedándose con las ocho vías quebradas paulatinamente, en función de que los procesos concursales en que están inmersas vayan desembocando en su liquidación.