Público
Público

El fondo Blackstone estudia lanzar una oferta por Hispania, la socimi participada por Soros

La CNMV suspende la cotiación de la inmobiliaria, el mayor propietario de hoteles del país, valorada en unos 2.000 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los miembros del consejo de administración de la inmobiliaria Hispania, el día de su salida a Bolsa. E.P.

Blackstone analiza la posibilidad de lanzar una oferta de compra por Hispania, socimi que actualmente figura como primer propietario de hoteles del país y actualmente valorada en 2.020 millones de euros en función de su precio de mercado.

Hispania, primera socimi que se constituyó en España y que está participada por George Soros, cuenta con una cartera de 46 hoteles, en su mayor parte ubicados en las principales zonas turísticas del país.

En caso de finalmente lanzar oferta por Hispania, el fondo estadounidense le reemplazaría como primer propietario de hoteles del país, toda vez que el pasado año ya compró la cartera de catorce hoteles que el Banco Sabadell tenía a través de la firma HI Partners. Además, también en 2017, y en cuanto al sector inmobiliario se refiere, Blackstone se alió con el Santander para tomar una participación del 51% de la cartera de activos inmobiliarios procedentes del Banco Popular.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) suspendió la cotización de Hispania sobre las 17.00 horas, apenas media hora antes de concluir la jornada bursátil, cuando los títulos de la socimi se revalorizaban un 1,64% y se intercambiaban a 18,50 euros por acción.

El interés del fondo estadounidense por la compañía y la suspensión de la cotización se produjo minutos antes de que Hispania celebrara su junta general de accionistas y un consejo de administración al que no asistió el representante de George Soros, principal accionista de Hispania con un 16,78% del capital.

En la junta, el presidente de Hispania, Rafael Miranda, dijo que la CNMV les había comunicado la suspensión debido a "rumores que existían de potenciales operaciones sobre las acciones del grupo", pero que el consejo de administración de la sociedad no tenía ninguna información al respecto.

En la asamblea de socios celebraba en la tarde de este miércoles Hispania ha logrado luz verde de los socios para proceder a la venta en bloque de la cartera de 25 edificios de oficinas con que cuenta, activos valorados en 600 millones de euros. La socimi ya colocó el cartel de se vende en estos activos el pasado año. En octubre tuvo que paralizar la operación por la incertidumbre que afectó al mercado por la crisis catalana, que retomó al inicio de este ejercicio.

La operación se enmarca en la estrategia de la compañía de centrarse en los activos hoteleros, que actualmente copan las dos terceras partes (el 66%) de su cartera total de activos, dado que están valorados en unos 1.640 millones de euros. En virtud de esta estrategia, Hispania también está procediendo a vender, en este caso a particulares, su cartera de viviendas en alquiler.

Por el momento, a cierre de 2017, la suma de esta cartera total de activos presentaba un valor de 2.474 millones de euros, que arrojaba una revalorización del 15% respecto a un año antes.

Además, el grupo quiere culminar la reestructuración de su deuda y buscará en los próximos meses lanzar una emisión de bonos por importe de 500 millones de euros y vencimiento a cinco años. Ahora, Hispania presentaba una deuda financiera neta de 651,8 millones de euros, equivalente al 26,3% del valor de sus activos.

La junta también aprobó la renuncia al derecho de "resolución anticipada" del acuerdo de gestión de los activos del grupo por parte de Azora, los impulsores de la creación de la sociedad. Los activos de la Socimi son gestionados por esta empresa externa, que quiere salir a bolsa en una operación que haría perder la mayoría del capital a sus principales accionistas. Esta condición podría haber hecho que Hispania cancelara de forma anticipada el contrato de gestión, que supone un importante coste para la compañía cotizada. Sin embargo, con la aprobación de la junta, Hispania queda obligada a cumplir el contrato.